Mindfulness y deporte para funcionarios y opositores

¿Cómo lidia usted con las situaciones más estresantes de la vida? Cada maestrillo tiene su librillo, pero desde aquí sugerimos hacerlo a través del Mindfulness y por supuesto del deporte.

El Mindfulnes es un concepto psicológico que está de moda, y que sin duda ha triundado por culpa (o gracias) del ritmo acelerado del mundo en el que vivimos. Se traduce como “atención plena”. Se trata de la concentración de la atención y la conciencia, y proviene del concepto de mindfulness o conciencia plena de la meditación budista. Se ha popularizado en Occidente gracias a Jon Kabat-Zinn. A pesar de encontrarse sus raíces en el budismo, el mindfulness se enseña desprovisto de cualquier componente o terminología oriental y religiosa.  Sigue leyendo

Anuncios

Un buen directivo consigue el éxito con lo que tiene

Se puede matizar la analogía, pero no me negarán que un directivo público desempeña un rol similar al del entrenador en deportes de equipo, por ejemplo el baloncesto. Lo decimos porque siempre nos quejamos, muchas veces con razón, de la falta de medios – humanos, materiales, económicos, técnicos- para la consecución de los objetivos, pero hay lo que hay, tenemos lo que tenemos, y las limitaciones no se pueden convertir en impedimentos, salvo que las queramos utilizar como pretexto para eludir nuestra responsabilidad. Sigue leyendo

10 “temas Novagob” muy presentes en los JJOO

1. Legalidad. El equivalente a la ilegalidad en deporte es la trampa. Personalmente no me gustó nada la película pre-Juegos que se montó con el dopaje de los rusos. Al principio no les iban a dejar participar (y por algo sería), luego a algunos, luego a todos, y al final solo quedan excluidos los paralímpicos, en mi opinión la peor solución y la más sospechosa… ¿De verdad de todos los deportistas de Rusia solo se dopan ellos? ¿No será que los Juegos Paralímpicos pasan mucho más desapercibidos a nivel mediático? Sigue leyendo

Inteligencia emocional en el centro de trabajo (I): resiliencia

Comenzamos aquí una serie de cinco pequeños estudios dedicados al análisis y desarrollo de la inteligencia emocional en el centro de trabajo. Hemos tenido a bien iniciar dicha serie con una entrada sobre la resiliencia, que en principio habíamos subtitulado: “Cómo convivir con las injusticias”.

Decíamos hace un tiempo: “(…) se acabaron los cursos de la Ley 30/92, porque ahora lo que necesitamos son organizaciones y empleados más eficientes e inteligentes; los artículos de la Ley siempre van a estar ahí para leerlos o estudiarlos. Debemos pues formarnos en habilidades directivas, liderazgo, técnicas de comunicación, gobierno abierto, igualdad de género e inglés administrativo, entre otras “novedades” que no deberían serlo tanto… Si usted discrepa con lo anterior probablemente tenga buenos argumentos y algo de razón, aunque probablemente también necesitaría asistir a una acción formativa específica que desarrolle su inteligencia (emocional, que conste)“.

Personalmente no concibo un perfil adecuado del moderno empleado público, de cualquier categoría, que omita la aptitud de la inteligencia emocional. Sigue leyendo