El teletrabajo en la Administración: horas eficientes versus horas de sillón

Ya ha sido publicada la primera parte (de tres), de mi extenso estudio “El teletrabajo en la Administración: horas eficientes versus horas de sillón”, que me ha parecido oportuno distribuir a través de la Revista Capital Humano de Wolters Kluwer de enero, febrero y marzo de este 2020.

Pueden acceder aquí, en abierto, al texto completo de esta primera entrega (Capital Humano, Nº 349, Sección Administración / Artículos, Enero 2020, Wolters Kluwer España). Si les interesa mínimamente la cuestión, ni qué decir tiene que les recomiendo su lectura íntegra. No obstante lo cual, sí quería compartir, a través de este medio, algunas notas esenciales que caracterizan este trabajo, y que muestran por qué es tan especial para mí:

Dedicatoria: A Domingo Almonacid, mi padre, quien me mostró la responsabilidad del trabajador ante su trabajo.

Nota de agradecimiento: la elaboración de este artículo no hubiera sido posible sin la colaboración de César Herrero, Lucas Ferrera, Joana Miñarro, Hilario Manuel Hernández y la Asociación de Dirección Pública Profesional.

Frase de cabecera: «No hay distancias cuando se tiene un motivo» (Jane Austen)

Abstract: Ya han transcurrido, prácticamente, las dos primeras décadas del siglo XXI. La posibilidad de trabajar a distancia en la Administración existe, es legal, es tecnológicamente viable, y sólo quedaría analizar si es mejor. En el presente estudio, que se publicará en tres entregas en la Revista Capital Humano, defendemos que la respuesta a esta última cuestión es afirmativa, ya que el teletrabajo no sólo ayuda a la mejor conciliación de la vida laboral y personal del empleado público, sino que sirve para mejorar la productividad y, en el caso del sector público, el nivel del servicio público. De ello dan buena cuenta los numerosos casos de éxito (alguno de los cuales analizaremos) que ya se acumulan en miles de empresas privadas de todo el mundo, cientos de entidades públicas también a nivel planetario, y unas pocas personas y AAPP pioneras en España, que ciertamente han hallado pros y contras, pero que nos han marcado el camino al resto. teletrabajo

Significado: Desde la humildad, pero también desde el rigor y la legitimidad que da la realización de un trabajo de investigación, estudio de fuentes, y redacción muy exhaustivo llevado a cabo durante meses, este trata de ser un artículo de referencia en la materia, y pretende, frente a sus detractores, la difusión y promoción de esta modalidad de desempeño, no sólo en base a argumentos que pudieran ser calificados como teóricos, sino sobre todo por los numerosos beneficios que ya ha demostrado allí donde ha sido bien implantada. Está escrito dentro de un contexto personal y profesional concreto, en el que el teletrabajo apareció en primer lugar como una posibilidad absolutamente legal, eficiente y conciliadora de la vida laboral y personal en un momento en que mis andaduras profesionales y sobre todo la ilusión de ayudar e impulsar nuevos proyectos me alejaron 2.000 km de casa; pero que posteriormente fue puesto en duda, o directamente atacado, por personas ignorantes y/o malintencionadas que no entendían o no querían entender que la administración electrónica es evidentemente telemática, que la fe pública moderna se ejerce en base a certificados electrónicos y no se basa en un cotejo presencial, que el éxito de un proyecto se basa en los resultados, y que en todo caso las horas de presencia física en una oficina no se corresponden necesaria y ni siquiera frecuentemente con un trabajo eficiente (porque de hecho el bienestar personal aumenta, y mucho, el rendimiento). Personas que rechazan todo lo que suena a expediente electrónico porque éste deja rastro, no sea que vayan a salir a la luz determinadas corruptelas o, en el mejor de los casos, malas prácticas. Personas que, en definitiva, tampoco entienden y no están interesadas en entender que la modalidad de trabajo a distancia es infinitamente menos contaminante e indudablemente más económica, y que es la única manera de que determinadas Entidades Públicas puedan fichar talento exterior, abandonando de una vez esa tóxica endogamia que se retroalimenta de los cuchicheos de pasillo que, bien lanzados y debidamente manipulados, hacen correr la voz de que todo lo nuevo, sobre todo si viene de fuera, es peor. Ojalá alguna de esas personas lea el artículo, y si sólo una de ellas abre los ojos y es capaz de cambiar su pensamiento, y lo hace desde esa honestidad con uno mismo que aparece tras adquirir un nuevo conocimiento que, siendo innegable, pone en duda nuestros dogmas anteriores, habrá valido sobradamente la pena.

Ventajas específicas del teletrabajo en la Administración:

  • En primer lugar, cabe destacar la importancia cuantitativa en el empleo público de las personas con problemas de movilidad, ya que en la mayoría de convocatorias existe el llamado «turno de discapacidad» (cuotas de reserva para personas con capacidades diferentes, siempre que las personas aspirantes superen los procesos selectivos que se establezcan y acrediten su discapacidad y la compatibilidad con el desempeño de las tareas), de acuerdo con el art. 42.2. del Real Decreto Legislativo 1/2013, de 29 de noviembre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley General de derechos de las personas con discapacidad y de su inclusión social. De hecho, las personas con capacidades diversas encuentran un importante nicho de oportunidades profesionales en la función pública, ya que la Administración obviamente es la primera que debe dar ejemplo en cumplimiento de lo previsto en el art. 27 de la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad, hecha en Nueva York el 13 de diciembre de 2006 y el art. 49 de la propia Constitución española. Una vez asumido el importante número de empleados públicos con problemas de movilidad, el teletrabajo aparece obviamente como una modalidad ideal de desempeño profesional.
  • El artículo 9.1 del Real Decreto 128/2018, de 16 de marzo, por el que se regula el régimen jurídico de los funcionarios de Administración Local con habilitación de carácter nacional («Agrupaciones de Secretaría»), establece: «Las Entidades Locales cuyo volumen de servicios o recursos sea insuficiente, podrán sostener en común y mediante agrupación el puesto de Secretaría, al que corresponderá la responsabilidad administrativa de las funciones propias del mismo en todas las Entidades agrupadas.». En este sentido parece lógico, por las mismas razones de economía, eficacia y eficiencia que aconsejan «sostener» por parte de varios Ayuntamientos un único puesto de Secretaría, que la persona titular de la misma pueda desempeñar al menos parte de sus funciones en régimen de teletrabajo. Por un lado, porque de facto ya lo hace: cabe ser muy ingenuo si se piensa que dicho profesional únicamente le dedica a cada Ayuntamiento el tiempo estricto que permanece en el mismo, ya que es Secretario-Interventor de cada Entidad (y le corresponde la responsabilidad del ejercicio de sus funciones) «a tiempo completo». Y por otro, que en mi opinión es aún más importante, porque ser Secretario de estas agrupaciones de municipios es un deporte de riesgo, y si el teletrabajo puede al menos evitar dos o tres viajes por semana a localidades de la España rural y mal comunicada, tanto mejor, sobre todo pensando en que determinados días de invierno el centro de la península está tomado por la nieve, mientras que en el norte llueve abundantemente.
  • Súper movilidad. Permítanme la expresión, que paso a explicar inmediatamente. El teletrabajo en la Administración permite juntar, por así decirlo, los dos tipos de movilidad: la intrínseca del teletrabajo (escritorio remoto) más el incentivo que supone para los profesionales de lo público poder cambiar de Administración (aunque también podría ocurrir dentro de la misma organización) y proveer un puesto de trabajo cuyo desempeño está unido precisamente a esta modalidad de prestación de los servicios. Decíamos que el estudio «IDC FutureScape 2019» subrayaba la importancia de la movilidad como el factor definidor de los modernos puestos de trabajo (entendida como movilidad del puesto de trabajo). En ambas formas de movilidad subyace la idea del «salario emocional». Victor Pauchet dijo que «El trabajo más productivo es el que sale de las manos de una persona contenta». Esto permite asimismo a las Entidades Públicas la captación o retención del talento, según los casos, porque está más que demostrado que el incentivo principal de un trabajador no es el dinero, sino la realización personal/profesional. Claro que esto no siempre es así en todos los casos, pero a una organización ambiciosa le interesa contar con las personas que lo sienten de esta manera, mientras que también a los buenos profesionales les interesa trabajar para estas organizaciones, y desde luego no tanto para aquellas que los queman e infrautilizan con presiones, rutinas y tendencias que sólo generan insatisfacción. Un profesional nunca debería sentirse sobrecualificado, infravalorado o infrautilizado, y menos en la pública, que no está como para desperdiciar ni un ápice de talento y por lo tanto no ese puede permitir ese lujo.

  • En relación con lo anterior, sin duda el teletrabajo es una medida que permite impulsar la administración electrónica y equiparar su implantación en todas las AAPP. En efecto, además de que e-administración y teletrabajo son conceptos hermanos, la aludida captación del talento permitiría a las AAPP más retrasadas en la implantación reclutar a los impulsores de proyectos consolidados a fin de que aporten su experiencia y liderazgo. Es un hecho que la Administración de hoy en día necesita talento para gestionar su cada vez mayor complejidad. Y al talento no siempre se le atrae con dinero. En el estudio citamos a MARTÍN MARCO, en su predicción de que en 2021 la demanda de talento hará que el 60% de las empresas de la lista Forbes Global 2000 (G2000) ofrezca trabajo en equipo y remoto.
© Todos los derechos reservados. Nosoloaytos. Web oficial de Víctor Almonacid Lamelas 2020. Aviso legal.

¡Actualización! «El teletrabajo en la Administración: horas eficientes versus horas de sillón» (II). Capital Humano, Nº 350, Sección Administración / Artículos, Febrero 2020, Wolters Kluwer

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Francisco Javier dice:

    Tema muy interesante.
    Muy ligado también a la contaminación y los.atascos.
    Imaginad sitios como Madrid, si en los ministerios se pudiese trabajar desde casa dos días por semana.
    Serían miles de desplazamientos que se evitarían.

  2. luciaquirogarey dice:

    ¡Muy interesante y mucho aún por recorrer! Este año, en Andalucía, plantearemos un nuevo enfoque a nuestro proyecto “Teletrabajo en la Junta de Andalucía: más que conciliacion”: https://teletrabajojda.wixsite.com/version1
    Un nuevo enfoque centrado en el cambio cultural y el trabajo por objetivos. Deseando empezar…

Responder a Francisco Javier Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s