Tecnología contra los incendios

Un mes de agosto más estamos asistiendo con tristeza a la oleada de incendios que, fieles a su cita con el calor y el incivismo extremos, nos asolan todos y cada uno de los veranos.

Y como siempre también, los opinadores profieren en los medios su retahíla protocolizada de “soluciones”, obviamente en su mayoría preventivas. Pero solución, en realidad, no hay ninguna. Lo que sí se puede hacer es establecer una serie de mecanismos efectivamente preventivos que, en la medida de lo posible, eviten al menos alguno de los incendios; pero también reactivos para minimizar al máximo el tiempo de reacción ante un fuego incipiente.

Lo cierto es que, como de costumbre, los contertulios defienden con algo de vehemencia y bastante soberbia esas soluciones para ellos “evidentes”, tales como el aumento del número de bomberos, la necesidad de una mayor dotación económica y material para estos, y por supuesto la concienciación ciudadana para evitar, si no los actos peor intencionados (los cuales, por cierto, son delictivos), sí, como mínimo, las imprudencias y los descuidos. Todo esto está bien, pero me llama la atención que nunca, nadie, jamás, menciona la solución tecnológica como elemento instrumental del servicio de prevención y extinción de incendios.

En este punto solo puedo remitirme a nuestro PROYECTO DE IMPLANTACIÓN DE UNA SOLUCIÓN DE DETECCIÓN AUTOMÁTICA DE INCENDIOS FORESTALES EN LOS PARQUES DE “LA MURTA”, “BONAIRE” Y PARTE DEL “VALLE DEL BRU” (más información aquí). Se trata de un proyecto premiado en el año 2014 con el el Premio al mejor proyecto de Smart City en la modalidad de “Urbanismo y TIC” en el XV Encuentro Iberoamericano de Ciudades Digitales, concedido por la Asociación Iberoamericana de Centros de Investigación y Empresas de Telecomunicaciones (AHCIET). Pero más importante que este o cualquier otro galardón, es la eficacia del servicio, cuyo objetivo, en absoluto baladí, es ni más ni menos que la lucha contra los terribles incendios que están convirtiendo la península en un desierto.

Momento de la entrega del Premio AHCIET a Alzira, Oviedo y Santander
Momento de la entrega del Premio AHCIET a Alzira, Oviedo y Santander

El proyecto destaca por su transversalidad y gran impacto directo en el servicio. Se trata en realidad de un subproyecto que en nuestro caso se incardina dentro de un proyecto superior denominado “Alzira Inteligente”, del cual es uno de sus hitos. Hablamos en definitiva de un proyecto de Smart City en toda regla, en el que como sabemos la protección del medio ambiente juega un papel fundamental, de ahí que también se hable de Green City. Alzira dispone de un extenso término municipal copado por monte, y difícilmente podría avanzar hacia la buscada sostenibilidad (uno de los hitos principales de los ODS) sin un plan específico de protección del mismo. A pesar de que maltratamos el medio ambiente, lo cierto es que en las últimas décadas, fruto de la creciente conciencia ambiental de la sociedad, el fenómeno de los incendios forestales ha cobrado una gran relevancia social. Dicho de otra manera: cada vez que se quema un monte nos afecta, y no poco, a nuestra calidad de vida. Incluso a nuestra forma de vida, porque el entorno natural es el lugar donde se desarrolla el ocio en la sociedad moderna. En efecto, la relación de la sociedad con el entorno forestal en el ámbito mediterráneo ha variado notablemente, desde una concepción del monte como fuente de recursos a una demanda casi exclusiva de usos recreativos. El deporte al aire libre también es fundamente en la sociedad desarrollada, y por supuesto en los Proyectos Smart City. Desde este punto de vista se perciben los incendios forestales como una de las amenazas más graves a las que se enfrentan los ecosistemas mediterráneos, ya que provocan la regresión y pérdida de valor, entendido en su sentido más amplio, del sistema forestal.

Enfocado así el problema, y dentro precisamente de un proyecto de Smart City, la solución no puede venir sino desde la tecnología. Lo mejor de este proyecto es sin duda que da perfecto cumplimiento a su objetivo principal –prevención de incendios- al tiempo que presenta algunos beneficios adicionales como valor añadido. Concretamente, desde un punto de vista de la tecnología implantada, se provoca un doble efecto beneficioso sobre el servicio público y la ciudadanía –prevención de incendios (1-2) y evitación de otros actos infractores (3-4) -, los cuales se dividen a su vez en dos beneficios cada uno. A saber:

  1. Prevención de incendios: el conocimiento público de la mera existencia del sistema, basado en una tecnología que contiene sensores y sobre todo cámaras que graban todo lo que ocurre en su radio de acción, tiene un claro efecto disuasorio sobre los infractores habituales.
  2. Extinción de incendios: para el caso de que el incendio, intencionado o no, por la mano del hombre o no, llegare a producirse, los sensores de calor y las cámaras que captan el humo son capaces de detectarlo con un tiempo de reacción de entre 3 a 5 veces más rápido que de ordinario, lo cual supone la puesta en marcha de los servicios de extinción con unos minutos de adelanto que a la postre son vitales para minimizar el impacto ambiental del fuego.
  3. Prevención de actos vandálicos y otros contra el medioambiente: El mismo efecto disuasorio ya expuesto puede tener en relación a infracciones y delitos como robos en chalets, caza ilegal, vertido ilegal de residuos, y otros que se cometen en el monte.
  4. Identificación de los culpables en caso de comisión de las conductas anteriormente descritas, teniendo las grabaciones valor probatorio en juicio.

Dicho lo cual, y visto que el problema es grave y desde luego no tiene una única solución, también hago propio el mencionado argumento de la concienciación social. El medio ambiente es lo más importante que hay en nuestro planeta, porque de hecho es el planeta. En un verano tan caluroso se hace imposible ya defender el argumento de que no existe el calentamiento global, una consecuencia más, que no la única, de un cambio climático que presenta numerosas y catastróficas manifestaciones: tsunamis, terremotos, huracanes, temporales, clima extremo… El medio ambiente es muy importante en mi vida, ¿y en la tuya? Cuidémoslo.

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. NOSOLOAYTOS. WEB OFICIAL DE VÍCTOR ALMONACID LAMELAS 2021. AVISO LEGAL.

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Esther Pérez dice:

    Que buena vuestra iniciativa Victor. Justamente hace poquito leí en un post de Sergio Jimenez (https://analiticapublica.es/todas-las-historias-tic-son-historias-de-fantasmas-un-relato-de-apariciones/), un proyecto que me pareció muy interesante en la misma línea, el Proyecto Arbaria. (https://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/medio-ambiente/2021/02/25/602566d4fc6c83bd7b8b4586.html). Es momento ya de utilizar las nuevas tecnologías en nuevos campos y escenarios públicos, fuera de los trámites más conocidos. Innovación de verdad.

  2. valmonacid dice:

    Muchas gracias Esther. No conocía el proyecto, que veo que explica con brillantez Faustino Sánchez en su post, pero me parece estupendo y es una satisfacción ver que otros prosiguen en la línea que marcamos hace años, y que entre todos, por fin, parece que estamos haciendo bueno aquello de “más vale tarde que nunca”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s