Entrevista en INAP Social

Con motivo del ya inminente Congreso #Novagob2015 (ver aquí toda la información),  diversas plataformas han tenido a bien entrevistarme sobre cuestiones relativas a la innovación pública. A continuación adjuntamos la entrevista realizada por Antonio Galindo en INAP Social, a fin de publicarla en abierto. In fine adjuntamos las entrevistas publicadas en las webs A un clic de las TIC (por Mercedes Núñez) y Política Comunicada (por Gisele Parvanoff)

Antonio Galindo.- Es difícil obtener reconocimiento para una labor, la de innovar, que no tiene que ser fácil en nuestra Administración Pública, recientemente, además del CNIS2015, en la encuesta sobre el perfil del innovador público eres el innovador público más conocido y valorado por tus compañeros…

Víctor Almonacid.- Como comentario genérico, creo que los reconocimientos son buenos, y que el profesional, incluso el ser humano como tal, los necesita. Dicho esto, no es el sistema más justo de recompensa: primero porque muchos lo merecen y solo unos pocos se los llevan; y segundo porque lo que realmente “merece” un innovador público es que sus retribuciones sean proporcionales a su nivel de rendimiento, de aportación a su organización. Cuando queráis hablamos de “evaluación del desempeño”. Ser innovador público hasta ahora no solo no ha tenido recompensa sino que incluso se ha castigado… A nivel personal, estos premios son algo muy grato que me llena de satisfacción. Me siento valorado e incluso querido, es genial. Pero ser el innovador más premiado o reconocido no me convierte en el mejor, ni en el que más cosas ha hecho, sino quizá en el que ha tenido la suerte de que estas fueran más visibles. Lo que realmente me hace feliz de estos reconocimientos es que vienen de los propios compañeros, de perfiles profesionales similares al mío. Esto es lo mejor, pero a partir de ahí me hace ser más responsable y profesional. Es un estímulo y me compromete a mejorar para estar a la altura de lo que la gente tan amablemente piensa de mi.

A.G.- ¿Dónde se está produciendo mayor innovación, en las grandes administraciones o en las pequeñas y en qué servicios?

V.A.- La figura del innovador ha surgido de manera espontánea en algunas organizaciones públicas. Hasta ahora ha sido un movimiento totalmente personal, generoso; y por otra parte aleatorio, desordenado, (casi) desvinculado de cualquier otra circunstancia objetiva que no sea el talante personal del innovador. Podría pensarse que las grandes administraciones fomentan más este tipo de iniciativas, mientras que las pequeñas carecen de posibilidad de promoción y además se componen de pocos empleados, que hacen de todo y van muy cargados de trabajo. Pero luego vemos que hay innovación allí donde hay al menos un innovador, y este a su vez no es más que un empleado con mucha vocación de servicio público ha decidido dar un paso al frente e innovar, simplemente porque ha visto que su entidad necesitaba mejorar y ha decidido contribuir a esa mejora. Las organizaciones que han tenido no solo la suerte de contar con varios innovadores, sino la de que además uno de ellos ha ejercido un liderazgo integrador y ha formado equipos, han alcanzado un nivel de servicio público superior, cercano a la excelencia. Y aquí encontramos ejemplos de todo tipo de administraciones. Les llamamos “buenas prácticas”.

Entrevista en INAP Social
Entrevista en INAP Social

A.G.- ¿Qué es la innovación para una entidad local? ¿Es muy diferente al resto de Administraciones Públicas?

V.A.- Las entidades locales, particularmente los Ayuntamientos, son organizaciones públicas un tanto especiales, entiendo que con mayor necesidad de modernización e innovación que el resto. Y ello por muchos motivos pero esencialmente por dos: es la administración más próxima al ciudadano, lo cual obliga a empatizar con él e innovar constantemente para ir al mismo ritmo que la sociedad; y por otro presta infinidad de servicios públicos que evidentemente deben ser (todos ellos) de calidad, incluso a pesar de la carencia de recursos, ya que un Ayuntamiento no es una administración especializada como el Ministerio de Sanidad, la Consejería de Educación o un Organismo Autónomo sino una empresa “multiservicio”. Innovar en un Ayuntamiento supone alcanzar el nivel más alto posible en todos estos servicios públicos que presta, y para ello, a pesar de que la visibilidad es externa, se debe hacer un enorme trabajo interno: implantar procesos electrónicos, gestionar el cambio, reorganizar los recursos humanos, formar, informar, resolver conflictos, desarrollar los mecanismos de participación ciudadana… Todo esto es complejo, por lo que todas las acciones deberían aparecer en un Plan de Mejora e Innovación (o similar), a modo de hitos integrados en una estrategia corporativa. Esto sería innovar en la administración municipal.

A.G.- Hablando ya en general ¿cuáles crees que son las palancas en las que debemos apoyarnos para mejorar los servicios, hablando por supuesto en clave innovadora, en los próximos años?

V.A.- La clave son las personas: tanto las de dentro como las de fuera de la organización. Es por ello que tiene un primer nivel de importancia la comunicación, tanto la interna, entre los distintos empleados públicos (tomando un concepto muy amplio de empleado público que abarcaría desde el Alcalde hasta un becario), como la externa, desarrollando los mecanismos propios del Gobierno Abierto. Si en estos procesos de comunicación constante se detecta talento se debe incentivar, porque cuantos más innovadores tengamos trabajando más innovará la organización. Como ya he dicho sería ideal que uno de ellos ejerciera de líder. Evidentemente también son importantes las TIC, la plena implantación de la tecnología en todas las facetas de lo público: procedimientos electrónicos, comunicaciones telemáticas, RRSS, servicios públicos sensorizados… Eso sí: sin perder de vista que la modernización tecnológica no es un fin en sí mismo, sino un medio para mejorar. Si no sirve para mejorar el servicio no lo implante. Existen muchas más herramientas y factores que inciden o pueden incidir positivamente en el mejor servicio público, pero mencionaré solo una más: la ética pública. Para mi es la premisa de todas las demás. Sin ella deberíamos irnos a casa.

A.G.- Desde hace un tiempo está de moda la palabra “intraemprendedor”, ¿como lo defines en el ámbito de la administración pública?

V.A.- Digamos que un intraemprendedor es siempre un innovador, pero un innovador puede no ser intraemprendedor, ya que por supuesto hay innovadores públicos que no son empleados públicos, y también innovan “desde fuera”, por ejemplo como colaboradores, consultores o contratistas de la administración. Baso esta reflexión en el sufijo “intra”, no se crea, ya que por lo demás emprender e innovar en la administración pública son acciones casi sinónimas.

A.G.- ¿Es la capacidad de innovación de un empleado público similar a la del resto de empleados de otras organizaciones?

V.A.- Si lo que se pregunta es si un empleado público tiene las mismas posibilidades de innovar que un empleado de la privada, la respuesta es que hasta ahora no, por eso es tan importante incentivar la innovación dentro de nuestras organizaciones públicas. Por otra parte, centrando la pregunta exclusivamente en los empleados públicos, la respuesta sería que todos tenemos la misma capacidad de innovar. Los innovadores son o somos personas normales. Podría influir hasta cierto punto la posición jerárquica en la organización, pero realmente cualquier persona puede ser un innovador. La capacidad de todos es la misma. Son las ganas las que nos diferencian.

A.G.- ¿Qué papel juegan las redes sociales en todo este proceso?

V.A.- Como ya hemos indicado las RRSS representan en la actualidad la comunicación con el ciudadano, así como con otros usuarios como las empresas y las asociaciones. Sin ellos no se puede innovar porque la innovación no puede ser unilateral, precisa de la participación de todos los actores implicados. Uno de los errores más graves de la administración hasta el momento ha sido creer que sabe cómo es el servicio público que quiere el ciudadano. Para mejorar un servicio hay que recabar constantemente la opinión del usuario, porque si no lo mantendríamos estático. La innovación es o debe ser muy participativa.

A.G.- Por último unos consejos basados en tu experiencia ¿Qué pasos debe seguir nuestra administración para innovar?

V.A.- Es complejo definir estos pasos grosso modo, porque cada administración es un mundo. Lo que sí parece claro y aplicable a todas ellas es lo que no hay que hacer: si usted es el máximo responsable público de su organización y no ha implantado el procedimiento electrónico (ni piensa hacerlo), sus contratistas siempre son los mismos, jamás escucha las iniciativas internas ni externas que le proponen para mejorar el servicio, no tiene un Plan de gestión ni nada que se le parezca, no siente la más mínima preocupación por esas campanas que se oyen sobre “gobierno abierto”, y considera que publicar en la web o en las RRSS únicamente sirve para su propaganda política o personal, tiene todas las papeletas para que su organización no sea innovadora.

Entrevista de A un clic de las TIC a Víctor Almonacid (por Mercedes Núñez)

Entrevista de Política Comunicada a Víctor Almonacid (por Gisele Parvanoff).

Anuncios

3 thoughts on “Entrevista en INAP Social

  1. Gracias por compartir tu trabajo tanto profesional como vocacional, excelente intervención que nos muestras en el video sobre la nueva LPA en la semana celebrada sobre servicios informatizados, cercana a cualquier persona profesional o ciudadano.
    M Antonia Bueno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s