Profesional vs. “procesional”: ¿eres capaz de desconectar?

¿Saben quien es el jugador de baloncesto “mejor-menos laureado” de la Historia? Karl Malone. Era un verdadero profesional que, de no ser por haber coincidido en el tiempo y en los objetivos con el Dios Michael Jordan, sin duda habría ganado varios campeonatos de la NBA con su equipo los Utah Jazz. Pero no ganó nunca ese título, pese a lo cual y a pesar de todo está considerado uno de los mejores jugadores de la Historia, y entre los 3 mejores en su posición (ala-pívot): dos premios a jugador más valioso de la NBA, 11 nominaciones en el mejor quinteto de la NBA, y segundo máximo anotador de la historia de la NBA con 36.928 puntos, sólo por detrás de Kareem Abdul-Jabbar. Una fiera de 206 cm y 113 kg de puro músculo y talento.

¿Habían visto alguna vez a Karl Malone de esta guisa? Le gustan las motos mucho más que el baloncesto (pese a ser uno de los mejores jugadores de la Historia).
¿Habían visto alguna vez a Karl Malone de esta guisa? En su vida privada le gustan las motos mucho más que el baloncesto (pese a ser uno de los mejores jugadores de la Historia).

Pero lo más llamativo de Malone, al menos para mí, fue su poca pasión por el baloncesto fuera del “horario del oficina”. En cierta ocasión, al ser el jugador preguntado por el papel que el deporte del baloncesto representaba en su vida personal contestó que ninguno. Explicó que le gustaba pescar, conducir su HarleyDavidson, estar con su familia… Pero que no seguía los partidos por televisión ni en general dedicaba ni un sólo minuto de su tiempo privado al deporte de la canasta. No obstante cabe apuntar que, además de su extraordinario nivel deportivo avalado por los galardones individuales que ya hemos citado, se da la circunstancia de que estuvo en activo pasados los 40 años (que es el equivalente a 80 en trabajos de oficina, es decir, que Malone es como un empleado público que en el fondo ama tanto su trabajo que prorroga su situación 15 años, si esto fuera posible). En definitiva, se trata de un grandísimo profesional del baloncesto al que acaso no le importa demasiado el baloncesto, salvo cuando está jugando (importante salvedad), momento en el cual pone los cinco sentidos y todo su esfuerzo en su trabajo, que es jugar bien y ganar. Y no ganó la NBA pero les aseguro que ganó muchísimos partidos, muchos más que el número de derrotas. En nuestra opinión la teoría de Karl Malone es aplicable a todos los ámbitos profesionales, en especial a la función pública. Debemos ser “funcionarios profesionales” cuando estamos trabajando. Parece una obviedad. Ser capaz de desconectar durante los momentos de ocio supone una renovación física y psicológica que sin duda ayuda a afrontar la nueva jornada, la nueva semana, el nuevo reto… En los cuales volveremos a encontrar la motivación para rendir de nuevo al máximo, y ello porque es nuestro trabajo, y debemos hacerlo de la mejor forma posible, porque además el nuevo empleado público, que atesora valores y capacidades, no podría aceptar ningún otro planteamiento.

Una vez asumido que pronto alcanzaremos un nivel alto de empleados profesionales e innovadores, la diferencia estará, pues, en la capacidad de desconexión. Hace poco me preguntaba si es posible, o aún mejor dicho, compatible, ser innovador público y “desconectar”. Sobre todo porque como bien apuntó Xavier Marcet en el Congreso Novagob 2015: “nada innovador ocurre de 9 a 15h”. Pero he llegado a la conclusión de que sí, que es compatible, y lo es, parece obvio, siempre que el innovador sea capaz de desconectar en los momentos en los que debe desconectar, independientemente del horario “oficial” de trabajo, el cual, que nadie se ofenda, siempre ha preocupado más a los que menos trabajan. En resumen: el objetivo es ser un gran profesional, pero sin llegar a ser “procesional” (de procesión, en alusión al acto religioso). Y es que en algún momento, qué duda cabe, se debe desconectar. Incluso por completo. Y también se debe cambiar, e incluso “cambiar de aires” de vez en cuando, pero de esto hablaremos otro día…

Y no desconecta usted, querido jurista, Secretario o técnico jurídico, si ha llegado al punto en el que las locuciones latinas le vienen a la cabeza en plena retransmisión deportiva (“Sine die Zidane”), o cuando reponen por enésima vez la cándida serie del crucero del amor, cuyo título, leído de manera borrosa y bajo una continua obsesión por lo legal, parece que diga “Vacatio legis en el mar”.

Y mal asunto, apreciado Interventor, o Tesorero, o técnico económico, si cuando pasa por el bello pueblo alicantino de Ibi piensa en el IBI, o incluso si, rozando en verdad la locura, se pregunta cuánto pagan de IBI en Ibi; o peor: si directamente concluye que deben pagar una barbaridad porque dicha localidad de la Hoya de Alcoy es, en definitiva, un homenaje viviente erigido en honor a dicho impuesto.

Y tampoco andaría corto de estrés laboral el empleado, de perfil similar al anterior (perteneciente también al departamento económico), que cuando visiona el refrescante anuncio del Shower Gel Fa, no piensa en otra cosa que FACe. Preocupante.

In fine, locución por cierto que no creo que dé para ninguna paranoia, debemos ser buenos profesionales, incluso de talante innovador y más allá de la cada vez menos relevante jornada laboral o “de fichaje”, pero no debemos obsesionarnos con una serie de temas que, aunque “nos dan para vivir”, no deberían ser toda nuestra vida.

…Y en el peor de los casos mi consejo es que si, pese a todo, sigue ocupando su mente la vacatio legis, por ejemplo, de la Ley de procedimiento, al menos que sea Vacatio legis en el mar”. Suena menos estresante…

© Todos los derechos reservados. Nosoloaytos. Web oficial de Víctor Almonacid Lamelas 2016. Aviso legal.
Anuncios

2 thoughts on “Profesional vs. “procesional”: ¿eres capaz de desconectar?

  1. “Sonrisas y Lágrimas” Oscar al mejor musical en 1965, no se si reír o llorar, este artículo me recuerda la literatura contemporánea como “La Metamorfosis” de Kafka que te lleva a un punto de reflexión fuera de contexto, y como siempre se cuela por las rendijas el sentido del humor en un inescrutable ámbito llamado administración, afortunadamente en fase metamórfica
    Siempre con una sonrisa!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s