Doctrina versus gestión administrativa

“Dime algo y lo olvidaré; explícamelo realmente bien y lo recordaré durante un tiempo. Pero amigo, involúcrame, y entonces no solo lo entenderé y lo recordaré para siempre, sino que además me tendrás de tu parte”.

(Confucio)

Muchos y muy buenos son los autores que se manejan dentro del ámbito de lo que podríamos denominar «Derecho Administrativo Práctico». De hecho impresiona la cantidad y, casi en el mismo nivel, aunque por debajo, la calidad de libros, artículos, post y otros contenidos que presentan importantes aportaciones para los lectores. Luego es verdad que no se lee todo lo que se escribe (quizá porque es demasiado), que no todo el que escribe aporta algo nuevo o valioso, y que por supuesto muchos de los autores son también gestores y no predican precisamente con el ejemplo. Pero de todos esos matices podemos hablar otro día.

Lo cierto es que aunque la doctrina es, por lo general, impecable, la realidad administrativa dista mucho de serlo. He aquí la paradoja, pues en el mundo real vemos que salvo honrosas excepciones se sigue gestionando horriblemente mal. Poco o nada se tienen en cuenta los principios básicos que deberían regir la organización y el funcionamiento de las Administraciones Públicas (ver artículos 3 y 4 de la Ley 40/2015): simplicidad, claridad, proximidad a los ciudadanos, participación, objetividad, transparencia, buena fe, confianza legítima, lealtad institucional, responsabilidad por la gestión, planificación, dirección por objetivos, eficacia, eficiencia, economía, interoperabilidad… Todos estos principios y valores, que deberían observarse con devoción, suenan lejanos como el eco de una pequeña piedra que cae por un barranco. Es como para echarse a llorar (si, en cambio, quiere reír, lea nuestra entrada «Principios generales del Derecho versus la realidad«).

Es un hecho, y no una opinión, que la contratación pública española sigue siendo fuente de corruptelas. Esto me parece increíble, sobre todo con la que ha caído durante años, pero es indudablemente así. ¿Cuántos libros y artículos se publican a diario sobre contratación pública? Obviamente ninguna de esas publicaciones propone practicar la corrupción.

También es una triste realidad la supervivencia actual de la ineficacia burocrática de mediados del siglo pasado. La doctrina es contraria a esta mala costumbre, pero la práctica sigue imponiendo el rodillo del «vuelva usted mañana» o el «vaya usted a la otra ventanilla». Todo ello edulcorado con cientos de papeles que no es ya que no deberían ser papeles, es que no deberían existir, ni siquiera en formato electrónico.

Otra… Se habla mucho de trabajar por objetivos en lugar de calentar la silla. Una vieja reflexión que ha reactivado el teletrabajo, con el que por cierto encaja como anillo al dedo. Ríos de tinta se han vertido en relación a ambas figuras en los últimos dos años. Pero la realidad no se parece a las buenas propuestas doctrinales, porque en la práctica se rechaza tanto el teletrabajo (al que se considera un espejismo pandémico) como el trabajo por objetivos, manteniendo a toda costa esa zona de confort llamada horario (o mejor dicho, fichaje) en la que el rendimiento se presupone, como el valor en el ejército.

Y podríamos poner muchos otros ejemplos de desincronización entre los buenos deseos de la doctrina y la pura y dura realidad. Sinceramente, no sé para qué escribimos. ¿Para que nos lean? Esta misma reflexión tendrá, supongo, un importante número de lectores. La mayoría la olvidará inmediatamente. Unos pocos la recordarán durante algún tiempo. Pero prácticamente nadie cambiará su forma de hacer las cosas. Los objetivos políticos, la burocracia y la malas prácticas seguirán estando por encima de la eficacia, la eficiencia y el mismísimo interés general.

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. NOSOLOAYTOS. WEB OFICIAL DE VÍCTOR ALMONACID LAMELAS 2021. AVISO LEGAL.

Un comentario Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s