¿Cómo puedo reconocer a los perfiles tóxicos en la Administración?

“La gente inteligente habla de ideas, la gente común habla de cosas, la gente mediocre habla de gente. ” (Jules Romains)

Es importante saber detectar (y anular) a esa inmensa minoría, menos mal, pero tremendamente dañina que habita en las organizaciones públicas. La presente entrada le será muy útil si usted acaba de ingresar, o tiene la esperanza de hacerlo, próximamente en la Administración. También si tiene un punto ingenuo (lo cual es todo un indicativo de que es buena persona), y está harto de que le mangoneen. Dicho lo cual, esta radiografía que hacemos también sirve, sin ninguna duda, para detectar a los tóxicos de las organizaciones privadas. A continuación listamos 20 características que presentan en todo o en parte los perfiles tóxicos que conviven con nosotros ¿trabajando? codo con codo. Para realizar la lista he pensado en personas concretas que he tenido el escaso gusto de conocer en mi ya dilatada carrera. Con esta técnica ha sido muy fácil. Seguro que, al leer, también se os viene a la cabeza más de uno/a.

1.- Imponen la burocracia. El tóxico no es amigo de facilitar la vida a los ciudadanos ni tampoco a sus propios compañeros. La burocracia les encanta, especialmente aquella que se muestra más dificultativa o impeditiva. Defienden a capa y espada trámites en el fondo innecesarios pero que siguen requiriendo porque “siempre se ha hecho así”.

2.- Siempre quieren tener razón. Usted no va a poder negociar o llegar a puntos de consenso con determinados perfiles tóxicos. A veces se juntan el ego, la posición jerárquica y la simple inmadurez. Ninguna reunión o conversación puede terminar con unas conclusiones diferentes o alejadas de sus teorías. Y si ven que esto puede ocurrir, boicotearán la reunión, incluso el proyecto.

3.- Se quejan constantemente. Aunque no sean precisamente trabajadores, los perfiles tóxicos se quejan amargamente y con frecuencia del volumen o la dificultad de su trabajo. Se sienten imprescindibles o, al menos, se venden como tales.

4.- Practican un exceso de legalismo formal. Los perfiles tóxicos con funciones de asesoramiento legal e informe, tienen una tendencia natural a informar en contra en base a los preceptos más rígidos de las normas o a interpretaciones muy poco posibilistas cuya desobediencia presentan como una infracción de la mayor gravedad, muchas veces supuestamente causante de responsabilidad penal. Por supuesto, nunca dicen la alternativa para hacer lo mismo de otra manera.

IMG_9630
Si somos observadores, podemos distinguir al menos alguno de los numerosos rasgos que diferencian las serpientes venenosas de las inofensivas. También es cierto que, llegado el momento, si nos paramos a observar puede ser que nos muerdan y ya sea demasiado tarde. Conclusión: ¡huye de todas las serpientes!

5.- Hablan de los demás. Practican el chafardeo, la crítica, el cotilleo malintencionado… “La gente inteligente habla de ideas, la gente común habla de cosas, la gente mediocre habla de gente. ” (Jules Romains).

6.- Enredan. Normalmente es consecuencia de lo anterior. Son enemigos de la claridad, la comunicación y, por supuesto, de la verdad. Una información perfectamente tergiversada es para ellos como la sangre que corre por sus venas.

7.- Se hacen las víctimas. Por supuesto se muestran como la víctima, el ofendido, el damnificado, el heraldo de la justicia al que todos atacan. De este modo se cubren las espaldas ante posibles contraataques de sus víctimas (las verdaderas víctimas por cierto).

8.- Suelen operar en las RRSS a través de perfiles anónimos o de troll. ¿Alguna vez se han preguntado quién está detrás de esos molestos trolls, haters, fakers, etc…? Sin ningún género de dudas, nuestros perfiles tóxicos. Quizá le esté troleando su propio compañero de la mesa de enfrente.

9.- Suelen ser malos jefes. Principio de jerarquía puro y duro. No les hablen de organizaciones horizontales ni de empoderar a un “simple” auxiliar administrativo. Y por supuesto: ni atisbo de liderazgo.

10.- Instrumentalizan las causas nobles para sus fines. Un clásico de los perfiles tóxicos es que se venden a sí mismos como modelos de conducta. Pero uno de sus rasgos característicos es precisamente la falta de empatía social, por lo que, aunque lo vea a la cabeza de la lucha contra el cambio climático o contra la corrupción, no le resultará difícil detectar al tóxico si, al profundizar, descubre que ninguno de sus actos avala ni remotamente sus bonitas palabras.

11.- Ambición desmedida. Algunos tóxicos (no todos ellos) anhelan alcanzar grandes cotas de poder. Esta es una carrera en la que, por supuesto, no competirán limpiamente. Un perfil tóxico suele practicar el “todo vale”. Para ellos el fin justifica los medios.

12.- Se escaquean. Un perfil tóxico estándar no dudará en presentarse como el salvador del Universo, pero cosa bien distinta es que haya contribuido si quiera mínimamente a salvarlo. Se atribuyen sin problemas méritos ajenos pero, sobre todo, se escaquean del trabajo duro. Llegan justo en el momento en el que se reparten las medallas. Antes no.

13.- Individualistas pero sobre todo egoístas. Un perfil tóxico es la novia en la boda y el muerto en el entierro. Siempre hablan en primera persona y cuando otro les habla a ellos, intentan reconvertir el discurso desde su perspectiva personal, siempre del yo, nunca del nosotros. Por supuesto no son buenos trabajando en equipo.

14.- Pescan en río revuelto. E intentan obtener “ganancias de pescadores”. Cuanto mayor es el lío, más cómodos se sienten. La calma les incomoda, y harán todo lo posible por quebrantarla. Ahora mismo, por las circunstancias que todos sabemos, las aguas están muy revueltas, por lo que estos oportunistas no dudarán en aprovechar la coyuntura. Ya lo están haciendo. “Saldremos mejores de la pandemia”, decían algunos…

15.- Manipulan. Las cosas son como son pero, si convives el tiempo suficiente con un perfil tóxico, acabarás viéndolas como ellos quieren que las veas.

16.- Reprochan, culpabilizan, intentan hacer sentir mal. Un perfil tóxico busca un problema para cada solución, y un culpable (o más) para cada problema. Por supuesto nunca se responsabilizan ellos mismos, y tampoco hacen lo más mínimo para mejorar la situación problemática que de forma tan mordaz señalan con el dedo.

17.- Practican el chantaje emocional. Nunca hacen nada por los demás, pero le “venderán” exactamente todo lo contrario. También suelen disfrazar de amistad las relaciones interesadas que, desde el principio o con el tiempo, desequilibran a su favor. De alguna manera, parece que todos estamos en deuda con los tóxicos. Y son deudas que, por supuesto, ellos se cobran.

18.- Cortan las alas. En efecto, un perfil tóxico hará todo lo posible por frenar cualquier iniciativa o propuesta de mejora. Son firmes defensores del statu quo.

19.- Se posicionan políticamente. Esto es algo que nunca debe hacer un empleado público de carrera. Quien necesita arrimarse al poder o esperar a “que vengan los míos” es que no reúne los valores relacionados con los principios de objetividad, imparcialidad e independencia.

20.- Están a favor del presentismo. ¡Todos a oficinas! ¿Dónde si no podrían ejercer mejor su toxicidad?

Anexo. “10 (arque)tipos realmente tóxicos en una organización pública”

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. NOSOLOAYTOS. WEB OFICIAL DE VÍCTOR ALMONACID LAMELAS 2020. AVISO LEGAL.

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Leo dice:

    Hola! Me ha encantado el post . Aunque es triste he identificado a algunos de esos personajes. Gracias por las descripciones tan claras!! Por cierto, me he quedado con ganas de saber cuál es el 9 😜

    1. valmonacid dice:

      Muchas gracias Leo. Me alegro de que te haya gustado… Sí! Ya está actualizado el 9. Bien visto.

  2. Carlos Extremadura dice:

    Le pongo facilmente las caras en mi administración. Pero no son empleados públicos generalmente. Son cargos públicos …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s