Toda la información sobre la Ley 27/2013, de 27 de diciembre, de racionalización y sostenibilidad de la Administración Local

Como en “Crónica de una muerte anunciada” (aunque espero que no tan literal), ya está en vigor la Ley 27/2013, de 27 de diciembre, de racionalización y sostenibilidad de la Administración Local, antes Proyecto al que ya me referí en esta, en esta y en esta ocasión .

Se trata de un texto por tanto que ya teníamos bastante estudiado antes de su nacimiento formal y del cual un servidor y por supuesto también muchos otros compañeros y entidades hemos argumentado, hablado y escrito suficientemente durante su tramitación, en parte para influir en el resultado final desde un enfoque crítico pero constructivo. Y algo se ha conseguido por parte sobre todo de la FEMP y COSITAL habida cuenta de que dicho resultado final, ya adelanto que en mi opinión poco satisfactorio, es al menos una especie de versión ligera del agresivo texto inicial del Anteproyecto, que primero eliminaba directamente servicios y entidades públicos bajo la presunción de que eran impropios o deficitarios, y luego preguntaba si funcionaban bien o mal. Por mi parte, con la intención de añadir algo nuevo y actual en esta ocasión, me voy a referir muy brevemente a las modificaciones de última hora, por un lado, y por otro voy a acompañar un anexo a la entrada con las aportaciones y doctrina más interesantes que he podido recabar. Espero que sea de ayuda para todos los profesionales a los que nos toca lidiar con esta Ley, la cual, siendo totalmente objetivos en el comentario, va a ser cuanto menos de cumplimiento complejo. Los Secretarios y sobre todo los Interventores vamos a tener que revisar dicho cumplimiento, en ocasiones asumiendo un cierto protagonismo incómodo.

Retribuciones de los munícipes
Retribuciones de los munícipes

Grosso modo, entre las últimas adiciones tenemos alguna que consideramos positiva, como la promoción del uso de las TIC como competencia oficialmente municipal (la administración electrónica y la contratación centralizada es competencia provincial, salvo en municipios de más de 20.000 habitantes); alguna que descuadra, como la posibilidad, afortunadamente excepcional, de que el Presupuesto (y otros planes económicos) no lo apruebe el Pleno sino la Junta de Gobierno por mayoría simple; y alguna medida estrictamente política, como la ampliación del periodo transitorio de algunas disposiciones hasta 30 de junio (limitación del personal eventual) o 31 de diciembre de 2015 (servicios sociales municipales, ahora autonómicos). En cuanto a la valoración del resto del articulado, nos remitimos a lo ya expresado en las citadas entradas anteriores, a lo que dijimos en nuestra conferencia de octubre en la Universidad (se adjunta vídeo ut infra), y a los documentos que referimos a continuación como Anexos.

ANEXOS

Anuncios

3 thoughts on “Toda la información sobre la Ley 27/2013, de 27 de diciembre, de racionalización y sostenibilidad de la Administración Local

  1. Buenos días. No sé porqué dices que el presupuestos se aprueba por mayoría absoluta y si no lo aprueba el pleno se aprueba por la JGL por mayoría simple. La nueva DA 16 de la LBRL dice que “en el caso de que el pleno no alcanzara, en una primera votación, la mayoría necesaria para la adopción de acuerdos previstos en esta Ley, la Junta de Gobierno Local tendrá competencia para aprobar: a) El presupuesto del ejercicio inmediato siguiente, siempre que previamente exista un presupuesto prorrogado”.

    Hasta donde yo sé, el presupuesto siempre se ha aprobado, y se sigue aprobando, por mayoría simple. Lo que pasa es que la nueva DA 16 tiene un título que induce a confusión: “Mayoría requerida para la adopción de acuerdos en las Corporaciones Locales”. Y es que no está regulando las mayorías, que en cuanto al pleno continúa siendo la misma, y en cuanto a la JGL no se pronuncia, (por lo que habrá que estar a la regla general de la mayoría simple) sino que regula el órgano competente para la aprobación del presupuesto, que en las circunstancias señaladas deja de ser el pleno para ser la JGL.

    Creo que el legislador no se ha atrevido a llamar a las cosas por su nombre, consciente del atentado al derecho a la participación política que estaba perpetrando, y por ello la DA se llama “Mayoría requerida para la adopción de acuerdos” y no “Órgano competente para la adopción de acuerdos”. El nombre de la DA no tiene ninguna relación con su contenido, pero sirve al cometido de despistar al lector.

    Ello salvo que se me escape algo, en cuyo caso te agradeceré que me corrijas.

    Un saludo y gracias por el blog.

    • Hola Vicente. Tienes razón, efectivamente los presupuestos se aprueban con carácter general por mayoría simple. Lo rectifico para que no dé lugar a confusión, muchas gracias. Solo un matiz, que es lo que quería decir, y puede ser importante: si a los presupuestos va vinculada una operación de crédito (anexo de inversiones) de las que la LBRL (47.2.l) y el TRLHL dicen que son de aprobación plenaria por mayoría absoluta, se exige dicha mayoría respecto de la aprobación total del presupuesto (el cual no puede aprobarse parcialmente). Quizá por eso habla la adicional de “mayoría requerida”, y en tal caso no sería tan errónea la redacción.

      En lo que veo que estamos de acuerdo es en la valoración del precepto, efectivamente limitativo de la democracia, pues tanto dan las mayorías cuando se compara el máximo órgano de la expresión democrática municipal, el Pleno, con la reunión del Alcalde y (normalmente) sus afines. Es una cuestión de órganos, no de mayorías, y el legislador es consciente y por eso “disimula”. Es cierto que no es bueno funcionar con presupuestos prorrogados, y también lo es que “las mayorías exigidas”, incluida la simple en el Pleno, muchas veces ralentizan los acuerdos. Pero es lo que hay, la solución “menos mala”, y ello no debe ser el detonante de medidas impropias del régimen democrático, pues la agilidad no justifica el vaciamiento competencial del Pleno (recordemos que ya la reforma del 99 fue totalmente presidencialista). No se puede resolver un problema creando otro mayor.

      Y ahora vuelvo al matiz: si el presupuesto incorpora una de esas operaciones de crédito y se debe aprobar por mayoría absoluta… ¿podría aprobarse en segunda votación por mayoría simple de la Junta de Gobierno? En mi opinión NO, porque no son delegables las atribuciones que exigen mayoría cualificada. Este caso se va a dar, estoy seguro, así que aprovecho tu comentario para dejar constancia de mi criterio al respecto.

  2. Buenas tardes. Con relación a estos comentarios sobre la disposición adicional decimosexta de la LRBRL, me surge una cuestión procedimental. La norma se refiere al “presupuesto del ejercicio inmediato siguiente”, por lo que es discutible si podría aprobarse el presupuesto de un ejercicio una vez iniciado el año natural a que se refiere dicho presupuesto. Es decir, por ejemplo, si el presupuesto del ejercicio 2015, podría ser aprobado en Junta de Gobierno Local a partir del día 1 de enero de 2015 (siempre que el presupuesto de 2014 fuese el prorrogado de 2013).

    La cuestión no es baladí pues nos encontramos ante una norma que por su carácter excepcional debe ser interpretada restrictivamente.

    Un saludo. Muchas gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s