Gestión pública: estrategias buenas, estrategias malas y estrategias “de los malos”

Lo que no es ni urgente ni importante debería quedar absolutamente descartado de nuestras agendas. ¿Sabemos identificarlo?

Como bien saben las personas que me conocen, un servidor no para de escribir, pero tampoco deja de leer, porque escribir sin leer y aprender es como hablar sin pensar: acaban pariéndose muchas imprecisiones (y alguna solemne tontería). Sigue leyendo

Contratación pública: todo lo que usted no hace en una revisión de precios

Mientras todavía se debate, de forma machacante, sobre la obligatoriedad o no de la contratación electrónica (cuya vigencia discuten sobre todo los amantes de las corruptelas), simultáneamente existen y persisten otros frentes abiertos en el proceloso mundillo de la contratación pública y sus frecuentes malas prácticas. Uno de estos frentes es la utilización fraudulenta de la figura de la revisión de precios. Sigue leyendo

Simplificación burocrática: el sí o sí previo a la Administración electrónica

El exceso de burocracia es una modalidad de corrupción

Administración electrónica. Eso que se debe implantar… Y que tan malo es cuando no se hace y, casi peor, cuando se hace mal. Y es que no, para nada, en absoluto consiste en un simple cambio de formato. Se trata de un proyecto multidisciplinar que abarca cuestiones tan diversas (y tan relacionadas) como procedimiento, normativa, tecnología, organización, capacitación, difusión, transparencia, accesibilidad…

En concreto existe una tarea previa a dicha implantación, por desgracia muchas veces obviada, pero en todo caso anterior a la digitalización de los documentos y de los procedimientos: la simplificación/eliminación de la burocracia. Y es que el mejor trámite no es el electrónico, sino el que ni siquiera existe. Sigue leyendo

La problemática de los contratos menores y alternativas a los mismos

Contratos menores. Quién los ha visto y quién los ve… Nuestro criterio es tratar de evitarlos a través de una mayor planificación de las necesidades y de figuras como las centrales de compras. Muchos meses después de la LCSP de 2017, todavía se discuten cuestiones relativas a su “nuevo” régimen jurídico formal. Esto debería ser interpretado en el sentido teleológico y europeo que en el fondo lo impregna, lo cual nos debería llevar a una menor utilización de la contratación menor; y por supuesto a su total transparencia, que a la postre es transparencia en la gestión, ya que los contratos menores (y sus alternativas, que a continuación veremos) son esencialmente “contratos de gestión”. Sigue leyendo