10 preguntas a… Ana Báez

“Cuando atiendes a alguien que viene a la administración en busca de ayuda, sonreír es la forma en que dices ¿cómo te puedo ayudar, cómo lo arreglamos juntos? Y para eso estamos las administraciones, ¿no? :-)” (Ana Báez)

Confieso que estoy encantado de poder compartir hoy una entrevista muy especial dentro de nuestra sección “10 preguntas a…” de este blog Nosoloaytos. Como ya sabéis, dicha sección consiste en un pequeño cuestionario de 10 preguntas que se plantean a la persona invitada en relación con su trabajo y ámbito de conocimiento.

Nuestra invitada de hoy es… la gran Ana Báez. Jefa de Proyectos de la Oficina de Gestión del Cambio y jefa de Servicio de Gestión de Inversiones Provinciales (Eje Política Municipal) de la Diputación Provincial de Huelva. Máster en Liderazgo y Dirección Pública, por el INAP y la UIMP. Premio al Innovadora Pública más destacada en CNIS 2018. Premio Novagob Excelencia 2019 a la mujer destacada en el Sector Público. Cofundadora del proyecto InnovacionOnTour.  Secretaria y cofundadora de la Asociación Mujeres en el Sector Público. Más información en: http://www.linkedin.com/in/anabaezfornieles. Twitter: @anabaezf

1.- Aunque siempre es difícil dar una definición, ¿qué es ser una persona innovadora de lo público?

Mi definición favorita de innovación es la propuesta por la fundación COTEC: Innovación es todo cambio (no solo tecnológico) basado en conocimiento (no solo científico) que genera valor (no solo económico).

En base a la misma diría que una innovadora o innovador público es aquella persona que impulsa, construye y promueve cambios en las administraciones públicas con el objetivo de mejorar los servicios o proporcionar nuevos servicios que satisfagan las necesidades emergentes de una sociedad en continua transformación. 

¿Lo esencial? Hacer, no basta con hablar de innovación o proponer ideas; y por supuesto poner el foco siempre en el para qué, no perder de vista que si no genera valor para la ciudadanía, no podemos hablar de innovación pública.

Y una cualidad esencial: son personas que trabajan en equipo, creando, tejiendo red. Los retos a los que se enfrentan las organizaciones públicas son demasiado complejos como para resolverlos el conocimiento de una única persona; se requieren múltiples enfoques, colaboración y cooperación entre departamentos, pero también con las personas destinatarias y el sector privado.

2.- ¿Nos podrías explicar, resumidamente, cómo funciona la Oficina de Gestión del Cambio de la Diputación de Huelva?

La misión de la Oficina es impulsar y acompañar, a las personas y equipos, en los procesos de transformación cultural de la Diputación desde la corresponsabilidad y la ética pública, compartiendo aprendizajes. 

Para nosotros el proceso es tan importante como el resultado: a través del mismo aspiramos a “inocular” la necesidad de cambio y transformación, facilitando espacios donde compartir análisis y conocimientos, con equipos sin lugar para las jerarquías, apostando por la multidisciplinariedad y el liderazgo compartido, la colaboración y la generación de sinergias que redefinan nuestra forma de trabajar.

Hasta ahora lo hemos hecho impulsando proyectos de mejora en los que participaban distintos departamentos, como los servicios concertables, el proyecto Llull o Mallo. Pero desde hace un par de meses estamos inmersos en un proceso de reflexión para decidir qué metodologías nos permiten desarrollar mejor nuestro propósito. 

3.- ¿Por qué este cambio, por lo general, cuesta tanto?

Pues comparto lo que tú mismo apuntabas hace poco en Twitter: a la gente no le importa cambiar, lo que no le gusta es perder con el cambio.

En general cuando hablamos de procesos de cambio en las administraciones públicas la mayoría se orientan a la simplificación, reducción y modernización de la gestión. Y es aquí donde creo que a veces las personas sienten amenazada su posición, temen perder poder y control. Poder porque quizás al eliminar “trámites antes necesarios”, el trámite que sobre sea el mio. Y control porque ante nuevas formas de hacer es humano sentir miedo a no estar a la altura, a pensar que será demasiado complicado.

Todo cambio pasa por un proceso de “destrucción” inicial, antes de empezar a construir. Se requiere tiempo, perseverancia y formarse, para primero desaprender y luego adoptar nuevas formas de hacer. ¿Estamos todas las personas dispuestas?

Por otra parte, y haciendo autocrítica, los impulsores de proyectos de transformación a veces vemos tan claras las ventajas de nuestras propuestas, que no entendemos cómo otros no abrazan el proyecto sin dudarlo. Convertir un reto inicial de unos cuantos, en el propósito de la organización requiere mucho más que enumerar la lista objetiva de beneficios: implica construir un relato colectivo, que la mayoría de la organización adopte como propio. Ésta es sin duda la parte más difícil. 

4.- Aún sabiendo que no hay una fórmula mágica… ¿Cómo crees que podemos vencer las frecuentes y en ocasiones fuertes resistencias a los proyectos de transformación y mejora administrativa?

Pues más que luchar y gastar energía contra los insiders, que siempre tienen un problema para cada solución, o peor, aparentan colaborar mientras destruyen por detrás, prefiero poner el foco en conquistar a los indecisos, en tejer una red más amplia que sostenga el proyecto. Y para eso la receta que nos ha funcionado ha sido:

  • La perseverancia y la ilusión junto a pequeños logros con los que ganar credibilidad y demostrar que el cambio es posible.
  • Imprescindible tener la humildad de incorporar nuevas ideas y modificar nuestras propuestas iniciales.
  • Ser consciente que la transformación de la cultura organizativa no es un proceso lineal, sino orgánico; que cultivar el cambio requiere entender que los resultados visibles tardarán en llegar (otros resultados se están produciendo, creando el sustrato necesario para el cambio).

Pero te diría que lo mejor para superar resistencias, e incluso para que -aunque salga mal- no sientas que has fracasado, es formar equipo: del que aprendas, que transmita ambición hacia fuera y humildad hacia dentro, con un propósito compartido (gracias Chechu Salas por expresarlo tan claramente).IMG_20191228_092614

5.- Me gustaría que nos hablases de otro proyecto en el que has participado muy activamente: Innovación On Tour, al cual ya hemos dado difusión en este blog pero que quizá todavía haya alguien que no conozca.

El proyecto #InnovacionOnTour es una iniciativa desarrollada por Sara Hdez Ibabe, Fermín Cerezo, Borja Colón, Sergio Jiménez y yo, que pretende recoger, conectar y poner en valor a las personas y sus experiencias innovadoras llevadas a cabo en las distintas administraciones públicas españolas, de tal manera que sean conocidas e imitadas por otras administraciones y sirvan de caldo de cultivo a la innovación pública (aquí lo contamos).

Su propósito es lograr impactos de transformación y generación de valor público, actuando en estas tres áreas:

  1. Puesta en valor de las personas innovadoras provocando conexión, mezcla y contagio.
  2. Puesta en valor de lo público aumentando la motivación de sus personas y demostrando que su talento está al servicio de la sociedad.
  3. Fortalecimiento de lo público a través una fluida transferencia de conocimiento entre equipos innovadores.

Tras más de 2 años de andadura, creo que gran parte del propósito lo habéis conseguido, y digo vosotros porque sois las reporteras y reporteros que habéis narrado cada parada, los equipos que compartís vuestros proyectos, quienes construís esa biblioteca de iniciativas innovadoras. 

¿Lo mejor de esta experiencia? Sin dudarlo las personas que me ha permitido conocer, de las que aprender, y con las que han surgido nuevos proyectos y retos (Experimenta Talento en Novagob, colaboraciones con el Instituto Andaluz de Administraciones Públicas, entre otras).

6.- También estás muy involucrada en la iniciativa de Mujeres en el Sector Público: ¿cuáles son sus objetivos principales?

Nuestro principal objetivo es promover la igualdad real en las administraciones, impulsando las medidas necesarias para que la mujer ocupe en la administración el lugar que le corresponde. Habrá quien me responda que ya lo hacemos, que se accede en condiciones de igualdad, mérito y capacidad.

Pero si estas condiciones se mantuvieran una vez dentro tendría que darse una relación casi matemática: por ejemplo, si somos el 75% en sanidad, la proporción en puestos de responsabilidad debería ser similar. Sin embargo la realidad es casi la inversa (sólo uno de cada 4 puestos de dirección lo ocupa una mujer). 

No quiero una jefatura por ser mujer, quiero que ser mujer deje de ser una dificultad añadida para optar a la misma. Te dejo un interesante experimento al respecto: el efecto Jennifer y John.

Así mismo, buscamos visibilizar el talento femenino: dando voz a las excelentes profesionales de las administraciones públicas, promoviendo la paridad en jornadas y paneles, publicando artículos en nuestro blog…

7.- Como “gestora de cambios”… ¿Qué crees que debería cambiar en la Administración en materia de RRHH?

Pues algo para lo que no hace falta ni cambios normativos ni costosas aplicaciones informáticas: poner el acento en la HH, en lugar de la RR, y entender que tratar de forma justa y equitativa a las personas no significa café para todos (bastante desmotivador, entre otras cosas).

Y un tema que más pronto que tarde -si no queremos dejar de ser relevantes para la sociedad- debe replantearse la administración es la forma en que selecciona y capta el talento. 

8.- ¿Crees que se puede ser buen profesional siendo, sin embargo, “mala persona”?

¡¡Únicamente si trabajas como supervillano!! Para el resto, no concibo la excelencia, la profesionalidad, y menos aún la vocación de servicio público sin ser buena persona, que tal y como define el diccionario es quien busca el beneficio de los demás.

9.- ¿Cómo te imaginas la Administración dentro de 20 años?

Internet de las cosas, la inteligencia artificial, los datos masivos… todo eso junto a los cambios sorprendentes que están por llegar me hacen imaginar una administración en esencia proactiva, que te acompaña casi de forma invisible, tratando de facilitarte tu vida, de ofrecerte oportunidades para desarrollarte, de cuidarte. Pero también una administración que velará por el uso justo y ético de los mismos.

Hacia dentro creo que la creatividad jugará un papel fundamental en el trabajo como empleada/o pública/o, ya que todo lo repetitivo y mecánico será ejecutado por la tecnología.

Y un deseo, que el ODS 5 de igualdad de género sea una realidad en el sector público.

10.- Y la última, la cual te formulo aún intuyendo claramente el sentido de la respuesta. ¿Deberíamos sonreír más en las Administraciones Públicas o lo nuestro es algo “demasiado serio”?

Dice un proverbio chino que “cada sonrisa te hace un día más joven”, así que fíjate qué forma tan sencilla de rejuvenecer nuestras organizaciones. En una reunión para resolver algún problema complejo, o cuando atiendes a alguien que viene a la administración en busca de ayuda, sonreír es la forma en que dices ¿cómo te puedo ayudar, cómo lo arreglamos juntos? Y para eso estamos las administraciones, ¿no? 🙂

© Todos los derechos reservados. Nosoloaytos. Web oficial de Víctor Almonacid Lamelas 2020. Aviso legal.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Rafa Camacho dice:

    ¡Gigante, Ana! Muchas gracias por acercarla al blog, Víctor.
    Abrazos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s