7 barreras que la Administración pone al ciudano

Me encuentro preparando mi ponencia “El desarrollo de la sociedad de la información y la administración electrónica en los gobiernos locales“, la cual abrirá la interesante Jornada sobre transparencia y buen gobierno que organiza la Diputación de Cádiz. De manera muy resumida, en una parte de nuestra disertación vamos a afirmar que las personas (y las empresas) en cuanto al fondo no están últimamente muy contentas con la Administración, y por otra parte, en cuanto a la forma, que además se encuentran y se manejan habitualmente en Internet, al cual acceden fundamentalmente a través del móvil. Esto es así, al menos de forma mayoritaria, ya que por desgracia todavía existe la brecha digital, problema que por cierto podría resolver la colaboración público privada en un santiamén.  Sigue leyendo

Reflexiones sobre #liderazgo (II): inteligencia emocional y gestión del cambio

Sin ninguna duda, unas de las cualidades inherentes no ya solo al nuevo directivo público sino con carácter general para cualquier empleado, es la inteligencia emocional. Como punto de partida, sabemos que hay personas y personas. Es más sencillo desarrollar en los empleados públicos las cualidades que ya tienen innatas pero lo cierto es que, nos guste o no, todos debemos reconvertirnos en un tipo de trabajador muy distinto al que requería la administración del siglo pasado porque, perdón por la obviedad, estamos en este siglo. Esto se traduce en determinadas necesidades formativas radicalmente distintas. Nos han entrenado para manejar leyes y procedimientos. Habrá que empezar a desenvolverse entre personas (compañeros, ciudadanos, concesionarios…), y esto requiere una capacitación específica en las competencias profesionales precisas para ello (por ejemplo en técnicas de comunicación y negociación). Se acabaron los cursos de la Ley 30/92.

Sigue leyendo

Green city: la protección del medio ambiente es lo más importante

El cambio climático es algo más que un simple “cambio”. El último verano ha vuelto a ser el más caluroso de la Historia. Así las cosas, mientras todavía nos peleamos por un trozo de tierra, resulta que a medio plazo es posible que no haya Tierra por la que pelear. Pero la política actual va por un lado y los problemas reales de la Humanidad por otro totalmente distinto. Es cierto que no solo es importante el medio ambiente, sino, incluso más a corto plazo, la economía y el empleo, pero el nivel de gobierno adecuado para enfrentar estos problemas no es el Estatal, sino el mundial y el municipal a partes iguales (y complementarias). En unas pocas décadas la mayor parte de la población mundial residirá en las grandes ciudades. Hay personas que opinan, con parte de razón, que el término Smart City tiene un alto componente de marketing político, pero si vamos a su esencia, es una realidad y una necesidad que viviremos en ciudades basadas en los pilares fundamentales de este tipo de gestión de la ciudad: Gobierno abierto (Open Government); incorporación de las TIC a los procesos internos (eGovernment y eProcurement); incorporación de las TIC a los servicios públicos (Smart City); promoción económica de las PYMEs y los emprendedores pertenecientes al tejido empresarial y social de la localidad; y medio ambiente (Green City).

Sigue leyendo