#50retosnovagob

Por la presente damos difusión al Proyecto #50retosnovagob (consultar en la fuente original). Nos hemos permitido añadir un comentario a cada uno de los retos a fin de ampliar su alcance. No podemos dejar de aplaudir esta iniciativa de Novagob, por supuesto secundada y participada por las 67 personas que han hecho propuestas, sin quienes este tipo de documentos colaborativos no sería posible. Gracias.

Una vez más, miramos al presente y futuro de la Administración de la mano de una comunidad NovaGob que ha participado activamente en este desafío que propusimos para estrenar el año: definir los 50 retos de las Administraciones Públicas para 2018.

Un total de 67 profesionales del sector público, desde varios puntos de España y Latinoamérica y pertenecientes a distintos niveles de Administración, han colaborado en esta iniciativa a través de este post en la Red Social NovaGob y en Twitter mediante el hashtag #50retosnovagob.

El resultado son 50 retos agrupados en cuatro grandes ejes temáticos: Administración Digital, Buena Administración, Administración Innovadora y Administración del Talento. Hemos recopilado, unificado ideas y en la medida de lo posible recoger el espíritu de todas las aportaciones.

Decíamos desde el principio que no se trata solo de ofrecer una foto fija, sino de poner sobre la mesa desafíos que van a ser clave dentro de nuestra comunidad, en el próximo Congreso NovaGob o que van a marcar temáticas para futuras publicaciones y estudios. ¡Gracias por vuestra participación novagobers!

50 RETOS DE LAS ADMINISTRACIONES PÚBLICAS PARA 2018

#50retosnovagob 

ADMINISTRACIÓN DIGITAL

1. Lograr la transformación digital definitiva de las Administraciones públicas, con expediente y archivo 100% electrónico y cero papel. El objetivo es, en efecto, cero papel. Salvo contadísimas excepciones. Solo las personas físicas tienen derecho a obtener copias físicas de los documentos que presenten o soliciten, o bien a ser notificados en papel.

2. Colocar a la ciudadanía en el centro y como prioridad de la Administración electrónica, con servicios digitales adaptados a sus necesidades. Sin duda. El servicio público, digital o no, se debe dimensionar a imagen y semejanza de las personas. El que debe hacer el esfuerzo de adaptación es la Administración, y no la ciudadanía.

3. Avanzar en simplificación administrativa. Si implantamos la administración electrónica sin simplificar, simplemente habremos digitalizado la burocracia. 

4. Estandarizar los datos abiertos para facilitar su reutilización y que su valor pueda ser real. Sin reutilización no hay transparencia. Este año se va a aprobar, por cierto, el Reglamento de la Ley de Reutilización de la Información del Sector Público.

5. Facilitar el teletrabajo dentro de las Administraciones públicas. Pero la previa es la evaluación del desempeño. Cuando estén claras las funciones a desempeñar y los objetivos a alcanzar, el horario y la modalidad de trabajo serán secundarios, y por lo tanto se podrá teletrabajar sin problemas, mejorando en conciliación y en calidad de vida.

6. Implementar el uso de software libre. Fundamental. Software propietario y Administración no encajan en absoluto.

7. Desarrollar la contratación electrónicaDesde luego. Y aprovechamos para difundir la celebración del … “Harto de los papeles, aplaudo la entrada en vigor de la Ley de Contratos el 9 de marzo… Pero antes, los días 14 y 15 de febrero en el teatro Goya de Madrid, se celebrará el Congreso Nacional de Contratación Electrónica” 

8. Garantizar los aspectos relacionados con la ciberseguridad. Qué poco se tiene en cuenta la Estrategia Nacional de Ciberseguridad en lo público (y el ENS, y la protección de datos…).

9. Reconocer y apoyar la labor que desarrollan los hackers cívicos. Y es que hacen una gran labor, pero falta cultura del activismo social, además de que se confunden los hackers con los crackers.

10. Resolver la cuestión pendiente de la financiación local, especialmente para apoyar la implantación de la Administración electrónica en el ámbito municipal. En este sentido se avecina una importante reforma de la Ley de Haciendas locales.

11. Sumarse a la revolución tecnológica utilizando herramientas como el análisis de grandes datos, drones, robótica e inteligencia artificial para una reinvención continua de los servicios públicos que se adapte a necesidades cada vez más personalizadas. Sumarse y utilizarla en la gestión inteligente de los servicios públicos. Debemos subirnos de una vez por todas al carro Smart.

BUENA ADMINISTRACIÓN

12. Asegurar una transparencia efectiva, a través de un lenguaje claro e información proactiva comprensible para promover participación ciudadana informada y responsable.

13. Garantizar que cualquier proceso o canal de interacción se realice bajo criterios de accesibilidad y diseño universal.  Sobre las dos últimas decir que este año verá la luz una nueva normativa sobre accesibilidad, basada por supuesto en la Directiva (UE) 2016/2102 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 26 de diciembre de 2016, sobre la accesibilidad de los sitios web y aplicaciones para dispositivos móviles de los organismos del sector público.

14. Caminar hacia una auténtica gobernanza participativa, incorporando a la ciudadanía en la toma de decisiones y en todo el ciclo de las políticas públicas para obtener mejores resultados. Esta sería ya una fase bastante avanzada del Gobierno Abierto, culminando la participación y dejando la puerta abierta a la colaboración en lo público.

15. Aprovechar los nuevos canales sociales para una comunicación más efectiva con la ciudadanía, haciendo la Administración más atractiva y cercana. Y despolitizar la comunicación institucional (añadiría)

16. Mejorar la comunicación interna dentro de las organizaciones. Uno de los grandes talones de Aquiles de las organizaciones públicas. Sin comunicación interna no hay cambio.

17. Administraciones públicas capaces de cumplir los requisitos de las nuevas normativas que entran en vigor, en 2018 en España muy especialmente las nuevas Leyes de Protección de Datos y de Contratos del Sector Público. Pensamos que queda mejor con la siguiente redacción: “17. Administraciones públicas capaces de cumplir los requisitos de las nuevas normas que afectan a las AAPP, especialmente las nuevas Leyes de Protección de Datos y de Contratos del Sector Público, además de las que vienen de años anteriores (Procedimiento, Régimen Jurídico y Transparencia).

18. Apostar de forma decidida por la integridad en la contratación pública. Se supone que la nueva Ley de Contratos del Sector Público lucha decididamente contra la corrupción. Veremos cómo se aplica.

19. Promover la responsabilidad y rendición de cuentas de abajo a arriba y de arriba a abajo. Sin rendición de cuentas (y responsabilidad) no hay verdadera transparencia.

20. Fortalecer el desempeño ético y luchar contra la corrupción para reducir su alcance. Es la piedra angular de la moderna democracia. Los valores de los responsables públicos (políticos, altos cargos, empleados…) están la base misma de la legitimación de lo público hoy en día. Una gestión ejemplar ayudaría sin duda a mejorar esa mala imagen de la Administración.

21. Tener una Publicidad institucional más transparente. Honesta “y despolitizada”, añadimos una vez más.

22. Avanzar en los sistemas de evaluación de las políticas públicas. Como siempre dice el gran Borja Colón, sin medición no hay mejora.

23. Afrontar compromisos medioambientales de la Smart City como la descarbonización y la movilidad sostenible. El pilar medioambiental es en la actualidad incluso más importante que el tecnológico en los proyectos Smart.

ADMINISTRACIÓN INNOVADORA

24. Establecer un porcentaje fijo de inversión en los presupuestos anuales de las Administraciones para innovación. Y que sea en “innovación de verdad”, es decir: con retorno social, de servicio público, y económico para el sistema. No queremos que se invierta en “lucecitas de colores”.

25. Poner en marcha espacios de innovación y experimentación como los laboratorios de gobierno (GobLabs). Son un motor fundamental para la innovación en lo público.

26. Desarrollar estrategias de “benchmarking” (toma de las mejores prácticas para lograr mejores productos, servicios y procesos). No hay nada de malo en copiar lo que ya se ha demostrado que funciona. Eso sí, con una cierta adaptación a las propias circunstancias.

27. Fomentar la colaboración dentro de una misma Administración, entre Administraciones y entre intraemprendedores, para evitar duplicidades y ser más eficientes y efectivos, generando una visión compartida lo suficientemente potente para alinear esfuerzos y lo bastante laxa para permitir grados de libertad. Otra de gobierno abierto avanzado, y de colaboración de todos los actores de lo público. Este es el verdadero escenario Smart.

28. Apostar de forma decidida por la interoperatividad como herramienta indispensable para la creación de valor público para la ciudadanía.  Sin interoperabilidad no hay funcionamiento electrónico del sector público.

29. Impulsar la compra pública innovadora. En la Directiva de 2014 y por lo tanto en vigor, y, como todas las figuras interesantes pero poco comprendidas, totalmente infrautilizada.

30. Dinamizar el ecosistema de innovación pública para implementar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). El 25 de septiembre de 2015, 193 líderes mundiales se comprometieron con 17 Objetivos Mundiales para lograr 3 cosas extraordinarias en los próximos 15 años. “Erradicar la pobreza extrema. Combatir la desigualdad y la injusticia. Solucionar el cambio climático. Los objetivos mundiales podrían lograr estas cosas. En todos los países. Para todas las personas”

31. Promover liderazgo político, directivo, de personal y de equipos para generar soluciones más innovadoras. Impulsar el cambio y permitir la iniciativa. El liderazgo es el motor del cambio, pero hasta ahora ha dependido de la iniciativa personal, impagable e impagada, de algunos antihéroes y antiheroínas. Demasiado aleatorio.

32. Conseguir que el Sector Público tenga un mayor protagonismo en el ámbito innovador en relación con el desarrollado por el sector privado.

33. Afrontar una planificación estratégica a largo plazo frente al cortoplacismo. Mentalidad proactiva para adelantarse a los acontecimientos (incluidos cambios normativos) y transformarse a un ritmo paralelo al de la sociedad. Son necesarios grandes “pactos de Estado” en todos los niveles de gobierno. No puede ser que cada 4 años cambien los pilares de la Tierra.

34. Lograr un cambio generalizado de actitud de las personas que trabajan en la Administración pública: recuperar la ilusión y afrontar las vicisitudes con buen humor. El buen humor (el optimismo en general), que a algunos les parece una frivolidad, es esencial en cualquier ámbito de la vida, y por supuesto también en los centros de trabajo de la Administración.

35. Dar Mayor libertad al personal empleado público: menos intromisiones e interferencias políticas. Independencia, profesionalidad, calidad.

36. Puesta en valor del trabajo público, logrando que la ciudadanía vea la Administración como un activo de su sociedad del bienestar, que se sienta orgullosa de las instituciones y las personas que trabajan en ellas. En relación con el punto que abordaba la ética y los valores en lo público, en este caso “siendo y pareciendo”.

ADMINISTRACIÓN DEL TALENTO

37. Implantar un sistema de dirección pública profesional con un régimen jurídico claro para el personal directivo. En este caso en relación con los puntos relativos al liderazgo y la libertad/independencia. La dirección pública profesional es el gran agujero negro que hay entre los políticos y los funcionarios. ¿Le gusta el fútbol? Intente ganar un partido solo con defensas y delanteros, sin centrocampistas.

38. Construir y/o fortalecer de un servicio civil de carrera, especialmente en América Latina.

39. Cubrir necesidades de formación para una gestión satisfactoria del cambio en la era digital. Formación, (in)formación y aprendizaje.

40. Formar en sistemas de gestión para la mejora continua. Evaluación y mejora, esos instrumentos que algunos todavía piensan que son “de la privada”.

41. Impulsar y reconocer la formación y el aprendizaje informal.

42. Dotar de una mayor visibilidad y reconocimiento a las mujeres que trabajan en el sector público. Igualdad real, y no teórica. El problema es más sangrante en el sector privado, pero obviamente hay mayor grado de responsabilidad por parte de los poderes públicos.

43. Afrontar el reto del relevo generacional y rejuvenecer las plantillas. La media de edad de las plantillas públicas es, en efecto, muy alta. Esto genera problemas de todo tipo, desde luego sin menospreciar el valor impagable de la experiencia de los empleados públicos más veteranos.

44. Redefinir las tareas y funciones de los puestos de trabajo. Aquí hay mucho trabajo, pero hay que hacerlo. Evidentemente no podemos seguir defendiendo que algunos puestos de trabajo deben poner sellos, hacer fotocopias, trasladar expedientes… ¿Qué sellos? ¿Qué expedientes? ¿Los electrónicos?

45. Reclamar nuevas competencias profesionales más transversales y multidisciplinares, tecnológicas, capacidad de trabajo en equipo y en entornos de incertidumbre. Todos debemos mejorar en todo, aunque seamos especialistas en algo. Y colaborar. Parece puro renancentismo, pero es muy necesario.

46. Cambiar los sistemas de selección de personal en base a las nuevas capacidades que se reclaman, modificando las pruebas de los procesos selectivos para captar el mayor talento para cada puesto de trabajo. La memoria es una gran cualidad, pero no sirve por sí misma para resolver problemas. Y es que trabajar en la Administración hoy en día supone tener que resolver problemas. Y no crearlos, por cierto.

47. Reducir la interinidad.

48. Lograr que las personas profesionales que están al servicio de la Administración estén motivadas, sean reconocidas y valoradas según su desempeño. La mejor motivación sigue siendo, a nuestro juicio, la automotivación, pero instrumentos como la carrera profesional, la movilidad o el desempeño, pueden convertir a un profesional desmotivado en un empleado feliz.

49. Promover y permitir el desarrollo de la marca personal de personal público en el ámbito digital. Y es que aún no se ha entendido que la buena marca personal de los empleados públicos redunda en marca para la institución. Pero Twitter sigue “capado”…

50. Facilitar espacios físicos adecuados dentro de la Administración para el trabajo colaborativo. Y que sean espacios más amables e informales que las salas de reuniones clásicas.

Han participado en #50retosnovagob (por orden alfabético)

  • Alberto Ortiz de Zárate
  • Ana Báez Fornieles
  • Ana González
  • Antonio Rodríguez Fernández
  • Antonio Román Mesa Cerda
  • Borja Colón de Carvajal
  • Carles Anson Massich
  • Carmen Buiza
  • Carmen Rodríguez
  • Carolina Delgado González
  • Carolina Nieto
  • Concepción Campos Acuña
  • Cristina Marco Vila
  • Damián Hernández Martín
  • David Povedano Alonso
  • Diego Pando
  • DigaLaw
  • Eduardo Ricce Medina
  • Emilio Rubio
  • Encarna Hernández Rodríguez
  • Encarni Martínez Zamora
  • Eva Sánchez
  • Fernando del Prado Abadía
  • Francisco Rojas Martín
  • Gabriela Salazar Soto
  • Gerardo Santiago Villares
  • Gilber Corrales R.
  • Iniciativa Barcelona Open Data
  • Iván Cerrillo Martín
  • Jorge A. Pirela
  • José A. Latorre Galicia
  • José Domingo Gallego Alcalá
  • José Luis Pérez Luján
  • José Manuel Carpio Ruiz
  • Jose Zuccoli
  • Juan Abarca
  • Juan Abarca Castro
  • Juan Pablo Gamboa
  • Julián Villodre
  • Kitson Ricardo Castaño Espinosa
  • Lola Artaiz Aguilera
  • Luis Alberto Caballero Reyes
  • Luis Ángel López
  • Maria José Suasi
  • Marta Costa
  • Máximo Fraile Escrich
  • Mayte Vañó Sempere
  • Mercedes Cejudo
  • Nieves Escorza
  • Paz Bustos
  • Paz Sánchez Zapata
  • Pedro W. Orieta
  • Pilar Moreno
  • Rafa Ayala
  • Roberto Magro Pedroviejo
  • Rocío Quiles
  • Rodrigo Donoso
  • Rodrigo Martín Castaño
  • Savia
  • Sheilyn Acevedo
  • Silvia Palomino
  • Sonia Gavieiro González
  • Tere Rojas
  • Teresa Iriarte
  • Víctor Almonacid
  • Virtudes Iglesias
  • Yasir Moreno
Anuncios

3 respuestas a “#50retosnovagob

    • Un placer. Ya sabéis que Nosoloaytos está a vuestra disposición. El trabajo útil y bien hecho debe difundirse todo lo posible, entre todos. La difusión también forma parte de la colaboración.

      Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s