10 tecnologías que van a cambiar completamente la Administración (y la vida)

La tecnología, eso que da tanto miedo, ya existe. Citando algunas de las que podrían tener un mayor impacto en la Administración -en un futuro cercano, aunque las tecnologías son de presente-, podemos hablar de blockchainbig/small/open data, biometría, IoTAI, robots, bots, nanotecnología, etc… Algunas son transversales, incluso multifuncionales; otras más específicas. Pero todas ellas son instrumentales, dado que el fin último de la Administración es y siempre será el servicio público (y no generar burocracia)… Vamos a repasar las que, a nuestro juicio, podrían representar un mayor impacto, hasta el punto de cambiar no solo la propia Administración sino también nuestra forma de entender la vida.

1) Blockchain. Será o quizá ya es, sin duda, el mayor de los aludidos impactos, y ello a pesar de las lógicas cautelas que aún genera. Nos remitimos a nuestra “Guía básica para la implantación de #blockchain en la Administración”, donde sin ánimo de exhausividad recogemos las siguientes aplicaciones de blockchain a la Administración, ya que supone:

  • Un reparto (si lo prefieren “una descentralización o desconcentración”) sin precedentes de la fe pública.
  • Una democratización de lo público que también trasciende los conceptos de Open Government y Smart City, o bien se identifica con sus fases más avanzadas (de hecho la tecnología blockchain garantizará la seguridad del big data).
  • Una redefinición integral de otros conceptos más clásicos como Archivo, Registro, Contrato o Identificación ciudadana.
  • En todo caso una nueva forma, revolucionaria pero mucho más segura, de recopilar, almacenar y gestionar la información, lo cual no es nada desdeñable teniendo en cuenta que circula más información que nunca (big data), parte de la misma los poderes públicos deberíamos aperturar (open data), si es que no “se aperturan solos”.
  • Una herramienta casi definitiva contra la corrupción. Como señala Alan Leibovich en la revista Compromiso Empresarial (ver): “Los ‘smart contracts’ son aplicaciones que se ejecutan exactamente como han sido programadas, sin ninguna posibilidad de censura, fraude, o interferencia de terceros”; mientras que “menos del 1 % de todas las transacciones en Bitcoin fueron utilizadas con el fin de lavar de dinero”.
  • Una descentalización y compartición de los documentos y archivos total y absoluta,  una interoperabilidad total, sin precedentes, que lejos de “acabar con la administración” (conste que esto aún no lo ha dicho nadie; los pesimistas todavía no han abierto la boca en este tema porque aún se están peleando contra la administración electrónica) creo que la pone en valor por descargarle las espaldas de lo superfluo y permitir que se centre en lo importante: mejorar la calidad del servicio público y el bienestar de las personas.
  • Un sistema de voto electrónico seguro, algo que por cierto dijimos hace tiempo (ver aquí).

  • En todo caso, como ya hemos indicado, un salto hacia la siguiente fase en la gobernanza y el open goverment.
  • Un cambio de paradigma en la contratación pública. Y no ya solo por la utilización de los llamados contratos inteligentes, sino por su uso integral, especialmente en la fase de licitación. Según la fuente Criptonoticias (ver), el pasado febrero, Miguel Ángel Bernal, director general de Contratación, Patrimonio y Organización del Gobierno de Aragón, presentó una prueba de concepto basada en un proyecto que implica el uso de tecnología blockchain para el registro de ofertas de licitación pública para procedimientos abiertos simplificados. El programa anunciado por Bernal pretende usar la tecnología blockchain a cada paso del proceso de licitación de un contrato público, que inicia a con la presentación de la huella electrónica (hash) de la oferta traída por los licitadores, la cual quedaría almacenada de forma descentralizada y transparente en varios nodos de la red. Luego, los licitadores han de presentar sus ofertas en formato electrónico ante las autoridades, quienes comprobarán su identidad con la registrada en la blockchain mediante el hash del proyecto y así pasar a su valoración.

    Para ilustrarlo adjuntamos el vídeo “#Blockchain como tecnología de apoyo en los procesos administrativos “, con @miguelanbernal:

2) Inteligencia artificial (AI, y machine learning). La inteligencia artificial es la fase natural siguiente a la informática. No se trata, como era nuestro objetivo hasta ahora, de realizar los procedimientos automáticos, y en un escenario ideal automatizados, sino de que ellos mismos se realicen de forma autónoma. Este avance nos liberará a las personas de tener que programar y que resolver los problemas que transcienden de la programación, cada vez. Según Takeyas (2007) la IA es una rama de las ciencias computacionales encargada de estudiar modelos de cómputo capaces de realizar actividades propias de los seres humanos en base a dos de sus características primordiales: el razonamiento y la conducta.4Es decir: la máquina razona sola, pudiendo ser capaz de resolver problemas complejos hasta donde sus posibilidades y aprendizaje le permitan en cada momento. De este modo la máquina imita las funciones «cognitivas» que los humanos asocian con otras mentes humanas, como por ejemplo: «aprender» y «resolver problemas».2

En definitiva, la AI redefinirá totalmente los procesos, las estructuras organizativas y los puestos de trabajo en las organizaciones públicas. Y si nos permiten el juego de palabras, la manera más inteligente de afrontar la inteligencia artificial es conviviendo con ella, porque la inteligencia humana es y debe ser, otra cosa. Más información:

3) Realidad virtual, aumentada y mixta. ¿Cuál es la diferencia entre las tres? Como señala la fuente editeca, la más clara que hemos encontrado, “La realidad virtual (VR) es una tecnología que nos permite sustituir nuestro entorno, todo aquello que nos rodea, por otro generado de forma digital. La VR actúa a través de un casco o gafas de realidad virtual bloqueando nuestra visión y, en ocasiones, nuestro oído”. Por su parte la realidad aumentada (AR) se basa en “superponer capas de información al mundo físico en el que nos encontramos. La principal diferencia que existe respecto a la VR es que, en esta ocasión, no obstruimos nuestro sentido de la vista, sino que añadimos información. Recordemos el éxito que tuvo Pokémon Go”. Por último “La realidad mixta (MR) representa un concepto un poco más complejo, pero con el que nos iremos familiarizando poco a poco a lo largo de los próximos años. En la MR lo que hacemos ya no es superponer información sobre el mundo real, sino fusionar el mundo físico con el mundo digital”. Más complicada de entender sería esta MR si intentamos conciliar en nuestra mente de 2018 la combinación de universos que sugiere Wikipedia: “una mezcla entre la realidad, realidad aumentada, virtualidad aumentada y realidad virtual.” No importa. Mientras vamos procesando y acabando de comprender estas tecnologías, de momento sí estamos en disposición de afirmar que las tres “realidades” descritas pueden impactar, y no poco, en el servicio público, mejorando la experiencia de usuario, si bien consideramos la citada en último lugar, la MR, como la más interesante. Más información y aplicaciones reales en el momento presente (aviación, salud, trabajo remoto): Realidad mixta – fuente Wikipedia.

4) Drones.  No deja de ser un robot aéreo, autónomo y no tripulado, pero normalmente teledirigido. Un “Vehículo aéreo no tripulado” (ver la entrada en Wikipedia). En cuanto a sus usos en el ámbito del servicio público, aportan una gran utilidad en los servicios de vigilancia y control de incendios, debiendo ser ponderados con un uso legal y razonable en parte limitado por el derecho a la protección de la intimidad. Hace unos años en el Ayuntamiento de Alzira nos planteamos mejorar el servicio de prevención de incendios a través de drones hexacópteros, pero en aquella época había poca regulación y mucha desconfianza. Finalmente la jugada salió bien porque acabamos colocando torres de videovigilancia fija y el proyecto fue un éxito.

5) Internet ultra-rápido 5G. Está claro que la tecnología, sin conectividad, no es nada. Hablando precisamente de drones, ya se habla de que Google planea utilizar drones alimentados por luz solar para aumentar la velocidad de internet. El servicio podría ser 40 veces más rápido que el 4G LTE. El 5G (que viene de 5 Gbps, es decir, Gigabits por segundo, una velocidad de transmisión de la información increíblemente alta) nos llevará a una velocidad potencial de descarga que supondrá una revolución en las telecomunicaciones, tan necesarias en la administración telemática, asegurando velocidades de descarga mínimas de 20 Gbps y 10 Gbps de subida, y una latencia de 4 ms. Para ello se deberán optimizar los dispositivos para hacerlo lo más eficiente posible desde el punto de vista del Internet de las cosas (IoT). En cuanto al plazo, está previsto que todo el mundo utilice esta conectividad en 2025. Para saber más: Telefonía móvil 5G – fuente Wikipedia.

6) Impresión 3D. Es una tecnología que permite la fabricación por adición de un objeto tridimensional que se crea mediante la superposición de capas sucesivas de material. Sus aplicaciones son tantas que simplemente nos remitimos a la fuente Wikipedia, donde se lista un buen número de usos reales actuales, de los que el más estimulante, sin duda, es su aplicación a la medicina. En el ámbito de las obras públicas (y de los suministros) permitiría acortar enormemente los plazos de ejecución del contrato.

7) Coche autónomo. Como dijimos en “La automatización laboral: adiós a todos los trabajos físicos”, dentro de dos telediarios los coches serán completamente autónomos (no sólo automáticos). Entonces, para manejar los numerosos coches que integran el parque móvil de la Administración no será necesario un ser humano que ejerza de conductor, salvo casos excepcionales en los que se requiera una conducción “especial” (ambulancias, coches de policía y de bomberos en situaciones de emergencia…). Los funcionarios (y en ocasiones los usuarios) serán “pasajeros” que se trasladarán a su destino por medio de vehículos completamente autónomos, pudiendo realizar otras gestiones durante el trayecto. ¿Ciencia Ficción? No. De hecho el Waymo de la imagen (automóvil sin conductor de Google), el Volvo S60 Drive Me, y el sistema “Autopilot” del coche eléctrico Tesla Model S no son prototipos del futuro, sino que hablamos de tecnología presente.

coche-autonomo-google-700

8) Identificación biométrica de los ciudadanos. Más allá de la firma biométrica, una realidad bastante implantada, el siguiente paso sería utilizar por fin los datos biométricos de las personas para su identificación, unos datos que, por ejemplo, están almacenados en las bases de datos de la policía (¿por qué no otras Administraciones?). Cobertura legal hay (eIDAS, normativa sobre accesibilidad), y la comodidad a la hora de realizar cualquier gestión ante una instancia pública sería brutal. Soy de los que tramitan ante la Administración por medios electrónicos y desde casa, pero deseando estoy presentarme en unas oficinas administrativas con las manos en los bolsillos y si portar documento alguno. ¡Qué maravilla!

Tabla comparativa de sistemas biométricos (fuente: Wikipedia). Lo que sigue a continuación es una tabla en la que recogen las diferentes características de los sistemas biométricos:

Ojo (Iris)
Ojo (Retina)
Huellas dactilares
Vascular dedo
Vascular mano
Geometría de la mano
Escritura y firma
Voz
Cara 2D
Cara 3D
Fiabilidad
Muy alta
Muy Alta
Muy Alta
Muy Alta
Muy Alta
Alta
Media
Alta
Media
Alta
Facilidad de uso
Media
Baja
Alta
Muy Alta
Muy Alta
Alta
Alta
Alta
Alta
Alta
Prevención de ataques
Muy alta
Muy Alta
Alta
Muy Alta
Muy Alta
Alta
Media
Media
Media
Alta
Aceptación
Media
Baja
Alta
Alta
Alta
Alta
Muy Alta
Alta
Muy alta
Muy alta
Estabilidad
Alta
Alta
Alta
Alta
Alta
Media
Baja
Media
Media
Alta

9) Pantallas enrollables. De momento disponibles para el mercado audiovisual (televisores de última generación), pero con infinitas posibilidades en el ámbito profesional. Es cuestión de tiempo que se comercialicen los dispositivos pequeños (móvil, tablet) con pantallas enrollables. La tecnología flexible, qué duda cabe, tendrá numerosas aplicaciones en la Administración, tanto en la renovación de los equipos tecnológicos que se encuentran en el entorno laboral, como en atención ciudadana, formación y otros servicios.

10) Otros. La lista podría ser mucho más larga. La nanotecnología, que en realidad es robótica avanzada y miniaturizada, va a marcar un antes y un después en la medicina, con lo cual mejorará de forma abismal el servicio público de Sanidad. Por su parte, la computación cuántica, mediante la cual se podrían solucionar problemas extraordinariamente complejos que ahora quedan fuera del alcance de las computadoras clásicas, ya que se basa en  el uso de cúbits en lugar de bits, dando lugar a “puertas lógicas” que hacen posibles nuevos algoritmos cuánticos capaces de reducir los márgenes de error a niveles mínimos. Y más: cristales inteligentes, prótesis cibernéticas y exoesqueletos, IoT (Internet de las cosas), edificios inteligentes/domótica, aplicación práctica de la aceleración de partículas (ver Sincrotrón), y todo tipo de tecnología smart sostenible, porque no hay nada más importante que preservar el medio ambiente. De hecho mucha de esta tecnología será utilizada en los servicios smart.

Todos estos avances, más lo que nos hemos dejado por omisión, más lo que nos hemos dejado porque aún no existen, cambiarán la Administración y la vida misma. ¿En qué plazo? Mucho antes de que por fin resolvamos esa tediosa duda existencial que aún tienen algunos de si la Administración debe ser electrónica y no en papel. Y cuando por fin decidamos qué debe ser, creeremos saber lo que no debe ser, pero igual nos encontramos con que debe no ser.

© Todos los derechos reservados. Nosoloaytos. Web oficial de Víctor Almonacid Lamelas 2018. Aviso legal.
sincrotron
Visitando el Sincrotrón CELLS-ALBA
Anuncios

2 respuestas a “10 tecnologías que van a cambiar completamente la Administración (y la vida)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s