Estoy organizando un Congreso… ¿cómo elijo a los ponentes?

Donde dice Congreso entiéndase cualquier evento de formación, difusión o encuentro como cursos, jornadas, talleres, etc… sobre temáticas de innovación pública y otras similares que suelen inspirar este blog, y que no yo, sino cualquiera de ustedes tuviera que organizar.

Sin duda, uno de los motivos del fracaso de la “antigua formación” es, además de su falta de tino o de interés en la elección de las temáticas a abordar, su erróneo planteamiento formal, muchas veces carente de sentido didáctico y de empatía con el asistente. Estos formatos inadecuados han podido desvirtuar más de una vez una buena exposición docente. Indiscutible es sin duda la necesidad de formarse –en este mismo blog hemos hablado en numerosas ocasiones de la necesidad de desarrollar las nuevas aptitudes requeridas a los empleados públicos-, y así lo reconoce la normativa vigente (ya desde la antigua D.A.2ª de la Ley 11/2007), pero al igual que se necesitan nuevos conocimientos y capacidades igualmente se precisan nuevos enfoques metodológicos, mucho más efectivos. Dejamos esta idea simplemente apuntada, al tiempo que nos remitimos a este respecto a lo que dicen (y sobre todo hacen) las voces más autorizadas, como la de mi amigo José Antonio Latorre y otros reputados de la formación.

Por nuestra parte nos centraremos en un aspecto que parece tangencial, pero que en absoluto es baladí, como es el de la elección de ponentes, cuestión en la que pensamos que sí podemos aportar, ya que, como organizadores o coorganizadores ocasionales, y sobre todo como asistentes, tenemos cierta experiencia y opinión sobre lo que queremos y pensamos que quiere la mayoría de la gente.

Y quiero ponentes manchados de barro, de los que han tenido que arrastrarse en las trincheras. Los que han hecho, a lo largo de su carrera, algo más que hablar. Los que predican con el ejemplo. Consideramos absolutamente amortizados los cursos de clases teóricas. Huya de ese perfil de ponentes que nunca han hecho nada más que predicar. Por un lado, es evidente que la administración, el ejercicio de nuestro trabajo en definitiva, es una cuestión totalmente práctica. Por otro resulta pretencioso asignar a cualquier persona, sea quien sea, la etiqueta de experto en una serie de temáticas que en el mejor de los casos se apoyan sobre leyes nuevas, y que en otros casos son completamente novedosas. Así que nada de charlas magistrales. Parece que ya a todo el mundo le interesa, por fin, lo que tiene que hacer para garantizar un buen y legal funcionamiento electrónico de la entidad pública en la que trabaja, pero si quien nos ilumine tiene que ser un docente que lea en voz alta los artículos de las Leyes 39 y 40, normalmente criticándolos porque el legislador no tiene ni idea (y él sí), me puedo quedar exactamente igual, o peor, cuando acabe su charla nada magistral. Yo quiero al pringaó que se le cayó el sistema en la primera licitación electrónica que hizo, o a quien notificó en sede electrónica una resolución sin el pie de recursos, o a quien no pudo firmar electrónicamente porque no funcionaba @firma y tuvo que sacar el documento en papel porque se acababa el plazo. De ese se aprende muchísimo más. Es por esto que yo no quiero a… Yo quiero a Nacho Martínez Vila, Lorenzo Pérez Sarrión, Antonio Díaz Méndez, Xavier Sancliment, Pilar Batet, Antonio Villaescusa o César Herrero, porque hablan de lo que han hecho, han lidiado con muchos problemas (saliendo casi siempre airosos).

0ac8b896-4bc3-4800-9c50-24fe01984eda
Esto es un Congreso sobre un tema bien serio (contratación pública) ¿Verdad que parece que hasta lo estemos pasando bien? Con todos ellos repetiría. La foto se corresponde con el CNCE 2018

Yo quiero a alguien con mucha experiencia práctica. Como hemos dicho hay pocas personas realmente expertas en determinadas cuestiones incipientes (¿experto en blockchain?). Experto viene de experiencia, no de saberse un tema de memoria, por lo que tiene más sentido debatir y compartir que tratar de impresionar con un monólogo más o menos elocuente. E incluso teniendo experiencia, tiene sentido poner encima de la mesa una serie de cuestiones prácticas, introducirlas, aportar una exposición en una pequeña parte teórica y en buena medida casuística (“esta fue nuestra modesta experiencia…” o “estamos en ello y nos están surgiendo estos problemas…”). Cuando se hable de proyectos, por favor, que ningún ponente se ponga la medalla de haberlo implantado “a la primera” o “sin problemas”, porque estará mintiendo y engañando con una visión excesivamente optimista o modélica a quienes tratan de seguir exactamente los mismos pasos, algo que por cierto nunca funciona. Cuidado con los ponentes que explican “casos de éxito”, porque en este tipo de explicaciones hay que decir lo que se salió mal tanto como lo que salió bien. Cero vanidad. Ninguna organización pública es exactamente igual pero sí es cierto que solemos cometer los mismos errores y  tropezar con las mismas dificultades. Sin embargo este tipo de charlas prácticas o mesas redondas son hoy en día imprescindibles. Pongamos nuestras experiencias sobre la mesa para evitar que los compañeros tengan que “inventar la rueda” cada vez. El benchmarking no es exactamente una herramienta asociada a la formación, pero nadie niega en este momento su gran utilidad en el sector público. Es por esto que yo no quiero a… Yo quiero a Julio García Sánchez (35 años de administración electrónica a sus espaldas), Borja Adsuara (implantaba proyectos smart en los 90), Hilario Llavador (me dio clase de “eso tan moderno” que son las habilidades directivas cuando yo era veinteañero, y ha llovido), Manolo Serrano, Máximo Fraile, Bernabé Palacín o el propio Latorre, porque tienen muchísima experiencia.

Yo quiero, parece una obviedad, una persona que sepa. Y si puede ser, y está disponible, una persona brillante. Otra cosa que queda realmente mal es el amiguismo injustificado. Entiéndase: yo puedo ser amigo del citado Borja Adsuara y sería realmente difícil que alguien dudara que tiene encaje en una jornada sobre protección de datos, materia en la que es un reputadísimo experto, un top 5 (top five) que digo yo. Lo que no se justifica en modo alguno es “meter con calzador”, suponemos que para mejorar su reputación o simplemente para que cobre emolumentos, al marido, al cuñado o a la persona con quien el organizador toma gin tonics, que puede ser muy divertida a las 2 de la mañana, pero que le va a quitar categoría al evento si no es capaz de defender un tema, o peor, que va a defender “su tema”, el cual no obstante no tiene absolutamente nada que ver con la temática principal de la jornada. Y encima al acabar reparte tarjetas. El cuñadismo siempre es malo, pero en los eventos resulta especialmente inapropiado y de lo más antiestético. Lleva, si puedes, a los indiscutiblemente mejores. Es por esto que yo no quiero a… Yo quiero a Conchi Campos, Javier Vázquez Matilla, Xavier Marcet, J. R. Chaves o Javier Cuenca, porque son brillantes.

Yo quiero una persona que esté, y de forma activa, en las RRSS. Que mueva el evento, que lo difunda entre sus seguidores, que se implique. Qué antipáticos son, no me lo negarán, esos ponentes que se informan de lo mínimo (normalmente solo lo relacionado con su logística y su retribución), y luego van y se presentan allí el día de autos, preguntan de nuevo por lo suyo, dicen lo que les da la gana (una charla que por supuesto va a estar desconectada del resto del curso), terminan, y excusan su inmediata ausencia diciendo que les esperan en otro sitio, normalmente importantísimo, porque ellos son mejores y están más ocupados que la chusma que les ha escuchado (esto no lo dicen pero lo dan a entender). Es por esto que yo no quiero a… Yo quiero a Amalia López Acera, Borja Colón, Gerardo Bustos, Fran Rojas, Guillermo Yáñez, Sergio Jiménez, Rafa Camacho o Encarna Hernández, porque se implican al máximo.

Yo quiero a alguien actualizado, “que esté a la última”. No me gustan, por ejemplo, los juristas que todavía hablan de Derecho Administrativo, porque es algo que a cualquiera le suena anticuado, y porque es más que evidente que hoy en día se ha visto superado por el Derecho Público, que es el que establece las normas de todo el sector público, no solo de las administraciones. Desconfío de quienes no saben absolutamente nada, ni quieren saber, de blockchain, inteligencia artificial, internet de las cosas, robots o drones, independientemente de que la tecnología no sea su campo. De hecho desconfío de las personas que siguen defendiendo que son especialistas en un único tema y que no tienen por qué saber ni el aeiou del resto de las ramas del conocimiento. Me gustan los ponentes modernos, multidisciplinares, que tienen perspectiva. Me gustan los que conocen el mundo en el que vivimos, no los “envasados al vacío”. Es por esto que yo no quiero a… Yo quiero a Fernando Gallego, Pep Budi, Manuel David Serrat, Federico Rey o Montse Carpio, porque siempre están en vanguardia.

Yo quiero una persona que sea divertida, simpática, graciosa, e incluso ingeniosa, porque no quiero aburrirme en el Congreso. Tampoco creo que el resto de asistentes tengan interés alguno en aburrirse. El humor es absolutamente compatible con el rigor. Algunos temas ya son, de por sí, pesados. Hagamos entretenida al menos la forma si es que no es posible hacerlo con el fondo. Es por esto que yo no quiero a… Yo quiero a Alberto Ortiz de Zárate, Magda Lorente, Emilio Fernández Agüero, Marta Alba, Antonio Rodríguez Castaño o Carles Ramió, porque son francamente divertidos (además de rigurosos, desde luego).

Y por último: yo quiero una buena persona. En esto de los eventos, y en todo en la vida la verdad. Ojo, buen ponente y buena persona, no solo lo segundo, pero me van a permitir que diga claramente que llega un momento en la vida en el que no estás para exigencias tontas, o insufribles vanidades, o problemas innecesarios en general. ¿Están organizando un Congreso? ¿Tienen que rodearse de decenas o incluso cientos de personas durante dos días? Pues rodéense de buena gente. El evento será un éxito y además lo pasarán bien. Es por esto que yo no quiero a… Yo quiero a Fermín Cerezo, Vanesa Vilaseca, Mila Ortiz, Eduardo Balaguer, Ascen Moro, Marian Tur, Ana Báez, Roberto Magro o Sara Hernández Ibabe, porque son buenísimas personas.

© Todos los derechos reservados. Nosoloaytos. Web oficial de Víctor Almonacid Lamelas 2018. Aviso legal.
Anuncios

6 respuestas a “Estoy organizando un Congreso… ¿cómo elijo a los ponentes?

  1. Caracoles, Víctor. ¡ Que repaso a los toreros actuales del mundo del derecho público! Es verdad que hay que cuidar el cartel y que hay espontáneos, toreros de la vieja escuela y la nueva, pero entre tanta verdad que dices, pones discretamente el acento en algo fundamental, en mi experiencia: “pasarlo bien”, que lo pasen bien los asistentes y que lo pasen bien los ponentes, porque cuando el público está entregado la faena sale bien, y cuando el torero se luce y arriesga, el público se entrega. Todos lo disfrutamos y todos lo agradecemos, e incluso todos aprendemos algo, los que hablan y los que escuchan.
    ¡ Un fuerte abrazo, maestro!

    • Muchas gracias José Ramón.
      Como dijo Magic Johnson, “cuando juego busco tres cosas: ganar, divertirme y hacer felices a los demás. Y si consigo las tres habré conseguido todo lo que me proponía”.
      Otro abrazo fuerte de vuelta.

  2. Estupenda radiografía de la formación más efectiva. Hace tiempo que me han dejado de interesar las lecciones magistrales retóricas y formales como objeto a transmitir, desprovistas del lado de la utilidad. No así el conocimiento experto que se transmite como historia (introducción-nudo-desenlace) y tiene como sustento el conocimiento teórico. Algo así como ocurre con nuestros grandes pintores cubistas o abstractos que conocen la técnica, aunque aparentemente no forme parte de lo que expresan. Enhorabuena Víctor y gracias por cita, inmerecida entre tanto grande.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s