Estoy organizando un Congreso… ¿cómo elijo a los ponentes?

Donde dice Congreso entiéndase cualquier evento de formación, difusión o encuentro como cursos, jornadas, talleres, etc… sobre temáticas de innovación pública y otras similares que suelen inspirar este blog, y que no yo, sino cualquiera de ustedes tuviera que organizar. Sigue leyendo

Anuncios

Hacia una organización eficiente: no es “trabajar mucho”, es “trabajar bien”

Un capataz contrata a un operario para que pinte las líneas de la carretera.
El primer día el operario pinta 10 km, y el capataz queda bastante contento.
El segundo dia el operario pinta 5 km, y el jefe no dice nada.
El tercer día el trabajador pinta únicamente 2 km, y el jefe frunce el ceño, aunque tampoco dice nada.
El cuarto día sólo pinta la cantidad ridícula de 10 metros, y por fin el capataz, visiblemente enojado, le pregunta:
– ¿Cómo es posible que el primer dia pinte 10 kilómetros y hoy solo diez metros?
– Pues es lógico -contesta el operario-, puesto que cada día el bote de pintura me queda más lejos”

Sigue leyendo

Robots versus funcionarios

Iba a titular la presente entrada “AI (Inteligencia Artificial) y RRHH (Recursos Humanos) en las AAPP (Administraciones Públicas)”, pero si lo hubiera hecho, así con tantas siglas, parecería que no hemos aprendido nada sobre blogs y difusión de contenidos en todos estos años. Dicho lo cual, comenzamos diciendo que ni versus ni “contra”, ni nada por el estilo. El título no es más que la constatación de una idea equivocada, de un enfoque totalmente erróneo, que no es el nuestro pero sí el de muchos que opinan que la tecnología, en general, es mala; la tecnología, en la Administración, es malísima; pero si además la tecnología en cuestión son esos robots (?) que van a venir a sustituirnos y nos vamos a ir todos al paro, para eso mejor que se abran directamente las puertas del Hades y que nos lleve el Diablo, quien, valga la cacofonía, es menos diabólico que todo esto. Sigue leyendo

Liderazgo: la importancia de un buen “número dos”

Supongo que muchos de ustedes piensan, al igual que yo, que faltan ideas en el Hollywood actual. Es la única explicación lógica que le viene a uno a la cabeza cuando se entera de que se va a estrenar Mary Poppins Returns, película de 2018, secuela (o más bien continuación) del clásico de 1964 ¿Era realmente necesario?

Lo que sí parece es muy comercial, porque reproducir o retomar un éxito es “ir a tiro hecho”. Podríamos haber titulado la presente entrada “Mary Poppins y la Administración Local”, y quizá tendría más visitas, pero de lo que en realidad queríamos hablar es de la importancia que tiene en cualquier organización el mal llamado “número dos” (o tres, o cuatro, los discretos por así decirlo). Y es que, más allá de las medallas, hay quien o quienes son los que realmente hacen que las cosas buenas pasen, independientemente de quien luce en los focos. Queremos ponerlos en valor.
Sigue leyendo

Envejecimiento de las plantillas públicas… ¿solución?

De los no pocos problemas internos que tenemos en las organizaciones públicas, el envejecimiento de las Plantillas podría ser el más grave de todos. Que el talento se jubile (o peor, que se vaya o se apague) es en sí mismo bastante negativo, pero antes de estos hitos hay una previa que es la posible desmotivación de los que están a punto de jubilarse o irse. Vaya por delante que tener 60 ó 64 años no es nada malo, al contrario, hablamos de pozos de sabiduría. Es por ello que, si estas personas continúan ilusionadas, son muchas más las ventajas que los inconvenientes de que trabajen “mayores” en las administraciones públicas. Alguna vez hemos comentado con los compañeros la posibilidad de organizar ciclos enteros de Formación muy muy práctica de los veteranos a los de nuevo o reciente ingreso. Sigue leyendo

Motivación en la Administración: Edison, Hawking y… cada uno de nosotros

Dicen que un día el niño Thomas A. Edison, quien acabaría convirtiéndose en uno de los inventores más grandes de la Historia, llegó a casa y le dio a su mamá una carta.
  • “Mi maestro me dio esta nota y me dijo que sólo se la diera a mi madre.”
Los ojos de su madre estaban llenos de lágrimas cuando leyó la carta. Luego la leyó en voz alta para su hijo:
  • “Su hijo es un genio. Esta escuela es muy pequeña para él y no tenemos buenos maestros para poderle enseñar. Por favor, enséñele usted”.
Algunos años después la madre de Edison falleció. Pero antes había cumplido sobradamente su cometido, dejándose la piel para que su hijo estudiara y desarrollara su creatividad.
Pasaron muchos años más. Un día que el gran Edison, un hombre de éxito pero ya entrado en edad, estaba mirando algunas cosas viejas de la familia, vio un papel doblado en el marco de un dibujo en el escritorio. Lo tomó y lo abrió. Era la antigua carta de su maestro dirigida a su madre. La leyó por primera vez:
  • “Su hijo es un deficiente mental y no podemos permitirle que venga más a la escuela.”
El anciano Edison lloró durante horas. Después él mismo escribió en su diario:
  • “Thomas Alva Edison fue un niño con deficiencias mentales, pero gracias a una madre heroica se convirtió en el genio del siglo.”