10 frases de Stan Lee aplicables a la gestión pública

Stan Lee

Resulta difícil de explicar, para los que solo conocían a Stan Lee por sus cameos en las películas de Marvel o simplemente no lo conocían, quién era y hasta qué punto alegró la infancia (y la juventud, y la edad adulta) de varias generaciones, desde los hoy casi ancianos que sin embargo eran jóvenes en los 60 -cuando creó y guionizó cómics con personajes y grupos como Spider-Man, Hulk, Iron Man, Los 4 Fantásticos, Thor, Los Vengadores, Daredevil, Doctor Strange y X-Men-, hasta los pequeños de hoy en día que quizá no leen cómics (ni nada) pero sí juegan a videojuegos alucinantes cuyos protagonistas son Hulk o el Capitán América. Y por supuesto ven las películas, yo el primero, pero debe quedar claro que esta buena idea de llevar Marvel al cine tiene una larga historia detrás. Detrás o antes, mucho antes, porque los cómics van a cumplir 60 años y las películas, salvo algún flojo escarceo anterior, arrancan ya en pleno siglo XXI. Quizá a algunos les parecerá una trivialidad esto del cómic, algo poco importante o poco serio. Pero hay que tener mucho talento para divertir a tanta gente durante tantos años. Y mucha sabiduría. Acompañamos cada una de las 10 mejores frases del gran Stan “the man” Lee con un pequeño comentario justificativo de su extrapolación al mundo de la gestión pública… ¡Excelsior!

1.- Un gran poder conlleva una gran responsabilidad” . Su aplicación al mundo público (y económico, y político, y social) es literal. La Administración está jerarquizada y, como no puede ser de otra manera, los altos cargos llevan aparejada una gran responsabilidad. Una responsabilidad que no se puede rehusar, y que en distinto grado tenemos todos los que nos (pre)ocupamos del servicio público, porque está en las leyes y en la ética. Porque no es lícito utilizar el poder que se detenta para algo distinto del bien (en la Administración el “bien común” o el “interés general”).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

2.- “Solía sentirme avergonzado porque, mientras yo era escritor de comics, otras personas estaban construyendo puentes o ejerciendo carreras médicas. Pero entonces me di cuenta de que el entretenimiento es una de las cosas más importantes de la vida. Sin ella nos hundiríamos. Ahora siento que si eres capaz de entretener a la gente, es que estás haciendo algo bueno”. Cualquier puesto de trabajo es importante, porque desde la primera hasta la última persona que presta o colabora directa o indirectamente en la prestación de un servicio público, crea un valor social. Todos aportan, incluso más de lo que parece en algunos casos. Otra lectura de la frase es que las políticas públicas de esparcimiento, aunque puedan parecer menos “serias”, son imprescindibles (ocio, deporte, cultura, fiestas, actividades…).

3.- “Nunca pensé que Spiderman se convertiría en el icono mundial que es hoy en día. Solo esperaba que sus comics se vendiesen bien y me hicieran mantener mi puesto de trabajo”. Cuando arranca un proyecto debemos ser poco ambiciosos en cuanto a los objetivos a alcanzar y las necesidades a satisfacer. Si luego se convierte en algo más, o incluso en “mucho más”, se recibe como un gran regalo cuando supera las expectativas iniciales. Para alcanzar la excelencia se debe empezar por hacer las cosas bien, lo mejor posible, pero sentando las bases y abordando los ítems en el orden correcto (1,2,3…). Por eso siempre decimos que no hay transparencia ni mucho menos Smart City sin interoperabilidad, aunque esta última sea menos atractiva.

4.- “Los fans son maravillosos. Y te lo ponen difícil, porque los fans se pueden poner en contra de ti en un segundo si te equivocas o les desilusionas. Gracias a los fans, el producto que acabas creando es, probablemente, mejor de lo que habría sido si no hubieran estado ahí, porque a uno le aterroriza desilusionarles”. El ciudadano, quien paga los impuestos, es también muy exigente. Y exige, con toda la legitimidad, un alto nivel de calidad en la prestación de los servicios como usuario de los mismos que es. En cierto modo “la presión” o el nivel de exigencia es bueno, porque nos obliga a hacerlo bien, muy bien y cada vez mejor.

5.- “Lo más importante es estar ocupado. Si estás ocupado trabajando no tienes tiempo para preocuparte de los problemas serios de la vida”. Una función pública mal organizada genera desocupación y descompensación (y también otros males como la descoordinación, el solapamiento o el mal ambiente).  Si en su organización la RPT permite que haya unas personas desocupadas y otras desbordadas de trabajo tendrá usted problemas de eficacia, de eficiencia y de “paz social”. Otra lectura de la frase se puede hacer en el sentido de adoptar una simple actitud ante la vida, realmente el sentido en el que fue pronunciada. Obviamente el consejo sirve para empleados públicos y para cualquier persona.

6- “Cuando trabajas con personas talentosas, ellos te inspiran. Y uno espera inspirarlos a ellos también”. Totalmente. El talento se retroinspira, se retroalimenta y se retromotiva. Y se atrae como un imán. Ojalá pudiéramos atraer más talento en la pública, o al menos retenerlo. Y puestos a pedir, que estuviera más repartido.

7.- “Cada vez que crees tener un buen nombre, descubre que otro ya lo tiene. Elaborar historias no es tan difícil, pero la elaboración de un buen título es la parte más dura”. Muy aplicable. Elija un mal nombre para un proyecto brillante y ya ha perdido la mitad de su pegada. Piense que en la Administración debemos “vender” el producto. Debe ser bueno, pero también parecerlo. El servicio público se publicita, como los yogures, los coches o las bebidas de cola. Sí, es mucho más importante, pero en cierto sentido es como una marca que tenemos que vender.

8.- “Nunca pensé qué propuestas de negocio aceptar o rechazar; casi todo lo que me ofrecían me sonaba divertido”. ¿Tienen una oferta de trabajo (quizá en otra entidad del mismo sector público o en el sector privado)? ¿Qué es lo que les mueve? ¿Por qué trabajamos? ¿Para qué trabajamos? Trabaje, si es que puede elegir, en aquello que le resulte más estimulante.

9.- “No veo la necesidad de retirarme siempre y cuando me lo esté pasando bien”. En la misma línea. Evidentemente hay una edad legal para la jubilación, en algunos casos prorrogable, pero… ¿Verdad que “dejarlo” o “retirarse” puede tener otras connotaciones? Lo cierto es que antes de quemarnos haciendo algo que no nos aporta absolutamente nada deberíamos, primero, intentar encontrar la diversión en aquello que hacemos. Porque igual, aunque nos sorprenda, lo tiene. O bien cambiar, no necesariamente de organización, sino de puesto, de departamento, de funciones, de quehaceres. O bien cambiar nosotros. Pero no se queme, porque un empleado aburrido es un empleado acabado.

10.- “¡Excelsior!”. Simplemente genial. Stan Lee lo decía para rematar una entrevista u otra intervención pública principalmente para marcar una diferencia, ser original y dejar su sello. A veces no decía nada más y simplemente pronunciaba esta palabra. No obstante, y aunque esto no le resta ni un ápice de genialidad, en honor a la verdad el vocablo lo acuñó el gran Julio Verne en su novela “Cinco semanas en globo“. Y pone dicha palabra en boca de uno de los personajes principales, el Dr. Samuel Fergusson, quien “con un ademán amable (…) pidió un poco de silencio. A continuación se acercó al sillón dispuesto expresamente para él y desde allí, en pie, dirigiendo a los presentes una mirada enérgica, levantó hacia el cielo el índice de la mano derecha, abrió la boca y pronunció esta sola palabra: -¡Excelsior!” (Capítulo I de Cinco semanas en globo). Ya sé que esta vez no hemos explicado su extrapolación a la Administración Pública pero ¿es necesario? Suena maravillosamente. Podría ser el siguiente nivel a “excelente” o “excelencia”. Y si quieren una conexión mejor sugiero que acaben su próximo discurso con un “¡excelsior!”. Les aplaudirán mucho… O quedarán como unos auténticos frikis. ¡Arriesgen!

Fuente de las frases: lifeder.com.
© Todos los derechos reservados. Nosoloaytos. Web oficial de Víctor Almonacid Lamelas 2018. Aviso legal.
Anuncios

One response to “10 frases de Stan Lee aplicables a la gestión pública

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s