Julen Guerrero y el principio de lealtad institucional

Para enseñar buenas acciones es mejor apelar a los buenos modelos que a las más precisas reglas (Efraín Gutiérrez Zambrano)

Como dijimos en Modelo de Código ético y de conducta de los empleados y empleadas de una organización pública, en un momento en que la palabra transparencia se encuentra totalmente manoseada, debemos profundizar en uno de sus conceptos hermanos, el buen gobierno. La ética es más importante que nunca en lo público, y sobre ella pivotan una serie de principios:

Según el artículo 52 del Real Decreto Legislativo 5/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto Básico del Empleado Público (en adelante TREBEP), los empleados públicos deberán desempeñar con diligencia las tareas que tengan asignadas y velar por los intereses generales con sujeción y observancia de la Constitución y del resto del ordenamiento jurídico, y deberán actuar con arreglo a los siguientes principios: objetividad, integridad, neutralidad, responsabilidad, imparcialidad, confidencialidad, dedicación al servicio público, transparencia, ejemplaridad, austeridad, accesibilidad, eficacia, honradez, promoción del entorno cultural y medioambiental, y respeto a la igualdad entre mujeres y hombres, que inspiran el Código de Conducta de los empleados públicos configurado por los principios éticos y de conducta establecidos a continuación. Junto a estos principios, otros como el de eficiencia, planificación y dirección por objetivos, simplicidad, claridad, buena fe, confianza legítima y lealtad institucional, así como en resto de principios contenidos en el artículo 3 de la Ley 40/2015, de 1 de octubre, de Régimen Jurídico del Sector Público, inspiran la actuación de las AAPP, y por tanto también del personal a su servicio.

Queda claro pues que Es el momento de los Principios generales del DerechoLa Ley 40/2015, de 1 de octubre, de Régimen Jurídico del Sector Público lista una buena batería de principios (ver artículos 3 y 4), pero quizá la Ley de procedimiento es, si cabe, más garantista. Destacamos:

  • a) Servicio efectivo a los ciudadanos.
  • b) Simplicidad, claridad y proximidad a los ciudadanos.
  • c) Participación, objetividad y transparencia de la actuación administrativa.
  • d) Racionalización y agilidad de los procedimientos administrativos y de las actividades materiales de gestión.
  • e) Buena fe, confianza legítima y lealtad institucional.
  • f) Responsabilidad por la gestión pública.
  • g) Planificación y dirección por objetivos y control de la gestión y evaluación de los resultados de las políticas públicas.
  • h) Eficacia en el cumplimiento de los objetivos fijados.
  • i) Economía, suficiencia y adecuación estricta de los medios a los fines institucionales.
  • j) Eficiencia en la asignación y utilización de los recursos públicos.
  • k) Cooperación, colaboración y coordinación entre las Administraciones Públicas.
  • l) Interoperabilidad y seguridad.
  • m) Proporcionalidad.
  • n) Protección del interés público.
  • o) Evaluación.
  • p) Asistencia y “la menor molestia posible”.
  • q) Entre otros…

Quédense ahora con el de Buena fe, confianza legítima y lealtad institucional. Y no me ven ustedes, apreciados lectores, pero se me humedecen los ojos al recordar la concesión de la Medalla de la Vila de Picanya, mediante un acuerdo unánime del Pleno del Ayuntamiento en el que trabajé más de 8 años, basado en mi “aportación a la administración electrónica y una gran lealtad institucional“. Qué ilusión me hizo leer esto. Lo de la lealtad, en definitiva, es “sentir los colores de la camiseta”, y creo que es esencial en el empleo público.

Y espero no pecar de “populista” si utilizo un ejemplo del mundo del fútbol para ilustrar esto. Julen Guerrero, a quienes los más jóvenes quizá no conocen o conocen poco, fue no obstante uno de los mejores jugadores de la selección y de la liga españolas en los años 90 (entre otros logros, mejor jugador de la Liga por la LFP en la temporada 94/95). En su perfil de linkedin (por cierto, a eso se le llama integrarse en el mundo profesional tras dejar el deporte de élite), Julen nos recuerda que fue “Jugador del Athletic Club durante 25 años”. Muy leal. Y no se crean que no tuvo ofertas, pero declinó considerando que no hay nada más grande que defender los colores del club del que también eres aficionado. Desde el punto de vista de la lealtad, esto es lo máximo, mucho mejor que irse al Madrid o el Barça y no celebrar un gol contra tu ex equipo…

jordan-vs-magic
Jordan se hizo mejor tratando de superar a Magic, pero siendo leal a sus Bulls, no fichando por los Lakers, a quienes finalmente venció haciendo también mejores a sus compañeros. Un líder siempre es leal

En La NBA y la Administración Local vimos la diferencia entre ganar con tu equipo e ir a un equipo que gana. “Nunca hubiera llamado a Larry (Bird) y a Magic (Johnson), para decirles ‘Vamos a juntarnos y jugar en el mismo equipo’”, comentó Jordan en su momento refiriéndose a Lebron James, cuando dejó Cleveland (equipo al que luego regresó) por el todopoderoso Miami. “…Siendo honesto, yo quería vencer a aquellos chicos”, ha proseguido ‘Air’, en referencia a sus duelos de época con el alero de los Celtics y el base de los Lakers. Por si alguien no lo sabe o no lo recuerda, Jordan, Magic y Bird hicieron mejores a sus compañeros y grandes a sus equipos, fueron fieles a los mismos y, desde una gran rivalidad pero profundo respeto, soñaban con vencerse los unos a los otros, compitiendo con los mejores y saboreando así mucho más la victoria.

Podría parecer contradictorio que yo diga todo esto precisamente ahora, a unos pocos meses de emigrar al Consell Insular de Eivissa. Atrás quedó mi querida Picanya y ya pronto también quedará Alzira, por cuyo Ayuntamiento, lo digo confortado, he dado todo lo que tengo. Y me voy cuando mejor está, ya que se puede decir con la boca grande que funciona bien, muy bien, gracias a todos mis compañeros desde luego, y también a los miembros de los dos últimos equipos de gobierno (el actual y el anterior), y en todo caso por supuesto no solo a mí. Lo cierto es que hablamos de un Ayuntamiento “top” (entre los primeros en administración electrónica, periodo medio de pago, auditoría del Síndic de Cuentas, interoperabilidad…). Es precisamente este el motivo por el que debo partir, para seguir aportando allá donde más necesario sea en cada momento, ya que evidentemente tampoco una Administración es un equipo de fútbol o de baloncesto, salvo que un buen jugador quisiera democratizar sus servicios jugando cada temporada (o incluso cada jornada) en el equipo que se encuentre en mayores apuros. En la pública hay muchos más motivos para “practicar la movilidad” de vez en cuando (tras haber cumplido un ciclo desde luego) que para quedarse toda la vida en el mismo puesto, como hizo el gran Julen Guerrero en su Athletic.

Y es en el citado Consell, una administración en el fondo con un gran potencial (sobre todo humano), donde honestamente necesitan que alguien lidere el cambio. Precisamente de este proceso está dando cuenta su funcionaria Marian Tur en su recién inaugurado blog: “…creo que puede ser de utilidad ir contando como es nuestra transformación de una administración anclada en “los 80” a una administración del siglo XXI. Valga el presente como un “diario de sesiones” o “cuaderno de bitácora” del proceso de transformación digital del Consell Insular d’Eivissa. Aquí iré contando los pasos que damos, las dificultades por las que atravesamos y las soluciones que adoptamos. Espero que sea de utilidad para los responsables de las AAPP españolas que se encuentren en una situación similar en la implantación de la administración electrónica”. Qué gran idea Marian, y qué gran lealtad, no solo para con tu institución sino también con el resto de entidades públicas que se van a ver beneficiadas de tus generosas explicaciones prácticas. Has entendido perfectamente en qué consiste compartir:

Precisamente este vídeo sirvió (durante un curso del Consell llamado significativamente “de gestión del cambio”) para ilustrar la conveniencia de que los empleados públicos estén o incluso deban estar en las redes sociales desde un punto de vista profesional: para compartir, para estar informados, para informar (entre otros a la ciudadanía, que no se nos olvide),  y para mejorar la reputación… La propia, la de nuestro colectivo profesional (secretarios, ingenieros, arquitectos, policías, administrativos…), y la de nuestra institución.

Y todo esto, queridos lectores, es la lealtad institucional.

© Todos los derechos reservados. Nosoloaytos. Web oficial de Víctor Almonacid Lamelas 2017. Aviso legal.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s