Telemáticos a la fuerza… Pero telemáticos

Muy buena iniciativa la que se plasma en el suplemento especial Smart Cities y administración electrónica del Diario Levante. Personalmente les doy las gracias por abordar estos temas en un medio de gran difusión, porque no suele ser lo habitual, y además en su caso no es la primera vez

 

879047AE-356C-42AC-B587-14C6BE36E0DD

En cuanto al contenido del especial, por un lado es un honor que se refieran al Ayuntamiento de Alzira como una de las principales “buenas prácticas” dentro del ámbito de la Comunitat Valenciana:

C1199B3F-E578-4B6C-8FB9-006DFAB3126B

Por otro lado, comparto el texto de mi artículo de “tribuna” que cierra este suplemento de 12 páginas, y que incluye una reflexión sobre el grado de implantación de las relaciones telemáticas a raíz del (fuerte) impacto de la pandemia, y que lleva por título…

Telemáticos a la fuerza… Pero telemáticos.

La gran asignatura pendiente de la Administración era la transformación digital. Y aún lo es, no se crean, pero una terrible pandemia que hace bueno aquello de que toda crisis es una oportunidad, así como la nueva normalidad que surge tras ella y que prácticamente nos obliga a ser telemáticos, han acelerado enormemente el proceso. Esta es la nueva normalidad que surge para la Administración y sus usuarios tras el impacto de la COVID-19. Una nueva normalidad que nos obliga a replantearnos muchos de los conceptos que caracterizan a la “antigua Administración”. Por ejemplo estos diez:

  1. Llevamos años oyendo hablar de “transformación digital”, pero yo lo cambiaría por “transformación digitotal”. Y es que estamos ante un tipo de transformación que, pese a su nombre, ni es solo tecnológica (ya que es integral, holística, global) ni es tan tecnológica, porque la tecnología nunca es el fin, sino el instrumento, y en todo caso la transformación la hacen las personas y es paralas personas. ¿Qué personas? Todos los actores de lo público. Y estos son todos y todas: gobernantes, empleados, ciudadanos, empresas, asociaciones, emprendedores… El coronavirus por sí solo no va a cambiar nada. Las cosas las cambian las personas.
  2. Debería pasar a mejor vida la palabra “papel”. Digan mejor “documento”, porque un documento es o debe ser electrónico, y no en papel. Sin embargo aún escuchamos expresiones del tipo “te tienen que dar un papel”, y francamente, yo pienso en el mundo de la interpretación (cine, teatro).
  3. Dentro de la misma reflexión, ha muerto la “compulsa”, que se sustituye por los conceptos “copia auténtica” o “documento digitalizado”.
  4. A nivel interno, ya no hablamos tanto de “departamentos”. Mejor “equipos”. Como bien hemos comprobado últimamente, la gestión de la complejidad y el carácter multidisciplinar de los problemas nos obliga a trabajar en equipo. El ejemplo más claro son las reuniones telemáticas de trabajo, que raramente se celebran entre personas de un solo departamento. La transversalidad es enemiga de la departamentalización.
  5. En cuanto al trabajo, algunos han comprobado con asombro que puede hacerse “a distancia”. En efecto, la expresión “trabajo a distancia” es infinitamente más correcta que “trabajo desde casa”, aunque en este primer simulacro de teletrabajo (bastante aceptable por cierto) que nos hemos visto obligados a hacer, obviamente las circunstancias nos imponían permanecer confinados en casa. Pero el teletrabajo es el trabajo teles(a distancia). Su trabajo va con usted, “lo lleva puesto”. Debería poder desempeñarlo desde cualquier lugar (con conexión). El teletrabajo ha venido para quedarse.
  6. También el cumplimiento horario o el “fichaje” ha quedado tocado aunque seguramente no hundido. Salvo en relación a determinados puestos de trabajo, como los de atención al público o los que se desempeñan por turnos, el horario ha pasado a ser la cosa más absurda del mundo. Les contaré un secreto: en realidad ya lo era. Mejor hablemos de “desempeño”, de “cumplimiento de objetivos” o simplemente de “tareas” o “trabajo” en sentido estricto.
  7. No menos obsoleto ha quedado el término “funcionario”. Es el momento de la vocación de servicio público, no del matasellos y los manguitos. Los términos “empleado público”o “servidor público” son mejores y más completos que “funcionario”. En concreto “servidor público” me parece una expresión preciosa.
  8. También nos gusta más “aprendizaje”que “formación”. La realidad ultra compleja que nos abruma no se gestiona invocando párrafos incompresibles encontrados en algún Real Decreto casi olvidado, sino a través de la cintura, del sentido común, de la inteligencia colectiva, de la comunicación, de las habilidades blandas (soft skills). La práctica por fin se ha impuesto sobre la fría teoría y la burocracia formal.
  9. Y también deberíamos empezar a decir “tecnologías”en lugar de “nuevas tecnologías”. No sé a usted, pero a mí me choca que alguien le llame nueva tecnología a Internet o a los teléfonos móviles. A partir de los 25 ó 30 años de edad, yo diría que la tecnología precisamente nueva no es.
  10. Y por último, pero no menos importante, deberíamos utilizar la expresión “regreso al trabajo presencial”o “regreso al centro de trabajo”, que es más precisa y menos ofensiva para el trabajador que ha estado dejándose la piel con el teletrabajo que la injusta expresión “regreso al trabajo”.

Esta es la nueva normalidad, una normalidad “relativa”, de convivencia con este y quizá otros virus. Esta es la “era o etapa con-COVID” y no “pos-COVID” de la que hablan, porque la COVID también ha llegado para quedarse y debemos convivir con este desastre y los que vengan (biológicos, climáticos). Nos lo hemos ganado a pulso destruyendo el medio ambiente. En este escenario, la mejor arma para luchar contra todos los problemas que tenemos, todo lo malo que nos está pasando (no sólo el virus, sino también la ineficiencia, la corrupción, la crisis económica, la despoblación del mundo rural y la propia destrucción del planeta), es la actuación telemática: teletrabajar, teletramitar, tele reunirse, tele pagar, tele operar, tele comunicarse, tele firmar… Telecualquiercosa. A la fuerza ahorcan”.

7FDA1A30-FEA0-4338-A31E-2A611EB3C749

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. NOSOLOAYTOS. WEB OFICIAL DE VÍCTOR ALMONACID LAMELAS 2020. AVISO LEGAL.

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s