Figuras (geométricas) en la Administración

La Administración está plagada de figuras y “figuras”. De personas que son figuras importantes en su organización y de otras que simplemente figuran (también llamadas figurantes). Pero figúrese, querido lector, que hacemos buena la máxima de los clásicos de que las matemáticas son la base de todas las ramas del saber, lo cual es cierto, y que utilizamos la geometría para representar una serie de situaciones que de alguna manera representan la Administración que tenemos. Hoy vamos a hacer este ejercicio, el cual nos ayudará a conocernos un poco mejor como organización.

  • Círculo vicioso. Como bien sabemos, se produce cuando un acontecimiento original negativo (al contrario que el “círculo virtuoso”, donde ese suceso es positivo), arrastra otro igual o peor, posterior, secuencial y consecuencial con el anterior, y que además a su vez produce una tercera y más que probable cuarta consecuencia derivadas a su vez de la inercia negativa de todas las anteriores, así como de la mala dinámica en la que se ha entrado. Bien, pues esto en la Administración pasa bastante, sobre todo cuando se toma una decisión a priori excepcional pero que origina un peligroso antecedente, quizá no muy legal, quizá no m del cual no puedes huir. También ocurre cuando no se hace algo que se tenía que haber hecho (implantar la administración electrónica), todo un ejemplo de círculo vicioso en el que las consecuencias negativas van desde la limitación de los derechos de las personas hasta una nula resiliencia para afrontar situaciones como la pandemia.
  • Mente cuadriculada. El cuadrado es, junto con el mencionado círculo y el triángulo, la figura geométrica por antonomasia. Una mente cuadriculada encaja particularmente mal en la moderna gestión pública. No es flexible, no es abierta, no es, ni remotamente, innovadora. Es más, rechaza de manera sistemática los cambios, amparándose para ello en la tradición, en normas inamovibles y en el enorme riesgo que impulsar todos esos cambios supondría. Esta manera de pensar tan rígida en los empleados públicos, especialmente en los de dirección, garantiza una mala gestión y una descoordinación total de lo público con el mundo actual, absolutamente impredecible e inconsistente, y que plantea problemas complejos y retos continuos para cuya resolución resultarían idóneos perfiles con perspectiva, empatía, reflejos y amplitud mental. Y una cierta capacidad de improvisación y determinación en la toma de decisiones.
  • Triángulo amoroso. No es lo ideal, pero a menudo en las organizaciones públicas (y privadas) se organizan “bandos”. Pero la mejor actitud ante este tipo de situaciones no es siempre la neutralidad, ya que nuestro posicionamiento concreto en un grupo de fuerza más innovador podría decantar finalmente la balanza a favor de la toma de una decisión o de la implantación de un proyecto de mejora. Precisamente frente a los mencionados “mentes cuadriculadas”. En definitiva, hay batallas que son inevitables y en las que se debe, moralmente, participar. Pero no se puede estar en los dos bandos, porque eso ni siquiera es neutralidad (que sería no estar en ninguno), sino “triángulo amoroso”. En todo caso… ¿Por qué le llaman amor cuando quieren decir sexo?
  • Paralelogramo. Técnicamente es un cuadrilátero cuyos pares de lados opuestos son iguales y paralelos dos a dos. En definitiva, se trata de una forma cuadrangular pero ligeramente ladeada, mostrando con ello una cierta sensación de movimiento o tendencia a la flexibilidad. No es un caso perdido.
  • Rombo normativo. Curiosamente, uno de nuestros más famosos recursos infográficos elaborado en los últimos años tiene la forma de una figura geométrica. Hablamos del “rombo normativo”, que trata de ilustrar la relación temporal y material entre las Leyes de transparencia, procedimiento, régimen jurídico y contratos del sector público.
  • Óvalo. Esta figura alude en este contexto a la gente a la que le importa todo un huevo. O que se dedica a tocarse los ídem. En el ámbito de las reuniones, también podría hacer referencia a la persona que defiende su postura con vehemencia pero con pocos argumentos además de sus propios bemoles (los cuales estaría incluso dispuesto a mostrar).
  • Estrella/s. Personas con mucho más ego y capacidad de autobombo que innovación real a sus espaldas. Más que estrellas llámeseles “estrellitas”. Algún día alguien dirá que el emperador va desnudo.
  • Trapecio. Al borde del… Esta es una situación que se produce mucho en la Administración.
  • Heptágono irregular. Es el friki, una persona que no encaja con nadie. Si se le sabe integrar puede ser más útil de lo que parece. Puede que forme parte de ese talento oculto del que tanto se habla.
  • Figuras en 3D… Cubos, ortoedros, cilindros, conos, casquetes… Qué duda cabe que en todas las organizaciones también podemos encontrar muchas de estas figuras, en este caso tridimensionales. Después de todo, solo hay que mirar desde determinado prisma.

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. NOSOLOAYTOS. WEB OFICIAL DE VÍCTOR ALMONACID LAMELAS 2021. AVISO LEGAL.

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s