Los 10 ejes estratégicos de #EspañaDigital2025

Agenda Digital 2025 ALa Agenda España Digital 2025, incluye 48 medidas agrupadas en diez ejes estratégicos con los que, durante los próximos cinco años, se pretende impulsar el proceso de transformación digital del país, de forma alineada con la estrategia digital de la Unión Europea, mediante la colaboración público-privada y con la participación de todos los agentes económicos y sociales del país. En la elaboración de esta agenda digital han participado más de 15 ministerios y organismos públicos (parece que la Administración Local no estaba demasiado representada) y más de 25 agentes económicos, empresariales y sociales. Pero, sin duda, su impulso definitivo viene dado por la crisis sanitaria, medioambiental y económica que, evidentemente, solo se puede afrontar desde una apuesta rotunda por la transformación digital.

Los diez ejes estratégicos son:

Agenda Digital 2025 B

1. Conectividad digital

El primer eje pretende garantizar una conectividad digital adecuada para toda la población, promoviendo la desaparición de la brecha digital entre zonas rurales y urbanas, con el objetivo de que el 100% de la población tenga cobertura de 100 Mbps en 2025. La mejora de la conectividad, es el elemento básico e instrumento esencial para el despliegue y el despegue digital. Impulsará definitivamente la generalización, en condiciones de igualdad y accesibilidad, de los trámites electrónicos y el teletrabajo.

2. 5G

En relación con el anterior, resulta indispensable el despliegue de la tecnología 5G en Europa, así como incentivar su contribución al aumento de la productividad económica, al progreso social y a la vertebración territorial. Se fija como objetivo que en 2025 el 100% del espectro radioeléctrico esté preparado para el 5G. Estamos ante uno de los hitos de la Cuarta Revolución Industrial. Esta es la culminación de un proceso que se inició con el 1G (aquel Motorola o Nokia que muchos tuvimos en los 90 y que permitía únicamente hablar), siguió con la tecnología 2G (SMS), y evolucionó a partir del 3G (conexión a Internet) y el 4G (banda ancha). Ahora, el 5G nos permitirá navegar a una velocidad nunca vista, hasta a 10 GBps (gigabytes por segundo), 10 veces más rápido que las principales ofertas de fibra óptica del mercado. En definitiva, la alta velocidad es la clave de la eficiencia de las gestiones telemáticas.

3. Reforzar las competencias digitales de las personas

Un importante eje estratégico, pasa por reforzar las competencias digitales de los trabajadores (algo absolutamente imprescindible en el sector público) y del conjunto de la ciudadanía (que de este modo podrán realizar gestiones telemáticas en tiempos de pandemia, éxodo residencial y clima extremo). Se pondrá especial énfasis en las necesidades del mercado laboral y en cerrar la brecha digital en la educación. El objetivo es que en 2025 el 80% de las personas tengan competencias digitales básicas y que la mitad de ellas sean mujeres. Por nuestra parte, siempre hemos afirmado que la administración electrónica (o digital) no sirve para nada, y por tanto no es nada, si no está al alcance, en todos los sentidos, de sus potenciales usuarios.

4. Ciberseguridad

Resulta asimismo indispensable reforzar la capacidad española en ciberseguridad. Se busca disponer de 20.000 especialistas en ciberseguridad, Inteligencia Artificial y datos en 2025 gracias, entre otros aspectos, al polo de actividad empresarial que supone el entorno del Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE). Todo ello en un momento en el que se acaba de constituir el Foro Nacional de Ciberseguridad, un espacio de colaboración público-privada impulsado por el Consejo de Seguridad Nacional. Todo ello dentro de la Estrategia de Ciberseguridad Nacional, que se completa con las  Recomendaciones básicas de ciberseguridad del Centro Criptológico Nacional.

5. Digitalización de las Administraciones Públicas

Este importantísimo eje busca impulsar (¿finalizar?) la digitalización de las Administraciones Públicas, particularmente en ámbitos clave como el Empleo, la Justicia, o las Políticas Sociales mediante la actualización de las infraestructuras tecnológicas. En 2025, el 50% de los servicios públicos estarán disponibles a través de app móvil y se simplificará y personalizará la relación de la ciudadanía y las empresas con las Administraciones. He aquí nuestro tema, la administración electrónica (ahora “administración digital”). Nos preguntamos si no resulta poco ambicioso aspirar a que únicamente a un 50% de los servicios públicos sean accesibles a través de los dispositivos de mayor uso para dentro de 5 años. Dos de las palabras clave de este proceso (iniciado hace muchos años y alargado innecesariamente) que afortunadamente se mencionan, son simplificación y personalización. Echamos de menos alguna más: digitalizar, automatizar, securizar, catalogar, archivar, certificar y, más allá de estos verbos, interoperabilidad. La Administración será electrónica cuando todas las administraciones (todos los servicios) lo sean.

6. Acelerar la digitalización de las empresas

Con especial atención a las micropymes y a las start-ups (las empresas del futuro, las que tenemos que incentivar en detrimento de las empresas gigantescas con miles de trabajadores por cuenta ajena). Se fija como meta que al menos el 25% del volumen de negocio de las pymes provenga en 2025 del comercio electrónico. Y más allá de que utilicen los medios electrónicos, de hecho estas pymes se dedicarán, en un porcentaje apreciable, a actividades y servicios relacionados con la tecnología.

7. Digitalización del modelo productivo

El séptimo eje tiene por objeto acelerar la digitalización del modelo productivo mediante proyectos tractores de transformación digital en sectores económicos estratégicos como el Agroalimentario, Movilidad, Salud, Turismo, Comercio o Energía, entre otros. Estos proyectos tienen como meta una reducción del 10% de las emisiones de CO2 por efecto de la digitalización de la economía en 2025. De momento apostamos por la digitalización del modelo productivo, sin cambiarlo exactamente (en cuanto a los sectores clave, lo cual evidentemente no es sencillo). Pero deberíamos aspirar a un modelo en el que la tecnología sea no solo el medio, sino también el objeto de nuestra actividad.

8. Plataforma audiovisual europea

Este eje propone mejorar el atractivo de España como plataforma audiovisual europea para generar negocio y puestos de trabajo, con una meta de incremento del 30% de la producción audiovisual en nuestro país para el año 2025.

9. Economía del dato

Se pretende asimismo transitar hacia una economía del dato, garantizando la seguridad y privacidad y aprovechando las oportunidades que ofrece la Inteligencia Artificial con el objetivo de que, al menos, el 25% de empresas usen Inteligencia Artificial (Orden ETD/670/2020, de 8 de julio, por la que se crea y regula el Consejo Asesor de Inteligencia Artificial) y Big Data dentro de cinco años. Por fin palabras y expresiones (normalmente anglicismos) pronunciadas muchas veces en vano en los últimos años, como las citadas, tendrán visos de realidad: Smart City, algoritmo, IoT, y todas las que incluyan el término “data”. Ya hemos afirmado en numerosísimas ocasiones que los datos son la clave para la moderna gestión de los servicios públicos locales:

10. Carta de los Derechos Digitales

El último eje estratégico, pero en absoluto el menos importante, pretende garantizar los derechos en el nuevo entorno digital, y en particular, los derechos laborales, de los consumidores, de los ciudadanos y de las empresas. En este ámbito se fija como objetivo la elaboración de una carta de derechos digitales. Hace poco pregutábamos a Borja Adsuara en relación a este tema:

¿Cómo va la redacción de la Carta de los Derechos Digitales? Por cierto, enhorabuena por tu designación como miembro del Grupo de Expertos.

Gracias. Estamos en la primera fase, de recopilación y ordenación de las opiniones de los miembros del Grupo de Expertos y, también, de las que nos han llegado a través de la consulta pública, que finalizó este viernes 24 de julio.

¿Pero esto no estaba regulado ya en otras normas? La más reciente la LOPDGDD y, mucho tiempo atrás, la ya derogada Ley de acceso electrónico a los servicios públicos (Ley 11/2007).

Sí y no. Podemos incluso retrotraernos a la LORTAD (de 1992), que para mí es el punto de partida de lo que hoy llamamos “Derecho Digital”, y en todas las leyes que regulan algún aspecto del ‘entorno digital’ se reconocen derechos digitales a los ciudadanos. Pero una cosa es que se reconozcan y otra cosa es que estén bien regulados y, sobre todo, que se garantice su ejercicio efectivo. Y es ahí donde vamos a hacer hincapié. Aparte de que, seguramente, haya que enunciar y concretar nuevos derechos digitales ante ‘tecnologías emergentes’; especialmente, en relación con la Inteligencia Artificial.

Agenda Digital 2025
Metas de la Agenda España Digital 2025. Fuente: https://www.mineco.gob.es

Para saber más:

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s