La Administración proactiva: actuaciones “de oficio” como salvaguarda de los derechos reglados de los ciudadanos

“Para enseñar buenas acciones es mejor apelar a los buenos modelos que a las más precisas reglas”. (Efraín Gutiérrez Zambrano)

27CC2CDE-3B39-4920-B8A0-A06ABB0D9AF9Acaba de ver la luz el número 227 de la Revista de Estudios Locales (REL-CUNAL), donde hemos tenido el placer de publicar un artículo francamente disruptivo que espero que como mínimo remueva las conciencias, y que incluso, llevado a la práctica, ayude a mejorar los procesos administrativos en más de una Entidad Pública: “La Administración proactiva: actuaciones “de oficio” como salvaguarda de los derechos reglados de los ciudadanos“.

Estoy convencido de que esto de la administración electrónica no se ha entendido bien. Estamos aplicando la tecnología, “transformando digitalmente”, como si nuestro cliente fuera el procedimiento, cuando obviamente esto no es así, es sólo una construcción mental heredada de la época de “burocracia fuerte”; nuestro cliente es el ciudadano, o los usuarios en sentido amplio. Por otra parte no ese trata de cambiar el formato, sino de mejorar el servicio público. Si usted implanta (o cree que ha implantado) la administración electrónica, pero su procedimiento sigue siendo igual o incluso más farragoso, burocrático y poco amigable con las personas, usted no lo ha hecho bien. Estamos en 2020, el famoso año, y algunos siguen haciendo cosas como estas. Por supuesto que es malo el no-cambio, pero tampoco tiene sentido hacer ningún cambio  si no mejora las cosas.

En cuanto al artículo, por el momento únicamente podemos compartir su estructura, abstract, y algunos pasajes iniciales:

INDICE

1. El fin: una administración proactiva que facilite la vida de las personas.

1.1. Los principios del Derecho Público “de última generación”: un nuevo paradigma en la actuación administrativa.

1.2 La iniciación de oficio: un concepto pervertido por la práctica administrativa

1.3. Actos reglados y discrecionales.

2. El medio: la administración electrónica.

2.1. Interoperando…

2.2 Automatizando…

3. Modelos de proactividad administrativa. La administración que da sin que le pidan.

3.1. Reducción/eliminación de los supuestos de petitum.

3.2. Explorando la Ley de procedimiento a favor del interesado.

3.2.1. Revocación de actos.

3.2.2. Rectificación de errores.

3.2.3. Devolución de ingresos indebidos.

3.2.4. El fin de las tasas por expedición de documentos.

3.2.5. Declaraciones y autoliquidaciones tributarias.

3.2.6. Declaraciones previas y responsables.

3.3. El no-procedimiento y su no-papel

4. Conclusiones.

2E8C4202-10C2-4EDC-85F5-8743076BF554

“En infinidad de ocasiones la Administración impone al ciudadano la obligación de solicitar y obtener un “papel” que aquel ya debería tener en el bolsillo y cuya finalidad, normalmente, es la de reconocer o declarar (no conceder ni constituir) un derecho preexistente del cual ya se debería estar disfrutando. Peor todavía es la imposición de solicitar una resolución administrativa legalmente innecesaria para el reconocimiento, por segunda, tercera o enésima vez, de una situación que de hecho y de derecho que ya se concedió por esa misma Administración, o simplemente que ya se viene produciendo y se que podría constatar o verificar fácilmente. 

En el presente estudio trataremos de demostrar -a través de razonamientos jurídicos y criterios interpretativos que, siendo calificables de “modernos”, mantienen al mismo tiempo el máximo rigor- , que una persona que se encuentra en situación de necesidad no debería ni siquiera solicitar la concesión de una determinada prestación o beneficio que por derecho y por el Derecho le corresponde a cualquier persona que cumpla los requisitos que ella en efecto cumple.

Por otra parte, en este tipo de procedimientos la Administración suele exigir la presentación de documentos acreditativos de la identidad y de la situación económica o fiscal, pero… ¿Por qué no comprueba directamente esos datos? Y si se trata de un trámite ya solicitado en los últimos años ¿por qué no verifica simplemente que las circunstancias siguen siendo las mismas?

Podemos imaginar un municipio de cierta población en el que tienen derecho a una determinada ayuda unas 1.000 personas. Pero si se trata de un derecho reglado y objetivo ¿por qué lo tienen que solicitar? Imaginen que únicamente lo hacen 100 de esas 1.000 personas, porque el resto ni siquiera lo intentan por simple desconocimiento o por la desmoralización que experimentan al informarse o directamente topar con la terrible burocracia a la que se deben enfrentar: ¿dónde quedan los derechos de esas 900 personas?

El hecho de que, por lo general, no se concedan o reconozcan automáticamente determinadas situaciones jurídicas favorables a los ciudadanos (o asociaciones, o empresas) no significa, en absoluto, que esto no se pueda ni mucho menos que no se deba hacer. Pero para ello resulta necesario revisar y probablemente redefinir, conceptual y formalmente, los procedimientos y en general todas las actuaciones administrativas cuestionando el modo en que se han venido realizando históricamente por parte de todas las entidades que forman parte del sector público, incidiendo de forma especial en tres aspectos: la buena implantación del procedimiento electrónico (sobre todo en sus vertientes de simplificación, automatización e interoperabilidad); el refuerzo de mecanismos jurídicos que deberían ser más habituales de lo que son, como las declaraciones responsables, la devolución automática de ingresos indebidos, la revocación o la rectificación de errores; y, por encima de todo, un cambio de cultura que suponga un giro de 180 grados apoyado sobre la generalización de las actuaciones de oficio desde sus dos vertientes: la tramitación “de oficio” de un procedimiento para el reconocimiento de un derecho, y la no-tramitación con reconocimiento automático.

En definitiva, trataremos de respaldar con la cobertura legal que indudablemente tiene, la defensa de un modelo de Administración proactiva y preactiva. La salvaguarda de los derechos de las personas merece el esfuerzo.”

73DAC1B2-F7FB-4592-892E-E0237A0B1CE6
Niveles de reducción de cargas administrativas en la tramitación. Fuente. elaboración propia

Y eso es todo en este momento. Esperando haber creado expectación, me remito a la lectura íntegra de nuestro extenso estudio (42 páginas) aquí, (se accede bajo suscripción), donde también podrán encontrar otros números de la revista y numerosos artículos de interés.

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. NOSOLOAYTOS. WEB OFICIAL DE VÍCTOR ALMONACID LAMELAS 2020. AVISO LEGAL.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Luis dice:

    Colosal Sr. Almonacid. Saludos desde el ayto. Petrer (Alicante)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s