#2019

El tiempo vuela. Depende de ti ser el navegante. (Robert Orben).

Es un hecho. Ya se fue 2018, un año muy intenso en este blog del que hemos dado cuenta en “Nosoloaytos: resumen de 2018″, aunque puede que prefieran, o como mínimo se rían más con este otro resumen. En el Ayuntamiento de Alzira tenemos la costumbre navideña de dedicar unas palabras, el Alcalde y un servidor, a los compañeros, brindando por la Navidad y sobre todo por el nuevo año. Unos días antes habíamos rodado, de forma muy casera pero más que digna, nuestra felicitación de Navidad (idea de las chicas de La CLAU):

Todo eso ocurrió, quién lo diría, el año pasado. Hoy día 1 me gustaría compartir en abierto lo que dije el día del brindis, de modo que sirva asimismo para transmitir mis mejores deseos para este 2019, tanto a nivel administrativo como sobre todo personal.

Discurso de Navidad
Discurso de Navidad del Secretario. Foto: José Luis Palacios

“¿Sabéis quién es Ric Elías? Pues es un hombre normal, pero que tuvo una experiencia cercana a la muerte y ahora se dedica a compartirla a modo de charla motivacional. Él entiende, y así lo pensamos también, que su experiencia puede ayudar a otros o extrapolarse a otros aspectos de la vida. Elías cuenta, más o menos, lo siguiente:

Me encontraba en pleno vuelo regular, un vuelo más accidentado de lo normal. De repente me pareció dejar de escuchar el ruido de los motores. Yo iba en el asiento 1A. Tenía a la azafata justo delante y le pregunté si había algún problema…

– No se preocupe señor, únicamente estamos atravesando una zona de turbulencias -dijo-.

Acto seguido nos habló el comandante por el interfono. Era la voz más desapasionada que he escuchado jamás:

– Prepárense para el impacto.

“A ti ya no te pregunto más”, le dije a la azafata. Bien, en caso es que me preparé… Y asumiendo que llegaba el final entendí, de repente, tres cosas:

La primera es que me gustaba el vino. Pero no había bebido demasiado buen vino. De hecho era más bien un coleccionista de botellas, que guardaba siempre esperando la ocasión adecuada. Una ocasión que podría haber sido cualquier momento en realidad, porque el futuro es incierto.

La segunda cosa que pensé es que perdemos muchísimo tiempo y energía en discutir con los demás. Yo había discutido mucho con mi mujer, con mis amigos, con mis compañeros… Y todo para tener razón. Y ahora ves que eso no es importante. Y en ese momento piensas que ojalá hubiera discutido menos y hubiera sido mejor marido, mejor padre, mejor amigo, mejor persona…

La tercera cosa que pensé es que morir no da miedo… Pero produce una enorme tristeza, una inmensa pena que no tiene fin porque entiendes que todo se acaba. Y pensé de nuevo en mi familia, sobre todo en mi hijo, tan joven y con toda la vida por delante. Y pensé en todo lo que me voy a perder, porque yo ya no estaré.

De repente el piloto logró hacerse milagrosamente con el aparato y, de alguna manera, aterrizó. Fue un aterrizaje violento, totalmente heterodoxo, pero del que todos logramos salir con vida…

Es imposible describir la gigantesca alegría que sentí en ese momento, justo después de asumir que todo estaba perdido. Solo pensé en besar y abrazar a mi familia. En agradecer y aprovechar al máximo esta segunda oportunidad para ser mejor padre, marido, amigo, compañero, persona… Y por último pensé en beberme una copa de vino… Del bueno”.

Y esto es lo que cuenta Ric Elías. Lo encuentro muy inspirador. Mi lectura es que podemos aprovechar cualquier momento, por ejemplo el cambio de año, para entender que se nos da una nueva oportunidad de ser mejores. Seamos pues mejores padres, parejas, amigos, compañeros… Seamos mejores personas.

Feliz Navidad.

Feliz 2019.

Y añado ahora: las organizaciones públicas españolas pueden, sin duda, mejorar. No importa ya lo que hayamos hecho o dejado de hacer en el pasado. El avión aún no se ha estrellado, pero algo habrá que hacer para enderezarlo. Tomemos este 2019 como una nueva oportunidad de mejorar el servicio público, de aprobar las asignaturas pendientes, esas que se suspendieron por no ser aplicados, no porque el profesor (o el legislador) nos tuviera manía. Que 2019 no sea ese año de transición que muchos en el fondo desean. Que sea un año activo, decisivo, de cristalización de los tan esperados y necesarios cambios. Aún estamos a tiempo… ¡Aún estamos vivos! Esta es una botella de vino, gran reserva, que no podemos abrir en 2020. Y todos los saben, incluso los que fingen no estar de acuerdo.

Lo imposible es simplemente eso que tarda un poco más…

© Todos los derechos reservados. Nosoloaytos. Web oficial de Víctor Almonacid Lamelas 2019. Aviso legal.

Anexo. Feliz Navidad… ¡Y feliz 2019!

Felicidades

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s