Administración digital: el fracaso va a venir por el lado organizativo

En la llamada “administración digital (nos sigue gustando más “administración electrónica”) el fracaso va a venir por el lado organizativo. A menos que lo evitemos, claro está, que para eso nos movemos algunos, y evidentemente no para pronosticar simplemente el desastre y en el futuro apostillar un poco consolador “ya lo dije”. Sigue leyendo

Anuncios

Los nuevos incultos de la Administración

En “Las 10 excusas más tontas para no transformar digitalmente la Administración” ya vimos cómo algunos alegaban sin rubor que la administración electrónica podría vulnerar la LOPD o los derechos de las personas mayores, además de alguna otra perla contra la firma electrónica. Bien, en aquella ocasión no nos cabe duda de que la mayoría de las personas que esgrimían tales argumentos lo hacían de forma interesada y a sabiendas de su poca o nula base. La entrada de hoy podría ser parecida, pero en realidad pone el dedo en la llaga de un asunto si cabe más preocupante, ya que hace alusión a creencias completamente erróneas en relación a la administración electrónica o, peor todavía, al mundo actual. La obsolescencia sobrevenida de algunos perfiles profesionales antes doctos no hace prisioneros. Sigue leyendo

Articulación del art. 14 2 e) LPAC: ¿Reglamento, Instrucción o nada?

Hablamos de este artículo de la LPAC:

“En todo caso, estarán obligados a relacionarse a través de medios electrónicos con las Administraciones Públicas para la realización de cualquier trámite de un procedimiento administrativo, al menos, los siguientes sujetos: (…) e) Los empleados de las Administraciones Públicas para los trámites y actuaciones que realicen con ellas por razón de su condición de empleado público, en la forma en que se determine reglamentariamente por cada Administración.

Bien: ¿cómo se articula? ¿A través de un reglamento, de una simple instrucción o acaso no hay que hacer nada y simplemente pedir a los empleados públicos que, por favor, no tramiten a través de medios no electrónicos como sobres, carpetas, papel o pergaminos?

Sigue leyendo

¿Los datos de los empleados públicos son públicos?

O dicho de una manera menos redundante: en esta entrada hablaremos de los datos de los empleados públicos y su publicidad. La cuestión no es baladí, habida cuenta de que al clásico conflicto, o más bien “juego de equilibrios”, entre transparencia y protección de datos, se incorpora el matiz de la condición de empleado público que ostentamos algunas personas (y que somos “ciudadanos cualificados” desde el punto de vista del Derecho público).

Sigue leyendo

Enamorando al empleado público del mañana

Hoy hemos tenido el placer de intervenir en el Foro (ver página web) celebrado en Valencia (Centro Cultural La Petxina), un evento iniciativa de Savia, y que en tan solo dos ediciones se ha convertido en el encuentro imprescindible que centra el debate sobre las numerosas y complejas cuestiones que suscita la importantísima materia de los Recursos Humanos en la Administración. Conscientes de ello, lo anunciábamos así desde unos días atrás: Sigue leyendo

Tecnología y teletrabajo en la Administración

La administración electrónica no solo sirve para tramitar expedientes.

Qué duda cabe de que la tecnología permite una mayor y mejor conciliación de la vida laboral y personal. Con ello nos adentramos en el mundo de la retribución por objetivos (que deben ser susceptibles de medición, independientemente del tiempo de trabajo “presencial”) o evaluación del desempeño (concepto en realidad similar aunque no sinónimo), pero también en el del llamado “salario emocional”, imprescindible para atraer o bien retener, según los casos, el talento. Sigue leyendo

Directivos públicos. La importancia de las habilidades en comunicación

El secretismo, la censura, la falta de honestidad y el bloqueo de la comunicación amenazan todas las necesidades básicas (Abraham Maslow).

Mucho hemos hablado de gestión del cambio (aquí y en cientos de charlas y reuniones, tanto internas como externas), pero quizá hay que empezar a hablar sobre cómo hablamos, o dicho de una manera más precisa, sobre cómo (nos) comunicamos. Sigue leyendo