30 (ó más) tribus existentes en nuestras organizaciones públicas

Estaba reviviendo, muy divertido, este fragmento de la conferencia “Emprende 2012 -Valores personales para la empresa: pasión e ilusión”, impartida en Bilbao por el humorista, presentador y empresario Mago More (quizá lo recuerden del programa de José Mota):

More se dirige al público… ¿Sabéis que en una empresa existen cuatro tipos de indios: Los Incas, los Mayas, los Aztecas y los Arapahoes?

  • Incas: Los que llegan a las 8 de la mañana e hincan el codo hasta que se van.
  • Mayas: Llegan a partir de las 10:00 horas y dicen aquello de “¿ma’llamado alguien?”
  • Aztecas: Acuden a su puesto de trabajo a partir de las 12:00 horas y siempre dicen aquello de “tú, hazte cargo de esto; y tú, hazte cargo de esto otro”.
  • Arapahoes: No pisan la oficina en toda la semana, pero llegan a la oficina sobre las 15:00 horas del viernes. “Ahora pa’ joe, una reunión”.

Pero hay bastantes más, no se crean. Si en lugar de centrarnos exclusivamente en las tribus de indios ampliamos el abanico a las tribus de todo el mundo (especialmente africanas) y a los pueblos históricos, abarcamos prácticamente todo el ecosistema humano de las organizaciones públicas (y privadas). A saber:

  • Nómadas: Empleados que cambian de puesto de trabajo con cierta frecuencia, ya bien sea mediante permuta, comisión de servicios, concurso, movilidad u otro procedimiento. No deben confundirse con los “nomedas”, mucho más reivindicativos.
  • Sumerios: Perfiles profesionales propios del departamento económico, especialmente del servicio de contabilidad, expertos en sumar y a veces en restar.
  • Hititas: Especialistas en gobierno abierto, y de forma especial en aplicar los índices de transparencia (ITA).
  • Egipcios: Compañeros que chatean en horario de trabajo, abusando además de los emoticonos (que es la nueva escritura jeroglífica).
  • Hunos: Empleados chismosos y criticones, que siempre están cuchicheando sobre los otros…
  • Fenicios: Trabajadores del departamento de Rentas que creen ciegamente (tienen Fe) en todos los impuestos municipales, especialmente en el ICIO.
  • Polinesios: Fuerzas y cuerpos de seguridad (polis). Si os cogen aparcando en un vado lógicamente os multarán.
  • Hebreos: Empleados de conducta poco ética, bebedores, incluso en horario de trabajo. No suelen estar sobrios.
  • Macedonios: No salen a almorzar, llevan al trabajo un tupper con fruta o yogures.
  • Celtas: Empleados, no siempre vigueses, enganchados al tabaco (de esos que siempre están saliendo a fumar).
  • Persas: Trabajadores ágiles, felinos, gatunos… Pero poco concentrados, con la mente dispersa.
  • Vikingos: Empleados aficionados al Real Madrid, amigos de hablar de fútbol en horas de trabajo, especialmente el día post partido.
  • Íberos: Personal destinado en alguna entidad de la península, y que, en el caso de que además fueran nómadas y los destinasen a los archipíelagos, solo podrían trasladarse en una determinada compañía aérea.

    tartaginense
    Tartaginense
  • Tartaginenses: Similares a los macedonios, pero más partidarios de los pasteles.
  • Godos: Empleados con sobrepeso.
  • Visisgodos: Empleados que recuerdan haber visto a seis compañeros con sobrepeso.
  • Bárbaros: Bestias, brutos, impulsivos… No destacan por su paciencia ni por su sutileza a la hora de actuar. Suelen ocupar puestos de responsabilidad.
  • Griegos: Son verdaderos especialistas en dar por… En fastidiar.
  • Romanos: Juristas fans del Derecho romano (ni atisbo de la administración electrónica).
  • Mongoles: Sin comentarios.
  • Aborígenes: Romanceros, rolleros. Amantes de las largas explicaciones, con antecedentes y todo lujo de detalles. Te lo explican todo desde sus orígenes. Son muy pesados, los acabas aborreciendo.
  • Batusis: Directivos que, tras pensárselo un poco, finalmente aceptan a otros en su círculo de confianza (“Va, tú sí”).
  • Zulúes: Íbamos a hacer el chiste con la paranomasia “azules”, pero da igual.
  • Tuaregs: TAGs del desierto.
  • Mandingos: Jefes, altos mandos, directivos en todo caso. Mandan mucho, pero también te animan con un “¡vamos!” o un “go!”.
  • Pigmeos: Son muy pequeñitos, y no necesariamente de estatura. También son bastante meones.
  • Bereberes: En castellano castizo “bebederos”. Muy relacionados con los griegos a pesar de su aparente lejanía geográfica y cultural. Sujetos pasivos de aquellos.
  • Masais: Más hay, pero estaríamos todo el día, de modo que ya acabamos.

Bonus track:

  • Ofendiditos: No es técnicamente una tribu pero en el fondo sí lo es. Son los que se indignan ante un post escrito sin malicia, en tono claramente humorístico y con la única finalidad de hacer reír (con mejor o peor fortuna).

¿Se os ocurre alguno más?

© Todos los derechos reservados. Nosoloaytos. Web oficial de Víctor Almonacid Lamelas 2018. Aviso legal.

Anexo. Si no te ha gustado esta entrada NO leas:

 

Anuncios

One response to “30 (ó más) tribus existentes en nuestras organizaciones públicas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s