Innovación en la administración: una lección de hace 5.000 años

Sin ningún género de dudas el monumento más emblemático de la Antigüedad son las pirámides egipcias. Ante todo cabe decir que, en un sentido amplio, el primer interés científico que presentan es el enigma de su construcción, todo un misterio arquitectónico no del todo resuelto en nuestros días. Son tan grandes y perfectas que si no fuera porque nos han llegado en buenas condiciones podríamos dudar incluso de su existencia. En todo caso presupone un grado de desarrollo en cuanto a tecnología, arquitectura e ingeniería que según la Historia tardó muchísimos siglos en volver a producirse, si es que se ha producido…Y es que hablamos de millones de bloques de piedra de 2 a 80 toneladas trasportados desde canteras situadas a 1.000 km y elevados a alturas muy superiores a los 100 metros. Según algunas fuentes, partiendo de las cifras de casi 3 millones de bloques colocados y unos 100.000 hombres trabajando sin descanso, para poder concluir la pirámide en los veinte años que se estima se emplearon tendrían que haber colocado, situado, orientado, pulido y grabado un bloque cada tres minutos, todo ello por supuesto sin utilizar poleas ni otras ayudas mecánicas propias de una ingeniería más moderna. Todo ello es impensable para una cultura de hace cinco milenios. Los datos y cifras que hemos dado se corresponden con la Gran Pirámide de Guiza, que data nada menos que de 2570 a. C. -conocida también como la Pirámide de Jufu (Keops)-, siendo la más antigua de las Siete maravillas del mundo y la única que aún perdura, además de ser la mayor de las pirámides de Egipto. Fue ordenada construir por Keops, faraón de la cuarta dinastía del Antiguo Egipto. Es probable que su arquitecto fuera Hemiunu, visir del propio Keops y “Maestro o Jefe de los Escribas del Rey”, cuya técnica aún está siendo estudiada.

La próxima vez que vayan a la playa prueben a construir un castillo de arena de 146 metros, y luego vacíenlo para hacer las cámaras y túneles, como en la imagen
La próxima vez que vayan a la playa prueben a construir un castillo de arena de 146 metros, y luego vacíenlo para hacer las cámaras y túneles, como en la imagen

Dimensiones de la Gran Pirámide de Guiza:

Altura máx. 146,61 m
Longitud 230,347 m

Un simple dato que demuestra la grandeza de este increíble anacronismo es que la Gran Pirámide fue el edificio más alto del mundo desde su finalización en el citado  2570 a. C. hasta 1889, año de la construcción de la torre Eiffel. Cuenten los años, cuenten. O los siglos, acabarán antes.

En cuanto a su conocida relación con la astronomía, se trata de edificaciones en ocasiones enormes que apuntan evidentemente al cielo, morada constante de las deidades en las culturas antiguas. En contraste con el misterio que envuelve a su técnica constructiva, no cabe duda de que las pirámides son féretros gigantescos destinados a contener el cuerpo y sobre todo la esencia del difunto Rey por toda la eternidad. Tal es su finalidad principal, pero probablemente no la única. Los egipcios daban por hecho que en tales condiciones de sepultura el soberano pronto resucitaría y ascendería al cielo donde automáticamente se convertiría en estrella para vivir eternamente entre los dioses, sus iguales. Mirar en la noche al cielo estrellado era la prueba fehaciente. Contrasta, como digo, esta finalidad supersticiosa con la inteligencia arquitectónica necesaria para levantar semejantes obras en un tamaño tan colosal y con tal grado de perfección.

Pero todo esto no es nada comparado con la relevancia que podría tener la teoría sobre la Correlación de Orión si se contrastase su veracidad, algo por desgracia improbable.

Robert Bauval es un ingeniero y escritor egipcio de origen belga que lleva más de treinta años estudiando el significado de las pirámides. En su obra El misterio de Orión expone la teoría de que existe una correlación entre las pirámides de Guiza y el alineamiento de ciertas estrellas de la constelación de Orión (llamada comúnmente Cinturón de Orión o las Tres Marías). La teoría de Bauval es francamente atractiva, pero su problema principal radica en que, más allá del reconocimiento de esta correlación –la cual ha sido aceptada en distintos grados por los egiptólogos- atribuye la construcción de las pirámides a una civilización superavanzada que hubiera vivido en torno al año 12.000 a.C. (¿la Atlántida?). Según la arqueología y la Historia, por distintos motivos, alguno muy evidente, hay muy pocas posibilidades de que esto fuera así, de modo que la gran mayoría de los expertos rechaza la teoría. En el bando de los apoyos, que también los hay, destaca el del escritor e investigador Scott Creighton.

De lo que hay pocas dudas es de que los egipcios fueron, en algún sentido, astrónomos, y de que más allá de la teoría de Bauval existen ciertas correlaciones entre la arquitectura y orientación de las pirámides y la posición de las estrellas, a las que querían llegar en vida y estaban convencidos de que sus Faraones llegaban tras la muerte… ¿Qué podríamos hacer o dónde podríamos llegar hoy en día con semejante despliegue de inteligencia, ambición e imaginación? De momento todavía estamos ocupados en convencer a los que dicen que es imposible que desaparezca el papel en la Administración. Paciencia. Quizá dentro de otros 4.500 años…

© Todos los derechos reservados. Nosoloaytos. Web oficial de Víctor Almonacid Lamelas 2016. Aviso legal.
Anuncios

3 thoughts on “Innovación en la administración: una lección de hace 5.000 años

  1. Noticia, mutatis mutandi, relacionado con lo reseñado:

    http://desconciertos3.blogspot.com.es/2010/04/lo-de-modernizar-la-administracion-no.html

    “…refiriéndose a los procesos de modernización de la administración pública y a la tan cacareada (y eterna) transición de la administración tradicional a la e-administración, nos proyectó una copia de la Gaceta de Madrid de 19 de febrero de 1900 en la cual puede leerse la Real Orden mediante la cual se dispone que “en todas las oficinas del Estado, provinciales y municipales se admitan cuantas instancias y documentos se presenten hechos con máquina de escribir, en los mismos términos y con iguales efectos de los escritos o copiados a mano”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s