“Hacia un nuevo concepto de Administración: inteligencia artificial más inteligencia emocional o del compliance a la confianza”

«El que no vive para servir, no sirve para vivir» (Madre Teresa de Calcuta)

Ha sido un placer inaugurar esta mañana la Jornada “Relaciones de Pareja (1): Compliance y Recursos Humanos” organizada por la (ver más información y programa). A continuación compartimos un resumen de lo que ha sido nuestra exposición:

4566E2E3-2CC3-4150-B285-E4061616C850.jpegUno vive de la gestión administrativa y del Derecho, pero en realidad nuestra gran pasión es la ciencia. Hace poco veía un documental sobre los grandes problemas de la medicina moderna. Tres grandes campos centran la investigación médica en la actualidad. Curiosamente los tres grandes problemas organizativos de las entidades públicas son exactamente los mismos:

  • Cerebro. Frente a la inteligencia artificial reivindicamos  esa tan necesaria inteligencia humana, basada en las emociones, la ética y el sentido común.
  • Envejecimiento. De esta derivan dos: la gestión del conocimiento acumulado por los “sesentones”, que no se puede perder; y las jubilaciones en sí mismas, cuyo relevo debe realizarse por perfiles distintos, o en algunos casos directamente no debe producirse dicho relevo, amortizando los puestos.
  • Cáncer. También consideramos llegado el momento de extirpar algunos viejos tumores organizativos, funcionales, políticos y sindicales de la Administración pública española. Para eso necesitamos nuevos cirujanos, y utilizar un bisturí que se llama ética.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La solución a estos grandes problemas pasa por la automatización funcional de los procesos administrativos, por una adecuada combinación de la inteligencia artificial y la humana, y por la incorporación metodológica de las nuevas tendencias, como compliance y blockchain, todo ello bajo la mirada atenta del Derecho, la ética y el ciudadano al que se debe rendir cuentas.

El impacto de la administración electrónica en los RRHH de las organizaciones públicas

La administración electrónica (nos sigue gustando más este nombre que el de “digital”) se define como la suma de las TIC, los cambios organizativos y las nuevas aptitudes con el fin de mejorar los procesos administrativos y los servicios públicos. Vemos que en realidad tiene una vertiente instrumental más relacionada con la organización y las personas de la organización, que con la propia tecnología.

Por otra parte, la administración electrónica correctamente implantada, va mucho más allá de un simple cambio de formato. Sin simplificación previa, sin automatización de los procesos, y sin orientación al ciudadano no hay administración electrónica que valga, sino acaso una simple burocratización electrónica que podría ser peor incluso que el papel. Hablando de automatización, se erige como la clave funcional para convertir la antigua burocracia en procesos realmente eficientes. Esto tendrá un impacto tremendo, como es natural, en los RRHH de las Entidades Públicas, cuyo éxito depende de la adecuada catalogación de los trámites automatizables y del equilibrio que consigamos entre las tareas reservadas a la inteligencia artificial y las que son propias de la inteligencia humana.

star wars
Elenco original de Star Wars. Quizá conozcan a todos menos a Kenny Baker, el actor más bajito quien dio vida al famoso robot R2-D2 durante 7 películas. Falleció en 2016, cuando quedaban por rodar las dos última de la saga. Fue sustituido por un robot de verdad

La suma de las inteligencias

Hace pocos días se publicó la Resolución de la Secretaría de Estado de Función Pública por la que se convocan procesos selectivos para Cuerpos de la AGE… ¡Miles de plazas de puestos automatizables! Echamos de menos que las ofertas de empleo público se hagan eco de la realidad, y por tanto de las necesidades reales de cubrir determinados puestos de trabajo en las AAPP, puestos que por definición nunca serán automatizables:

1.- Atención ciudadana avanzada: asistencia en trámites, servicios sociales, mediación, otros servicios asistenciales, actividades lúdicas y educativas…

2.- Puestos directivos y de carácter muy técnico: dirección y coordinación de proyectos, DPO, analista de datos, gestor de conflictos, compliance officer

Y es que si nos reservamos el trabajo humano, emocional, relacional, el que tiene verdadero valor añadido no tienen por qué sustituirnos las máquinas. Lo explicó perfectamente Xavier Marcet en este artículo publicado en La Vanguardia, en el que defiende “La suma de inteligencias”:

Pensemos más en términos de hibridación de que sustitución

La combinación de capacidades, esa hibridación, es por tanto lo más eficiente. Y lo más inteligente por cierto.

Por último tengamos en cuenta los nuevos (o no tan nuevos) elementos e instrumentos de gestión en el rediseño de nuestra organización y nuestro funcionamiento: compliance, blockchain, responsabilidad social corporativa, estrategia, innovación pública, códigos éticos y de compromiso, fomento de la cultura organizativa, profesionalización de la función pública, motivación y salario emocional (teletrabajo y otros “intangibles”), liderazgo, transferencia de conocimiento, diseño e incorporación de nuevos puestos, mejora de la comunicación (interna y externa), orientación al servicio público (especialmente en los proyectos “smart”), medio ambiente, perspectiva de género, perspectiva social…

Del compliance a la confianza

Compliance encaja como anillo al dedo en la Administración, especialmente en las funciones de algunos empleados públicos, como es el caso de los encargados del control y fiscalización de la actuación administrativa. Estos, en lugar de centrarse en controlar a posteriori pequeños gastos reclamando documentos ridículos como el certificado de pernocta, deberían sin embargo aprovechar la oportunidad de incorporar, en el mismo diseño de los procesos y los protocolos funcionales, una suerte de check list de los ítems a cumplir y que, por así decirlo, proceden tanto del Derecho positivo (normativa) como del Derecho Natural (ética y buen gobierno), siempre con carácter preventivo y no reactivo. La integración del compliance y la inteligencia (de cualquier tipo) a los procesos administrativos ponen en jaque a los funciosaurios. No es el momento de tramitar un expediente de revisión de oficio, con dictamen del Consejo de Estado, ante la recepción de una factura de 40 euros “sin contrato”. Simplemente hay que hacer las cosas bien y con sentido común desde el principio.

Y para ello compliance es el instrumento. Confianza es la consecuencia. El desarrollo de una cultura administrativa (interna y externa) que tiene interiorizados una serie de principios legales y éticos inquebrantables evitará la proliferación de perfiles de “funcionarios controladores” que viven de la desconfianza para con los controlados (ciudadanos, empresas, otros funcionarios)…

Y con ello conseguiremos un mejor servicio público, compuesto por una equilibrada combinación de eficaces algoritmos y de personas, quienes ya no serán tanto “funcionarios”, ni siquiera “empleados públicos”, sino más bien (o mejor) verdaderos servidores públicos. Y es que «el que no vive para servir, no sirve para vivir» (Madre Teresa de Calcuta).

© Todos los derechos reservados. Nosoloaytos. Web oficial de Víctor Almonacid Lamelas 2019. Aviso legal.

 

Anuncios

7 respuestas a ““Hacia un nuevo concepto de Administración: inteligencia artificial más inteligencia emocional o del compliance a la confianza”

  1. NO ME HA GUSTADO NADA TU COMENTARIO HACIA LOS CONTROLADORES DE LA CONTABILIDAD Y NO SOY PRECISAMENTE INTERVENTORA NI LO SERÉ PERO TE OLVIDAD DE UNA COSA MUY IMPORTANTE: CUANDO SE PIDE LA FACTURA DE PERNOCTA Y EL CONTRATO MENOR DE UNA FRA. DE 40 €, NO ES QUE LO EXIJA EN INTERVENOR, LO EXIGNE LAS LEYES Y LAS NORMAS. TAN PRONTTO ESTÁS EN UNA ORILLA COMO EN LA CONTRARIA.
    SALUDOS.

    • NO ME HA GUSTADO NADA TU COMENTARIO HACIA LOS CONTROLADORES DE LA CONTABILIDAD Y NO SOY PRECISAMENTE INTERVENTORA NI LO SERÉ PERO TE OLVIDAS DE UNA COSA MUY IMPORTANTE: CUANDO SE PIDE LA FACTURA DE PERNOCTA Y EL CONTRATO MENOR DE UNA FRA. DE 40 €, NO ES QUE LO EXIJA EN INTERVENTOR, LO EXIGEN LAS LEYES Y LAS NORMAS. TAN PRONTO ESTÁS EN UNA ORILLA COMO EN LA CONTRARIA.
      SALUDOS.

  2. No es certificado de pernocta. Es factura de pernocta.
    La norma que también tú conoces es el Real Decreto 462/2002, de 24 de mayo, sobre indemnizaciones por razón del servicio, en su versión consolidada.

    • Sí claro. Yo también conozco ese Real Decreto, pero ni en esa norma ni en ninguna otra se exige el certificado de pernocta, por eso nuestra obligación es denunciarlo. Sorprende en todo caso tu comentario. Lo de llamarle factura supongo que ha sido un desliz coyuntural que has tenido, porque el aludido documento es lo menos parecido a una factura que uno puede imaginar: no aparecen cifras dinerarias, solo una especie de fe pública notarial del recepcionista del hotel que reza lo siguiente: “D. / D.ª VÍCTOR ALMONACID LAMELAS se ha alojado en este Hotel, siendo la fecha de entrada el día 22 de mayo de 2019 y la de salida el día 23 de mayo de 2019”.
      Encantado de debatir. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s