Simplificación burocrática: el sí o sí previo a la Administración electrónica

El exceso de burocracia es una modalidad de corrupción

Administración electrónica. Eso que se debe implantar… Y que tan malo es cuando no se hace y, casi peor, cuando se hace mal. Y es que no, para nada, en absoluto consiste en un simple cambio de formato. Se trata de un proyecto multidisciplinar que abarca cuestiones tan diversas (y tan relacionadas) como procedimiento, normativa, tecnología, organización, capacitación, difusión, transparencia, accesibilidad…

En concreto existe una tarea previa a dicha implantación, por desgracia muchas veces obviada, pero en todo caso anterior a la digitalización de los documentos y de los procedimientos: la simplificación/eliminación de la burocracia. Y es que el mejor trámite no es el electrónico, sino el que ni siquiera existe. ¿Qué trámites y documentos deben desaparecer? Los que no exige ninguna norma. La reducción de cargas burocráticas (y por extensión de costes) al ciudadano y a la propia administración es la consecuencia más amable de la administración electrónica bien entendida y bien implantada.

La mejor forma de entender en qué consiste la simplificación administrativa es observando una escultura de gran nivel artístico. Por ejemplo el David de Miguel Ángel.'David'_by_Michelangelo_Fir_JBU004

Esta maravilla de más de 5 metros y 5 toneladas procede, en origen, de un enorme trozo de mármol sobre el que trabajó el genio de Caprese. No cabe duda de que la perfección (o el punto más cercano a la misma) se alcanza cuando ya no queda nada más que suprimir. Curiosamente en la administración estamos mucho más acostumbrados a añadir que a eliminar. Mala cosa, porque digitalizar un procedimiento vasto y burocrático no puede dar lugar sino a una burocracia electrónica tan ineficiente como la del papel. Quizá peor.

Como decíamos en El “método Thanos” para la reducción de la burocracia: “el exceso de burocracia es probablemente el problema más voluminoso (hablamos literalmente) que tiene la Administración pública española en este momento. En realidad es peor de lo que parece, porque es el origen y la consecuencia de otros males incluso mayores. Por eso hoy queríamos sacar a relucir dicho problema (y su posible solución). O mejor dicho: sacar a reducir…

 

78E65881-7F57-46E8-9F0A-BD9785AC0F57Hay una frase inapelable, que realmente no es mía (porque la dijeron antes, al menos, Carlos Castillo y Fermín Cerezo) y que, siempre citándolos (nunca he entendido a las personas que se apropian de ideas ajenas), utilizo con frecuencia en mis charlas: “Burocracia es el arte de convertir lo fácil en difícil por medio de lo inútil“.

Esta definición es precisa como un reloj suizo, ya que esto es exactamente lo que es, en puridad, la tan dañina burocracia:

  • Un arte, porque supone una capacidad o habilidad para hacer algo, en ocasiones con verdadero talento (se burocratiza incluso cuando lo más sencillo sería simplificar).
  • Convierte lo fácil en difícil, ya que la característica principal de la burocracia es que siempre, sin excepción, complica las cosas, de manera que lo fácil acaba siendo difícil, y lo difícil termina por ser directamente imposible.
  • Y lo hace por medio de lo inútil, puesto que la base formal y material de la burocrácia es en sí mismo insostenible, bien porque se basa en añadir (o no eliminar) trámites y/o procedimientos que no exige ninguna Ley, bien porque proviene de metodologías antiguas y totalmente obsoletas que han demostrado a lo largo de los años no aportar absolutamente ningún valor.
IMG-2310
Si hay un rasgo profesional que nos ha caracterizado a lo largo de todos estos años, es la lucha contra la burocracia. La imagen pertenece a esta entrevista concedida en marzo del año 2017.

La anterior definición de burocracia, por tanto, no es mejorable en cuanto a su capacidad de describir perfectamente en qué consiste ese azote de la Administración del “Vuelva usted mañana” que tanto nos está costando finiquitar. No obstante, me voy a permitir hacer mi propia definición, mucho más extensa, con lo cual, sólo por eso, ya no es mejor (ya saben, menos es más), pero que incorpora o resalta los matices que nos parecen más importantes o, incluso, los aspectos que nos caracterizan como profesional:

Burocracia (administrativa) es una forma de trabajar que se basa en un entendimiento anticuado y absolutamente erróneo de la Administración, como ente soberano, dueño de potestades exorbitantes frente a sus “administrados”, y que entre otros males provoca una tramitación de los expedientes extremadamente lenta, oscura, dificultosa y farragosa (principalmente por la sobrecarga de trámites y documentos, pero tambien por la falta de claridad sobre cuáles son esos trámites o qué criterios se deben aplicar), al tiempo que provoca e incluso legitima una labor de servicio público de baja calidad y limitativa de derechos de las personas. Burocracia es, también, el resultado de dicha forma de trabajar.

En resumen: no me hablen de cambio de formato si antes no han procedido, entre otras cosas, a simplificar y eliminar todo aquello que es superfluo y no es legal. Y cuando ya hayamos simplificado, incluso cuando tengamos ultimada la reingeniería de procedimientos, nos quedará automatizar…

Pero esa es otra historia, y debe ser contada en otra ocasión…

© Todos los derechos reservados. Nosoloaytos. Web oficial de Víctor Almonacid Lamelas 2019. Aviso legal.

Para profundizar:

Un comentario en “Simplificación burocrática: el sí o sí previo a la Administración electrónica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s