10 preguntas a… @alorza

“Yo he visto gastar cientos de euros para recuperar un céntimo de un mal redondeo en una factura”.

No es la primera entrevista que hacemos para este blog de Nosoloaytos, pues hemos tenido la suerte de dialogar en exclusiva con verdaderas personalidades de la innovación pública como Xavier Marcet, Borja Adsuara, Miguel Ángel Bernal, Elisa de la Nuez o Susana González. Hoy sin embargo inauguramos sección, la de “10 preguntas a…“, un cuestionario que plantearemos a nuestra persona invitada (como van a ver a continuación no hemos bajado para nada el nivel), y que por supuesto compartiremos desde este espacio para poder seguir generando esa inteligencia colectiva de la que todos aprendemos y nos valemos en el día a día. Dicho todo lo cual, nuestras 10 preguntas de hoy han sido dirigidas a… Alberto Ortiz de Zárate Tercero, más conocido como @alorza

alorza oviedoAunque me consta que la mayoría de los lectores de este blog lo conocéis, os recordaré que Alberto es consultor y asesor en materia de gobierno abierto e innovación pública, actualmente Senior manager en DesideDatum Data Company y anteriormente fundador de Alorza.net. Ha dirigido proyectos en todos los niveles de la administración, en la práctica totalidad de la geografía española. Ha ejercido también de consultor del Banco Mundial en materia de datos abiertos, con misiones en varios países de América Latina. Fue director de atención ciudadana del Gobierno Vasco entre 2009 y 2013, donde puso en marcha el primer portal de datos públicos abiertos no anglosajón, así como el sistema multicanal de atención ciudadana. Cuenta con 18 años de experiencia en distintos puestos de la Administración Pública. Ha escrito varios libros y mantiene una actividad regular como articulista, docente y conferenciante. Además en sus ratos libres compone e interpreta música con la banda La Paramera.

Una vez suscitado, sin duda, el interés, vamos ya con el cuestionario:

1.- En la reciente campaña hemos visto que no todos los candidatos se desenvuelven con la misma comodidad ante el avance social y tecnológico que traen los tiempos. ¿Cómo crees que influyen actualmente las RRSS en la campaña electoral? ¿Y los debates televisados?

Víctor, no me considero un experto en este asunto y quizá debería limitarme a decir que no me he formado opinión al respecto. Personalmente, la sobreabundancia de contenidos partidistas en mi timeline me ha llevado a desarrollar una variante de la ceguera al banner. Son contenidos que ya ni percibo que existen. Algunos expertos en comunicación política están señalando que, en estos momentos, twitter no da apenas votos a las personas candidatas.

Lo que está claro es que las RRSS están movilizando la expresión de preferencias políticas en voz alta. Me temo que dentro de silos cerrados, con mucha emotividad y poca deliberación. Probablemente hayan cumplido un papel en aumentar el nivel de participación.

En cuanto a los debates televisados, han sido realmente extraños. No es fácil diseñar un debate a cuatro bandas. Para quien los ha visto, seguramente ha sido más influyente el lenguaje no verbal que el debate propiamente dicho. Quien no los ha visto, ha leído su periódico de preferencia al día siguiente donde le han informado de que su candidato favorito ha sido el mejor. O, al menos, no el peor.

En resumen, ruido, furia y pocas nueces.

2.- Sueles defender la tradición de la jornada electoral, el rito de votar, frente a la posibilidad de que el voto sea electrónico, con razones que entendemos perfectamente y que tienen sentido democrático. Pero ¿no consideras que sería mucho más cómodo para los no residentes que en su caso estuviera permitida la modalidad de voto telemático?

Desde luego. El voto telemático puede ofrecerse como solución extraordinaria para colectivos que no puedan ejercer el voto presencial. Mientras lo utilice un porcentaje pequeño del electorado, los riesgos serían asumibles.

Yo nunca lo ofertaría como vía general, ni siquiera optativa. El voto pertenece al espacio público, no a lo que ocurre en la privacidad del hogar. Como dice la canción “no one knows what goes on behind closed doors“. Es vital mezclarse ese día con nuestros convecinos, percibir físicamente la relevancia de nuestra decisión, la liturgia de la democracia.

3.- ¿En un gobierno abierto, donde se multiplican los mecanismos de participación, los comicios cuatrienales tienen menos importancia?

Buena pregunta. Mi respuesta es: no.

La importancia de los comicios es sobre todo negativa, ligada a accountability: cada cuatro años tenemos la posibilidad de echar a los gobernantes si no nos ha gustado su gestión. Yo diría que es justo al contrario: el gobierno abierto precisa de comicios periódicos para ser efectivo.

La introducción de transparencia y mecanismos de rendición de cuentas lleva a una auditoría social continua que podría alterar la dinámica de bloques con que votamos ahora mismo. Esto es, podría llevar a que votemos a un partido diferente del que acostumbramos en caso de que los resultados hayan sido lo bastante positivos.

Por otra parte, la participación ciudadana conlleva un tipo de corresponsabilidad que no elimina nada de la responsabilidad que detentan los gobernantes. Si las cosas salen mal, hay una cabeza que cortar, incluso si ese cargo público ha decidido delegar la decisión. Lo que sí puede provocar un alto grado de colaboración es cierta tolerancia al error, lo que debería ser aprovechado en términos de innovación pública.

4.- Últimamente la palabra referéndum parece que está un poco manoseada… ¿Cuándo crees que se debe utilizar un referéndum?

El referendo debe entenderse como una de las varias herramientas para la toma de decisiones de manera participativa. Sacralizarlos supone un grave error.

En mi opinión, lo más importante de un proceso participativo es el aprendizaje social que se produce a través de la deliberación y que idealmente debe construir soluciones que alcancen un alto nivel de aceptación. Si se consigue esto, el referendo esta de más.

Considero que un refrendo puede ser útil cuando no hay más remedio que tomar una decisión binaria en un asunto que está muy polarizado y que, por la naturaleza del problema, aceptamos que genere perdedores. También puede utilizarse en el caso contrario: decisiones poco conflictivas y relativamente poco complejas que a la gente le guste tomar de esta manera.

5.- También sabemos que defiendes la rendición de cuentas como modelo de gestión del dinero y los asuntos públicos. Hablamos de un sistema evolucionado, propio de las sociedades modernas, en el que la lucha contra la corrupción se basa más en esta rendición de cuentas, en la apertura de los datos y en la corresponsabilidad, que en férreos controles previos, o incluso que en la propia publicidad activa… Pero ¿por qué en España seguimos con el modelo del control y la desconfianza? ¿Nos falta madurez como sociedad y por eso necesitamos un “hermano mayor” o quizá lo que ocurre es que no la dejamos madurar?

Por motivos históricos -confío que no raciales- nuestra administración se vuelca al control previo y a lo que algunos llamamos hipergestión, que es una forma fina de decir burocratización extrema. Busca la completitud en sus sistemas de control. De manera fanática, afirma que en la persecución de las irregularidades no hay cantidad suficientemente pequeña, ni esfuerzo excesivo. Yo he visto gastar cientos de euros para recuperar un céntimo de un mal redondeo en una factura.

Algunos creemos -y parece que la evidencia nos acompaña- que son más efectivos los sistemas que definen con claridad sus reglas y aplican transparencia total. El control será, de manera general, ex post. Sin embargo, parece conveniente aplicar sistemas de control previo más estrictos en aquellas materias donde el riesgo sea más alto. Esto es, apliquemos el Pareto y seamos exhaustivos con ese 20% de procesos que origina el 80% del mal gasto público.

Te diré que soy pesimista. Los apóstoles del control, ante la ineficacia del control previo, solo saben recetar más control. Por el camino, hundimos a las administraciones y su entorno en un pozo de ineficacia.

6.- Hablando de controles, ¿por qué crees que los institutos públicos que organizan formación siguen pidiendo papeles como el llamado “certificado de pernocta” para justificar que un ponente ha pasado la noche en un hotel y no en casa de un amigo o en la calle?

Me remito a la respuesta anterior y añado que comunica un estado de desconfianza absoluta hacia las personas que trabajan en nuestras administraciones. Es preferible que se escapen cincuenta euros del controlador de vez en cuando que instaurar la cultura de la desconfianza. Por no hablar de que el control también cuesta dinero.

Es de vitalísima importancia generar un estilo de relaciones basado en la confianza. La confianza es una medalla con dos caras: quien acepta la confianza, asume responsabilidad. Y esto es lo menos que puede pedir una persona adulta en el medio laboral.

No se puede pretender que el funcionariado se esfuerce, que mejore, que innove y que aprenda si previamente no está claro que la institución confía. No hay matices en esto.

7.- Pero en general, ¿por qué crees que la Administración sigue causando molestias innecesarias al ciudadano, alegando muchas veces el cumplimiento de normas internas que llevan años sin revisar, cuando precisamente tiene el mandato claro de la Ley de no hacerlo?

Hombre, la Administración cada día lo hace un poco mejor. Sin embargResultado de imagen de silencio administrativo sara mesao, en general carece de la sensibilidad para entender cómo presentar bien sus servicios. La especialización de servicios de atención ciudadana y los laboratorios de usabilidad deberían ser de obligado cumplimento en el diseño y prestación de servicios públicos.

Hay colectivos que lo tienen peor que otros. Si eres más bien de los que pagan, la Administración es amable. Si eres de los que reciben, lo tienes peor. Si careces de todo, lo tienes casi imposible. Recomiendo la lectura del librito “Silencio Administrativo”, de Sara Mesa, para tomar conciencia de la parte más kafkiana de nuestras administraciones.

8.- Hablemos de Recursos Humanos: ¿evaluación del desempeño sí o evaluación del desempeño no? ¿Por qué?

Sí y no. Hay que preguntarse por los objetivos de esa evaluación del desempeño. Odioso nombre,  por otra parte.

En la mayor parte de los casos, se presenta como una pieza más del hipercontrol burocrático que pretende establecer rankings de funcionarios para premiarles y castigarles adecuadamente. Esto es, además de una aberración, contraproducente. Genera una menor productividad global y una cultura interna francamente asquerosa.

La evaluación del desempeño puede ser útil cuando se orienta al aprendizaje, en un contexto de confianza y libertad . Mejor cuando se dirige al equipo que a la persona, con la finalidad de ayudar a ese equipo a alcanzar mejor sus metas. Aceptable la evaluación individual solo si va ligada al aprendizaje. De lo contrario genera monstruos.

En mi opinión, es muy mala idea utilizarla para una retribución económica diferencial. En su lugar, propongo apelar a la motivación intrínseca que tiene el empleo público: personas al servicio de nuestros conciudadanos para mejorar su bienestar. Esa meta es mil veces más motivadora que los euros de variable, y genera cohesión interna en lugar de tribus separadas en pelotas y malotes.

9.- ¿La automatización y la inteligencia artificial deben amortizar algunos puestos de trabajo también en la Administración o no debemos permitir que eso ocurra?

Bueno, este es otro tema del que debería decir que no me he formado opinión al respecto.

Siempre es buena cosa que las máquinas hagan trabajo repetitivo. Ahora parece que también van a hacer trabajo inteligente. Ahí están mis miedos. No sabemos lo que nos depara la inteligencia artificial y cuánto control perderemos.

Ahora bien, pensemos que estamos hablando de las mismas administraciones que, tras dos décadas, aún no han conseguido implantar una administración electrónica básica medianamente exitosa. No creo que el ritmo de automatización en nuestras instituciones vaya a acelerar hasta ponerlas en cabeza de la innovación tecnológica. Ni deberían. Cuando baje el soufflé veremos cuánto cambio ha habido de verdad.

10.- Ya vamos acabando. No sé si esta entrevista te ha parecido innovadora pero mejor te pregunto otra cosa… ¿Te animas a dar una definición de “innovación pública”?

Te doy la que tengo de cabecera en mi cuenta de twitter:

La innovación es un valor, una cultura, un método y una práctica.

Como valor, es inconformismo y progreso.

Como cultura, libertad y creatividad.

Como método, es experimentación y orientación a valor público.

Como práctica, es de todos y para todos.

Me gusta mucho esta definición, es muy completa… Bien, ya hemos hecho las 10 preguntas, pero me vas a permitir una más, un bonus track, casi impuesta por la rabiosa actualidad: ¿Qué opinas del RDL 8/2019 sobre el control horario?

Victor, eres insaciable. Veamos qué digo sin ofender a algunos.

Existen empresarios que imponen jornadas excesivas a sus trabajadores sin pagar horas extra. Yo mismo he trabajado para uno de esos. La exigencia del fichaje no va a afectarlos en lo más mínimo. Para quien impone un horario injusto, no hay problema en imponer además que se fichen solo las horas del convenio. Nuevamente, el control previo no funciona. Si la empresa no es pequeña, son los sindicatos quienes deben exigir los derechos laborales.

Con el fichaje, en cambio, provocamos un daño colateral inmenso. Fichar pertenece a la cultura del presencialismo, que considera que lo importante es estar presente en el puesto de trabajo durante la jornada laboral. Algunos llevamos años luchando por cambiar esa cultura por otra basada en metas compartidas, responsabilidad de las personas y los equipos y libertad para actuar como, cuando y donde se crea conveniente.

Como decía aquel señor que contrató a unos albañiles para desescombrar un piso: “no os pagaré por horas, sino por cestaños llenos”. Pues eso.

Muchas gracias Alberto por visitar este blog de Nosoloaytos, ha sido un placer dialogar contigo… ¿Quieres decir algo más?

Solo agradecerte la enorme tarea que estás haciendo. El verdadero debate está en las redes, movido por quienes quitáis horas de sueño a las noches para compartir inquietudes y conocimiento. Muchas gracias, Víctor.

Más información sobre Alberto Ortiz de Zárate:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s