Lo que se ha hecho mal, lo que se ha hecho bien, y lo que le diríamos a la Ministra

3BD889B9-DAD4-474B-97B2-B5FC39012F41Fue un placer dialogar en abierto y coincidir una vez más con Rafa Jiménez Asensio y María Dapena, muy bien moderados por Rafa Ayala (de Gobierno Transparente @TransparenteGob).

Sin ánimo de reproducir por escrito nuestras intervenciones, ya que se adjunta el vídeo completo del debate, sí podemos aprovechar para pasar a limpio y compartir las ideas fuerza más interesantes.

Ante la pregunta de si “estaban las AAPP preparadas para una crisis como la del COVID19”, nuestro sentir era que evidentemente no, pero que ciertamente unas lo estaban más que otras. En esta crisis hemos echado de menos esas mejoras organizativas que tanto necesitan las entidades públicas, por ejemplo una mayor implantación de los perfiles directivos en el esquema de decisión y gestión. Nos han perjudicado todos los déficits previos que arrastrábamos, empezando por supuesto por el de la siempre retrasada administración electrónica.

En cuanto a lo que se ha hecho bien y lo que se ha hecho mal (y por tanto se debería mejorar), queda claro que, ahondando en la idea anterior, el sistema no ha respondido y evidentemente no ha funcionado para afrontar esta crisis, por lo que las cosas que hemos hecho bien tienen sobre todo que ver con la demostrada capacidad personal, a veces milagrosa, de adaptación rápida a un entorno nuevo rompiendo con las clásicas y obsoletas reglas del juego. Los tres pusimos en valor a las personas al servicio de lo público, quienes en un alto porcentaje han demostrado su vocación durante estas semanas. Por desgracia hay excepciones y muy probablemente es el momento de separar el trigo de la paja. El margen de mejora es brutal, pero ya hemos empezado el cambio y este cambio ya no es sólo conveniente o deseable, sino absolutamente imprescindible en un escenario de crisis económica sin precedentes cercanos. Afrontar de una vez la reforma de la función pública y la digitalización de la Administración, se convierte en una tarea inaplazable.

Precisamente también se nos pregunta por la administración digital. Aquí la mayor tara es la falta de interoperabilidad, la desigualdad entre proyectos. El problema es el nivel de los más retrasados. Los casos de éxito, considerados de forma aislada, no tienen sentido. El modelo debe basarse en un desempeño de trabajo a distancia de los empleados y en la tramitación electrónica de los usuarios. Y entre ambos, el expediente (íntegramente) electrónico.

Por último se nos plantea la pregunta, ciertamente irreal pero que se entiende dentro del contexto de la conversación, de qué le propondríamos para mejorar la Administración a la Ministra Carolina Darias si nos tomáramos un café con ella… Habría mucho que contarle: planificación, profesionalización de la dirección pública, selección de nuevos perfiles profesionales (analistas de datos, tecnólogos…), y por supuesto un desarrollo de las nuevas capacidades por parte de los empleados públicos, la implantación convencida de la administración digital y de la gestión a partir de los datos. Por mi parte me tomaría el café tranquilamente y le propondría presentarle un diagnóstico o documento de trabajo en unos días, desarrollando todas estas ideas y alguna más. También le preguntaría si se lo piensa leer, por cierto. Ese documento podría enriquecerse con las aportaciones de los distintos actores sociales, como bien apostilló Rafa Ayala, pero evidentemente esa acción colaborativa y de exposición pública la tendría que hacer el Ministerio, no yo.

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s