Más vale prevenir…

“Mejor es prevenir que curar”

(Erasmo de Rotterdam)

Vaya por delante que, curiosamente, la expresión que finalmente se ha consolidado en el uso coloquial («Más vale prevenir que curar»), es en realidad una mezcla entre la cita de Erasmo y el refrán castellano «Más vale prevenir que lamentar». Pero fue la televisión, y de forma concreta el famosísimo programa de Ramón Sánchez Ocaña, el que impuso su influencia en la sociedad. Bien, lo importante es que queda claro que lo importante, valga la redundancia, es prevenir.

Como bien es sabido, mi puesto (y responsabilidad) actual es el de Director de Prevención, Formación y Documentación de la Agencia de Prevención y Lucha contra el Fraude y la Corrupción de la Comunitat Valenciana. La palabra prevención aparece dos veces en la frase anterior. No es coincidencia: la prevención es la clave, tanto en materia antifraude como en muchas otras.

Lo cierto es que las políticas preventivas funcionan bien en materia de salud (sí, a pesar del COVID), seguridad vial y, desde hace poco, en la misma materia antifraude… Y podrían haber funcionado mejor en cuestiones de capital importancia como violencia de género y medio ambiente si se hubieran implantado de manera más efectiva. No es tarea fácil enfrentarse a estos problemas, de modo que no se entienda el comentario como una crítica a las medidas que se han venido tomando al respecto, ni mucho menos como una crítica política, pero sí que parece evidente que dichas medidas tienen que replantearse cuando los problemas sobre los que se aplican no solo no se reducen, sino que se agravan. Obsérvese la siguiente tabla, cuyos datos no obstante no debemos interpretar de forma literal:

Fuente: elaboración propia

Centrándonos ya de forma exclusiva en la prevención del fraude, tenemos que el propio artículo 1.3 de la  Ley 11/2016, de 20 de noviembre, de la Generalitat Valenciana (de la Agencia de Prevención y Lucha contra el Fraude y la Corrupción de la Comunitat Valenciana), dispone literalmente: «La agencia se crea para prevenir y erradicar el fraude y la corrupción de las instituciones públicas valencianas y para el impulso de la integridad y la ética pública. Además del fomento de una cultura de buenas prácticas y de rechazo del fraude y la corrupción en el diseño, ejecución y evaluación de políticas públicas, así como en la gestión de recursos públicos.»

Lo ideal, desde luego, es que la corrupción ni siquiera llegue a producirse. Particularmente significativo es el verbo «erradicar», porque algo que ha sido erradicado ya no existe, y no hay mejor fraude que el que nunca ocurrió porque, antes de hacerlo, la idea de infringir el Derecho o la ética en beneficio propio desapareció de la cabeza de quien se lo estaba planteando. Es cierto que en el nombre de la Agencia también aparece la palabra «lucha», pero contra la corrupción y el fraude inexistentes ni siquiera hay que luchar, del mismo modo que la batalla contra el cáncer de pulmón se gana incluso antes de empezar simplemente dejando de fumar. También a través de la quimioterapia, claro está, pero en este caso ya tenemos que actuar a posteriori, con mucho sufrimiento y muchas menos posibilidades de éxito.

Por supuesto, el sistema debe establecer mecanismos reactivos contra los ilícitos que ya se han producido y, por desgracia, se seguirán produciendo, pero esto ya supone llegar a la quimioterapia. De modo que la mejor arma contra el fraude es precisamente la prevención, donde destaca ese fomento de una cultura de buenas prácticas, implantada a través del impulso de la integridad y la ética pública. La formación y educación de toda la sociedad (no solo de la parte funcionarial), es la que permite desarrollar esta ética. La diferencia entre el simple fraude y la infracción legal grave (particularmente el delito), es que que una actuación fraudulenta puede ser formalmente legal, pero en el ánimo, en la voluntad del infractor, aparece en ambos casos la desviación de poder, por lo que, en su fuero interno, el pensamiento del corrupto es tan reprochable como el del delincuente. Uno de los motivos de la micro corrupción y el fraude (que tampoco son lo mismo pero a estos efectos trataremos como casi sinónimos) es el creciente reproche social y judicial a los casos más flagrantes, por lo que, frente a los kamikazes de antaño, al corrupto actual le interesa ser más sutil, conocer el Derecho para evitar los tipos penales e incluso para vestir ese Santo llamado Derecho Administrativo. Pero la verdadera motivación de un responsable público para cumplir o casi cumplir la Ley no debe ser el temor a la sanción, sino el inequívoco convencimiento interno y personal de que las potestades y los recursos públicos deben destinarse a la satisfacción del interés general, resolviendo los problemas de la ciudadanía y mejorando su calidad de vida. Y la única recompensa posible, la única aceptable en realidad, es la satisfacción personal de haber contribuido a ello.

Obviamente, no podemos ser tan ingenuos de pensar que la ética se puede introducir de la noche a la mañana en el ADN de algunos sujetos con determinada trayectoria e intenciones, pero sí que puede ser muy eficaz recordar continuamente esos principios a una inmensa mayoría que, al menos en algún momento, se ha guiado por los valores de lo público. Es eso que algunos llaman «principios generales del Derecho», otros «vocación de servicio público», y otros «Código ético». Sin olvidar esos otros que simplemente se refieren a ello como «lo que me enseñaron mis padres de pequeñito». Estos son mis preferidos. No hay mejor prevención que la interiorización de la ética.

Y ya para acabar, compartiré la grabación de una mesa redonda, correspondiente a esta jornada celebrada recientemente en Murcia, en la que los ponentes reflexionamos sobre estas y otras cuestiones:

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. NOSOLOAYTOS. WEB OFICIAL DE VÍCTOR ALMONACID LAMELAS 2022. AVISO LEGAL.

Un comentario Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s