La Roja ha perdido, pero volverá

He esperado unos días para hacer este comentario porque huyo de las reacciones en caliente. Había que analizar y pensar en todo lo que ha pasado desde la eliminación, y también asistir a algún acontecimiento posterior, como la holgada e inútil victoria frente a Australia, o las declaraciones del seleccionador y de algunos jugadores, todos ellos enfrentados por primera vez en su carrera a una hecatombe de estas proporciones. “Hecatombe” deportiva, quede claro, que para algunos perder en fútbol es poco menos que el fin del mundo. Es solo un juego. Evidentemente en deporte siempre existe la posibilidad de perder y no hubiera pasado nada si la forma de hacerlo hubiera sido otra menos lacerante. Mi conclusión por adelantado es que se han producido un cúmulo de circunstancias (maratonianos calendarios, decisiones de la RFEF, errores deportivos varios y algo de mala suerte, como el hecho de caer en un grupo difícil o debutar frente a una selección muy fuerte que además es la que más ganas nos tenía). Creo que el desastre de La Roja ha sido en parte un accidente (o quizá no ha sido tan desastre y exageramos); y desde luego en parte también se ha debido a errores humanos, pero no solo de los jugadores o del entrenador. No sería capaz en este momento de asignar los porcentajes. En las siguientes líneas analizaremos el papel de la selección española de fútbol en el Mundial de Brasil 2014, y lo haremos a través de las figuras ilustrativas de deportistas como Rafa Nadal, Cristiano Ronaldo, Leo Messi, Neymar, Magic Johnson, Tim Duncan, y Del Bosque. En buena medida la presente entrada es una defensa de este último. Como siempre, lo que escribo es mi opinión, perfectamente cuestionable o criticable por cualquiera de los 40 millones de seleccionadores nacionales.Rafa Nadal. Se habla mucho de la edad de algunos jugadores de la selección. El gran Rafa Nadal pertenece a la misma generación que algunos de los jugadores de La Roja, con el agravante de que lleva en la élite desde los 16 años. ¿Por qué sigue ganando entonces Rafa (9º Roland Garros este año) mientras que la Roja ha dejado de hacerlo? En primer lugar, evidentemente, hay que decir que el tenis es un deporte muy distinto al fútbol, principalmente porque es individual y todo depende del estado físico, técnico y mental del jugador. En este sentido Rafa mantiene todas estas condiciones intactas y quizá la selección de fútbol haya bajado en los aspectos físico y mental (es muy difícil ganar solo siendo buenos). Lo primero, el físico, tiene que ver no con la edad sino con el momento de forma (algunos jugadores han llegado exhaustos al Mundial), y lo segundo, la mente, con la motivación. Tuve la oportunidad de hablar con Del Bosque antes de que se fueran al Mundial y cuando le pregunté cómo se motiva a unos jugadores que ya lo han ganado todo me confesó, con la honradez que le caracteriza, que este era un tema que le preocupaba mucho, aunque ganar un Mundial siempre debe ser suficiente motivación, incluso si ya lo has saboreado.

Magic Johnson. Dejemos que nos dé una lección precisamente de motivación una de las leyendas del deporte. Tras ganar la High School y la liga universitaria (NCAA), un joven Magic Johnson aterrizó en Los Ángeles Lakers para ayudar a su estrella Kareem Abdul-Jabbar a conseguir el campeonato. La temporada fue muy bien y el equipo llegó a las finales. En el partido decisivo Kareem (que era un jugador absolutamente imparable) se lesionó en la rodilla. El entrenador decidió entonces poner en el puesto de pívot al base Magic, el cual sorprendió a todo el mundo con 42 puntos, 15 rebotes, 7 asistencias y 3 robos de balón. Su equipo ganó el sexto y definitivo partido 122-107 y Magic fue nombrado MVP de las Finales de la NBA (fuente Wikipedia). Con sólo 20 años ya lo había ganado todo, y además consecutivamente los títulos de la NCAA y la NBA. Un periodista le preguntó: “¿Y ahora qué?” Simplemente contestó “Seguir gananado”. No dejó de hacerlo prácticamente nunca hasta su prematura retirada por los motivos que ya sabemos. Confieso que Magic es el motivo por el que yo elegí el baloncesto. Vivía cada segundo de partido con una intensidad nunca vista. A pesar de ser tan bueno como para anotar constantemente, sus ojos se abrían como platos y siempre encontraba un compañero al que asistir, a veces sin mirar, consiguiendo de este modo ganar y también hacer felices a los demás (sus compañeros, el público y él mismo). Era un competidor duro pero lejos de enfadarse nunca dejaba de sonreír. Era pura pasión: tenía una mirada muy especial. No he visto nada parecido a esa mirada en las caras de los nuestros este año. Para jugar bien es muy importante divertirse. Nunca se ha visto un baloncesto tan divertido como el que practicaban los Lakers de los 80.

Tim Duncan. Otro grande del baloncesto. Tenía que ponerlo aunque solo fuera por el dato de que mientras se celebraba el Mundial de fútbol, ese en el que “los viejos nos han hecho perder”, este pívot de 38 años ganaba su quinto título de la NBA (siendo aún un jugador decisivo). Quizá también el basket es bastante distinto al fútbol, pero jubilar a un treintañero por el mero hecho de serlo, es ridículo a la vista del porcentaje de grandes campeones de más de treinta años (o incluso de 35) que aparecen en todas las disciplinas deportivas.

Cristiano Ronaldo. Por gestos como la innecesaria exhibición de abdominales en la final de la Champions, Cristiano no acaba de ser Santo de mi devoción, pero hay que reconocer que es honrado en el esfuerzo. Nadie puede decir que no lo dé todo en el terreno de juego. Hablábamos del duro calendario, que ha provocado en parte que jugadores de las ligas y los equipos más fuertes lleguen al Mundial fundidos. Diego Costa y Cristiano Ronaldo llevaban 10 meses pegándose contra los defensas más aguerridos del mundo y por eso, pese a ser dos fuerzas de la naturaleza, han llegado muy justos de forma. Desde luego el factor de la acumulación del esfuerzo ha pasado factura a algunas selecciones, sobre todo europeas, y la prueba es que España, Portugal, Italia e Inglaterra han caído en primera ronda pese a sus potentes equipos. Precisamente las ligas inglesa, española e italiana, por este orden, están consideradas las más duras del mundo (y muchos jugadores portugueses también juegan en ellas), además de que los jugadores que van a la selección suelen pertenecer obviamente a los clubes que también más lejos llegan en las competiciones europeas. De forma concreta la inmensa mayoría de futbolistas españoles juegan en las ligas española e inglesa. Es cierto que esto ocurre todos los años y que otras veces no lo han notado tanto, pero también es verdad que ningún equipo europeo ha ganado jamás un Mundial en continente americano. Algo hay de nocivo en el cambio de latitud y esto seguramente supone un lastre adicional.

Messi y Neymar. No obstante lo anterior, estos dos jugadores pertenecen a un poderoso equipo de una de estas poderosas ligas, el cual además también ha llegado lejos en Europa y en la Copa del Rey. ¿Por qué entonces no están tan cansados? Lo diré muy claramente: es patente que desde hace meses se reservan para el Mundial, competición que consideraban de largo como la más importante del año (uno por jugar en casa y el otro por ganar, por fin, con Argentina). En mi opinión el Barça le debe el año en blanco a estos dos jugadores, junto con la lesión de Víctor Valdés, otro que no nos hubiera venido nada mal en Brasil. Eso sí, “a cambio” están siendo las dos grandes estrellas de la competición. Uno de los dos puede ganar por primera vez el Campeonato del Mundo, no cabe duda que algo muy grande. Seguramente pensarán que vale la pena pero su comportamiento con el club que les paga tan generosamente no ha sido honrado.

Los 40 millones de seleccionadores. No nos engañemos: somos un país de sabios, eruditos e iluminados que incomprensiblemente va mal. Algo más de 40 millones de habitantes que, atendiendo a lo leído y escuchado en las RRSS, los medios, y las barras de los bares, son (somos) al mismo tiempo 40 millones de economistas (todo el mundo sabía lo de la crisis y también sabe cómo finiquitarla), 40 millones de abogados, 40 millones de expertos en bricolaje, o por supuesto 40 millones de seleccionadores nacionales de fútbol (“yo no hubiera puesto a Xavi ni a Casillas; yo no jugaría al toque sino con centros largos…”), e incluso 40 millones de jugadores!: “Yo no fallo la ocasión de Busquets…”. No, usted no la falla porque a usted en el minuto 2 de partido le da un infarto de miocardio; “a mí no se me va Robben…”. No, usted, con la tripa llena de cerveza, corre mucho más que Robben y por supuesto es mucho más habilidoso. Dónde va a parar!

Vicente Del Bosque. Es uno de los 40 millones de seleccionadores nacionales, si bien suponemos que el más destacado aunque solo sea por ser el único oficial. Al menos de momento. Una parte del resto de sus numerosos colegas le critican por cuestiones varias como sus criterios de selección de jugadores (“no van los mejores sino los amigos”) o de tácticas de juego (“tanto toque, tanto toque..”)… Muchos piensan que ni los jugadores ni el entrenador tienen ni idea. Vivimos en un país muy criticón (mucho más crítico que autocrítico), y muy dado a crear y destruir mitos (como EEUU). Pero ¿qué habríamos hecho nosotros? ¿cambiar a unos jugadores que aún no habían perdido ninguna competición oficial salvo el circo ese de la CONCACAF? ¿Jugar “a la inglesa” con un equipo de bajitos? No creo que hubiera sido buena idea. El señor de la tripa puede que sea más rápido que Robben pero no creo que hubiera dirigido mejor al combinado nacional.

Fui a la Federación a hablar con D.Vicente y a desearles suerte. Me trataron muy bien pero quizá tenía que haber estrangulado al lumbreras que tuvo la idea de la gira pre-mundial
Fui a la Federación a hablar con D.Vicente y a desearles suerte. Me trataron muy bien pero quizá tenía que haber estrangulado al lumbreras que tuvo la idea de la gira pre-mundial

En defensa de Del Bosque diré que hablé con él antes del Mundial. Desde su sensatez habitual, me dijo cosas muy interesantes y qué duda cabe que estaba preocupado por el papel que pudiéramos hacer en el campeonato. La crítica principal que se le hace es que no ha seleccionado a los 23 mejores. Mucho se habla ahora, tras el fracaso, de renovación ¿acaso no la hizo él entre 2008 y 2010; entre 2010 y 2012; y entre 2012 y este 2014? Se hizo, y se hizo perfectamente, y la prueba es que hasta ahora había salido bien. Únicamente este Mundial ha sido malo, pero no porque hubiera que hacer una mayor renovación o hubiera que llevar a otros, porque pocos jugadores seleccionados eran realmente discutibles y algún pequeño cambio (a mí por ejemplo me gusta Negredo) no habría cambiado nada. ¿A quién hubiera llevado usted, señor seleccionador nº 40 millones? Quizá a Llorente por Torres, o a Navas por Mata, o a Diego López por Casillas. Está claro que todos tenemos nuestros favoritos pero insisto: ¿qué hubiera cambiado? Holanda nos habría metido 5 ó 6 goles igualmente porque llegó 12 veces a puerta en la segunda parte. “Hacía falta una renovación” ¿Pero acaso se hace una renovación cambiándolos a todos? No, mejor una transición (ni renovación ni mucho menos revolución) que se haga poco a poco, aprovechando lo bueno de “lo viejo” e incorporando las promesas de “lo nuevo”. Una transición como se ha hecho hasta ahora en fútbol, básket, y balonmano (deportes de masas en los que somos campeones del mundo) y casi siempre ha salido bien. La próxima renovación deberá ser parecida a las realizadas hasta ahora, y, en mi modesta opinión, debería liderarla el entrenador que tiene contrato hasta la Eurocopa, salvo que él decida irse antes porque no le dejen trabajar. Es ridículo siquiera pensar que los 23 seleccionados para la próxima gran cita internacional tengan que ser todos nuevos, o con edades inferiores a los 25 años. Personalmente creo que un deportista alcanza su plenitud a los 30 años, salvo deportes concretos en los que se llega a la élite muy joven. El deporte de competición es físico, sin duda, pero también influye mucho la experiencia, la estrategia, la fortaleza mental y la toma de decisiones. Soy el primero que apuesta por la gente joven pero evidentemente un niño no es un hombre y los líderes de La Roja de 2016 deberán ser, otra vez, jugadores como Iniesta, Busquets y Sergio Ramos, arrojando luz sobre las necesarias nuevas incorporaciones (algún joven ya consolidado como Thiago Alcántara no fue convocado por lesión).

RFEF: Como siempre, cuando se mete por medio la política (mejor dicho, los políticos), todo se contamina. En mi opinión la RFEF está pésimamente gestionada. No un campeonato sino una medalla, al más tonto, se merece el lumbreras que concibió una gira norteamericana del equipo dos semanas antes del inicio del Mundial. Una usted al cansancio acumulado al que nos referíamos, dos o tres amistosos, palizas de avión y bruscos cambios de temperatura en pocas horas. Y todo para rascar unos euros que tras el fracaso se han vuelto a perder, y con creces. Una vez en Brasil, lo de tener el cuartel general en Curitiba, una de las ciudades más frías del país, no se lo vamos a imputar a la Federación por no tener la información al respecto, pero qué duda cabe que el contraste climatológico entre el lugar de concentración/entrenamiento y el lugar de juego del primer partido influyó en el bajón de la segunda parte frente a Holanda.

En resumen: creo que este año tocaba perder, y ojalá no hubiera sido de esta manera tan dolorosa, pero del mismo modo que otras veces ha salido todo bien esta vez todo fue mal. Sin embargo, tras el citado periodo de transición La Roja volverá por sus fueros, no sé si en 2016, pero más en el medio que en el largo plazo. En el deporte a veces se pierde (de hecho antes siempre perdíamos), pero perder no es malo. Si se sabe perder puede ser muy constructivo. A veces para avanzar hay que retroceder. Volveremos a ganar, y además lo haremos de la mano de algunos de los ahora injustamente vilipendiados… Y para ir abriendo boca ya verán como la selección española de basket gana el Mundial en septiembre.

Anuncios

One thought on “La Roja ha perdido, pero volverá

  1. Entiendo tus argumentos sin embargo Del Bosque no se ha caraterizado por ser un entrenador,con el Madrid,y ahora con España,que cuide lo táctico…Todo el mérito se lo debemo dar a Luis Aragonés, Del Bosque supo seguir por ese camino al que ayudó la época del mejor Barça de la historia columna vertebral en la conquista del Mundial y las dos Eurocopas. Pero no ha sabido o no quiso ver las luces de alarma y agotamiento tras la Copa Confederaciones que será todo lo circo que quieras pero ahí queda eso…Es él quien elabora la lista no es como un entrenador de club que llega y tiene que lidiar con lo que hay, con una temporada horrorosa del Barça, con jugadores que llevaban sin jugar por lesión tipo Alba,Piqué o Costa…la verdad es que creo que se podría haber hecho mejor. Tambien la falta de actitud, de hambre, de garra de algunos jugadores…sinceramente no creo que España sea inferior a Mexico,Costa Rica,EEUU que llegaron a Cuartos. Como ya dije Del Bosque es un tipo continuista por tanto no lo veo como el indicado para afrontar una renovación de la selección que no tiene que ser total sino prescindir de los Xavi,Xabi Alonso,Villa…y poner a los mejores y no sólo a los nombres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s