Articulación del art. 14 2 e) LPAC: ¿Reglamento, Instrucción o nada?

Hablamos de este artículo de la LPAC:

“En todo caso, estarán obligados a relacionarse a través de medios electrónicos con las Administraciones Públicas para la realización de cualquier trámite de un procedimiento administrativo, al menos, los siguientes sujetos: (…) e) Los empleados de las Administraciones Públicas para los trámites y actuaciones que realicen con ellas por razón de su condición de empleado público, en la forma en que se determine reglamentariamente por cada Administración.

Bien: ¿cómo se articula? ¿A través de un reglamento, de una simple instrucción o acaso no hay que hacer nada y simplemente pedir a los empleados públicos que, por favor, no tramiten a través de medios no electrónicos como sobres, carpetas, papel o pergaminos?

Sigue leyendo

Anuncios

¿Los datos de los empleados públicos son públicos?

O dicho de una manera menos redundante: en esta entrada hablaremos de los datos de los empleados públicos y su publicidad. La cuestión no es baladí, habida cuenta de que al clásico conflicto, o más bien “juego de equilibrios”, entre transparencia y protección de datos, se incorpora el matiz de la condición de empleado público que ostentamos algunas personas (y que somos “ciudadanos cualificados” desde el punto de vista del Derecho público).

Sigue leyendo

Notificaciones electrónicas: la guía definitiva

La notificación electrónica o telemática (llamada así indistintamente, si bien estas dos palabras no son exactamente sinónimas) se puede definir como aquella efectuada por medios electrónicos y que pone fin a un procedimiento que también debe ser electrónico, bien porque el interesado está obligado a ello, bien porque así lo haya manifestado expresamente un interesado que no esté obligado por Ley o Reglamento a comunicarse con la Administración por medios electrónicos. Nos encontramos ya a mediados de 2019, de modo que parece un buen momento para repasar y compartir todo lo que sabemos sobre la práctica de las notificaciones electrónicas. Al fin y al cabo, en pocos años la inmensa mayoría de las notificaciones administrativas se realizará de esta forma.  Sigue leyendo

Un modelo de protección de datos para Ayuntamientos

Ayer finalizó el #CNIS2019. Un Congreso (Nacional) que empezó siendo de Interoperabilidad y Seguridad, y en el que ahora la I y la S se corresponden con Innovación y Servicios Públicos. Pero eso no significa que hayamos dejado de hablar de seguridad y protección de datos. Al contrario. Son temas que han estado muy presentes en el Congreso sobre todo a la vista de la reciente LOPDGDD (ver “Implantación de la nueva #LOPDGDD en la Administración Local”). Sigue leyendo

Supresión de trámites e interoperabilidad… ¡Por fin!? Posible impacto del Reglamento sobre los documentos públicos (ya en vigor)

Buenas noticias para la interoperabilidad. Por un lado se acaba de conocer el dato de que la Plataforma de Intermediación de Datos supera los 80 millones de transmisiones en 2018. Por otro, ya está en vigor (nada de excusas) el Reglamento sobre los documentos públicos [Reglamento (UE) 2016/1191], que se adoptó el 6 de julio de 2016 y se aplica en todos los países de la UE desde el pasado sábado (16 de febrero de 2019), el cual simplifica enormemente la circulación de determinados documentos públicos. Sigue leyendo

Nueva entrevista para el Programa Tecnología y Sentido Común (#TYSC)

El pasado domingo 17/02, de 22:05 a 22:35, tuve el placer de volver a conversar en el incomparable marco del Westin Valencia con los compañeros del programa Tecnología y Sentido Común (), el programa dirigido por Javier Peris y Jesús López Pelaz y que se puede escuchar en directo todos los domingos de 22:00 a 0:00h a través de http://tecnologiaysentidocomun.com/directo/. A continuación compartimos algunas de nuestras principales reflexiones para quien no pudiera seguir el programa. Sigue leyendo

Tecnología y teletrabajo en la Administración

La administración electrónica no solo sirve para tramitar expedientes.

Qué duda cabe de que la tecnología permite una mayor y mejor conciliación de la vida laboral y personal. Con ello nos adentramos en el mundo de la retribución por objetivos (que deben ser susceptibles de medición, independientemente del tiempo de trabajo “presencial”) o evaluación del desempeño (concepto en realidad similar aunque no sinónimo), pero también en el del llamado “salario emocional”, imprescindible para atraer o bien retener, según los casos, el talento. Sigue leyendo