Más que “ciudades”, territorios inteligentes

Los políticos deberían leer ciencia ficción, no westerns o historias de detectives (Arthur Clarke).

Decíamos hace poco en una entrevista Diario ABC (leer entrevista aquí):

“(Smart Island)… es es el equivalente al famoso Smart City, pero creo que más naturalizado porque una isla es el entorno ideal. Estamos en una nueva etapa del servicio público, no solo más tecnológico, sino también más eficiente, más sostenible, más social, más medioambiental… Añadan, por ser esta isla, el llamado “turismo inteligente” y un mayor desarollo del sector económico y del tejido empresarial local (pensamos más en PYMEs y emprendedores que en multinacionales). Todo pivota en torno a los grandes datos y los datos abiertos, que son consumidos por los distintos agentes públicos, empezando por la propia administración… Este tipo de políticas públicas debe ser supramunicipal, y en una isla mejor incluso que en una provincia. La isla es un territorio diferenciado por la Naturaleza, no por una decisión política o administrativa. Es el ámbito territorial idóneo para desarrollar una estrategia de gestión. Por lo que dice me parece entender que es ligeramente distinto al proyecto Smart City ¿Cuáles son las diferencias? “Ligeramente distinto” es una buena definición. Smart City supone en esencia mejorar los servicios públicos que presta un Ayuntamiento. Pero cuando hablamos de isla hablamos de un territorio que abarca varios municipios. Y aunque se trata de un proyecto del Consell insular, de ámbito supramuncipal, en su gestión obviamente deberán involucrarse todos los municipios de la Isla. Smart Island supone homogeneizar todos los servicios públicos municipales dentro de su ámbito, optimizando y compartiendo recursos, por supuesto sin perjuicio de su autonomía local. Será difícil porque a veces a los políticos de distintos colores les cuesta colaborar, pero el servicio público debe estar por encima de estas pequeñas diferencias. El proyecto Smart Island supone la adopción de un “modelo de isla”.

Islas inteligentes, provincias inteligentes, y regiones inteligentes tienen más sentido que ciudades inteligentes que lindan con ciudades tontas ¿Acaso tienen menos derechos los ciudadanos según dónde estén empadronados?

Regiones, islas, e incluso superciudades inteligentes, que en cierto modo qué duda cabe de que también son territorios y niveles de gobierno muy superiores a los de una ciudad tradicional. Hacia mediados de siglo el Mundo habrá duplicado el número de ciudades de población superior a 1 millón de habitantes, la mitad de las cuales pertenecerán a China. Al menos una tercera parte de las mismas, además, superarán holgadamente los 3 millones, y unas pocas los 10 millones… Pero esto ya no son ciudades, sino megaciudades equivalentes a una región o incluso a un Estado. Esta tendencia va claramente al alza.

Por otra parte, si me hablan de una municipalidad, de un Ayuntamiento, diré antes “administración inteligente” que ciudad inteligente (¡no todos los municipios son ciudades!), y si me hablan de Smart City hablaré antes de Human City. En efecto, sin olvidar el aspecto tecnológico y de las telecomunicaciones (sensorización, plataformas, big data, open data…), se pondrá cada vez más el acento en determinadas políticas públicas que resuelvan los problemas de los ciudadanos (servicios de mediación) y mejoren su calidad de vida (medio ambiente, salud, deporte, y por supuesto protección de los colectivos más desfavorecidos). Es por ello que nos encontramos en una evolución, dentro de la tendencia Smart City, que responde más a otras expresiones como Green City, Human City o Social City.

smart-city_peru
Ciudad de finales del presente siglo. Sostenible, eficiente, humana… Un modelo “homologable”, sin perjuicio de la necesaria adaptación

El cambio climático es algo más que un simple “cambio”. Hoy hace frío pero el pasado verano volvió a ser el más caluroso de la Historia. Así las cosas, mientras todavía nos peleamos por un trozo de tierra, resulta que a medio plazo es posible que no haya Tierra por la que pelear. Pero la política actual va por un lado y los problemas reales de la Humanidad por otro totalmente distinto. Es cierto que no solo es importante el medio ambiente, sino, incluso más a corto plazo, la economía y el empleo, pero el nivel de gobierno adecuado para enfrentar estos problemas no es el Estatal, sino el mundial y el municipal a partes iguales (y complementarias). En unas pocas décadas la mayor parte de la población mundial residirá en las grandes ciudades.

Por tanto, la globalización, y más aún un nivel o pseudonivel de gobierno mundial impondrá un modelo de Smart City de escala planetaria, probablemente más adaptado a la tipología china pero con la tranquilidad de que una ciudad es una ciudad. Este modelo será estándar, homogéneo. Para cuando llegue ese día, la tecnología de las telecomunicaciones debería gratuita en todas las ciudades y pueblos del mundo (vía satélite u otro sistema, más moderno y eficiente, que se conciba). Y cuando la tecnología sea gratuita (o al menos muy barata) desaparecerá la brecha digital, aunque somos conscientes de que esta no es la única brecha. Por último, cuando todo el mundo tenga Internet ese día será el principio del fin de las desigualdades en el mundo. En cuanto a esos nuevos municipios, insistimos en que serán grandes (o muy grandes) ciudades, constituidas por versiones ampliadas de las grandes urbes actuales, o por la fusión de varias más pequeñas en una nueva. Estos futuros gobiernos locales deberán aplicar políticas ultrademocráticas, aperturistas, medioambientales, sociales, integrales y globales. Su personal deberá estar compuesto por un potente staff técnico, integrado por juristas y economistas pero también por científicos, dado el carácter astrofísico y ambiental de los problemas.

Debemos afrontar juntos los problemas comunes a todos los habitantes de nuestro planeta. Más los problemas del Mundo son los problemas de las ciudades, y a la inversa. Sobre esos problemas destacan cuatro: la brecha económica (y digital), el deterioro del medio ambiente, el aumento de población y el envejecimiento de la misma. Estos problemas ponen muy en entredicho el modelo de desarrollo mundial. La razón por la que las ciudades deben ser más inteligentes es, por tanto, la imperiosa necesidad de que los hábitats en los que se concentra la mayor parte de la población sean más eficientes, habitables y sostenibles. La parte económica es importante. Deberán repartirse mejor los recursos de todo tipo: económicos, tecnológicos, humanos… En concreto consideramos de capital importancia la puesta a disposición de Internet gratuito. También será necesario corresponder impuestos con servicios, empleos con talentos. Todo ello bajo la atenta mirada de los principios de eficiencia e inclusión social. El tamaño de las ciudades puede ser un hándicap, pero también una ventaja si se aplican planes de movilidad, eficiencia urbana y gestión del tráfico. Hay muchos servicios que prestar, muchos problemas que resolver, pero se gestionarán mejor a través de la implantación de las herramientas idóneas, como la planificación estratégica a nivel teórico, y las plataformas de ciudad en el nivel operativo. Estas, a su vez, generarán millones de datos que nos servirán para medir y para redefinir el plan. Lo importante es que todos los servicios estén integrados e interconectados, pues la eficiencia es el reto del sistema, no de un servicio concreto. El planteamiento debe ser integral –comprensivo de todos los servicios públicos al mismo tiempo- o fracasará.

El futuro, en definitiva, es un reto apasionante. No se considere el presente como una simple especulación, sino como una constatación. Como dijo Peter Drucker: “La mejor forma de predecir el futuro es crearlo”. Los proyectos Smart (o Green, o Human, o Social) City (o Region, o Island) son transversales, complejos y multidisciplinares, pero en esta complejidad deberían destacar dos elementos: las personas y el medio ambiente.

© Todos los derechos reservados. Nosoloaytos. Web oficial de Víctor Almonacid Lamelas 2017. Aviso legal.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s