Administración inteligente y puede que Smart City

El concepto Smart City es universal. Interesa mucho en Latinoamérica, continente muy interesante para el municipalismo mundial, pues parte de situaciones políticas extremas, digamos “de muy abajo” y, sin nuestra crisis, aborda sin complejos un salto de calidad hacia lo tecnológico y lo legal que a lo mejor en España, partiendo de una situación “solo regular” y no mala, está lleno de complejos. Y desde luego interesa en China, ese gigante que un día será aún más colosal, agrupando aproximadamente tres de cada cuatro de todas las ciudades del mundo de población superior a un millón. Además, la población de muchas superará los cinco millones de habitantes. Esas ciudades deben ser inteligentes, o no subsistirán.

También es un concepto muy europeo. Hace un mes estuvimos en los Open Days del Comité de las Regiones y quedó claro y demostrado que las políticas públicas de la Estrategia 2020 van en la línea de la tecnología, el medio ambiente y la reactivación de nuevos sectores económicos (en ocasiones volviendo a los antiguos, como las zonas rurales).

Por lo que respecta a mi Ayuntamiento, la gran noticia es que el pasado día 19 la Junta Directiva de la Red Española de Ciudades Inteligentes (RECI), en su reunión de Barcelona, tuvo a bien aceptar la candidatura de Alzira para formar parte de ese grupo selecto de ciudades españolas, ahora compuesto por 49, y quien sabe si próximo a su cierre. Ya somos, por tanto, oficialmente Smart City, pero por supuesto también somos y seremos cada vez más una administración inteligente que presta servicios inteligentes (sensorizados, sostenibles, eficientes…) porque nadie con un mínimo de ética se conforma con parecer sin ser. Esto no se hace para ganar unas elecciones, sino por vocación de servicio público. Al menos así debería ser. En todo caso, quede claro, es un honor estar en la RECI. Creo que podemos intercambiar ideas y experiencias de manera muy provechosa para todos.  También lo haremos con la Red RENER portuguesa.

Por su parte, el Congreso Smart City Expo celebrado en Barcelona, fue por un lado un excelente foro de encuentro pero por otro estuvo un tanto politizado (es mi opinión). Está claro que cuando un proyecto es rentable políticamente hay mucho interés en colgarse las medallas. Un hito más en todo caso en la construcción del modelo, si bien vaya por delante que ni remotamente existe un modelo único.

En Alzira abordaremos el nuestro, basado quizá más que otros en la administración electrónica y apoyando la gestión inteligente sobre la misma. De hecho el Proyecto Smart City (Alzira inteligente) se integra en nuestro Plan de Mejora e Innovación, que no es otra cosa que una versión extendida del Plan de Implantación de la Administración Electrónica al que se refiere la Ley de Economía Sostenible. Precisamente hace unos meses comparamos administración electrónica con Smart City (pinche aquí). Si vamos directamente a los servicios públicos sin automatizar los servicios internos probablemente estaremos construyendo la casa por el tejado. Hay proyectos que son muy bonitos, pero para que no sean un fiasco, hay que hacer las cosas bien. La punta del iceberg es un espectáculo maravilloso pero la parte sumergida es mucho más enorme y sólida. Por otra parte tampoco todos los municipios son “ciudades”, de hecho la inmensa mayoría no lo son, y no por ello deben ser menos “inteligentes”. Es absurdo relacionar población y recursos con buen funcionamiento. Eso sería eficacia, no eficiencia. Seamos pues administración inteligente, en todo caso, y además puede que Smart City. Es como lo de ganar y dar espectáculo, ya me entienden los aficionados al deporte, pero lo que en el fondo todos queremos es ganar. Es muy bonito también ganar cuando no eres el Madrid ni el Barcelona (en nuestro caso cuando no eres Madrid ni Barcelona, valga el paralelismo).

La Alcaldesa, Ignacio Vera y un servidor presentando el otro día “Alzira al mòbil”

Es por ello que afirmamos, y siempre afirmaremos más allá del impacto político de la expresión Smart City o la entrada de nuestra ciudad en la RECI, que Alzira (y cualquier administración en la que yo esté hasta donde me dejen) será una administración inteligente, gestionada de forma inteligente. ¿Qué es en definitiva una Smart City? Una administración que presta sus servicios (no importa tanto si propios o “impropios”) pensado en el ciudadano, sensorizando los inmuebles y espacios públicos y en general aprovechando la tecnología para hacer la vida más fácil; que tiene implantada la administración electrónica para dar cobertura a los derechos electrónicos de los ciudadanos y también (que no se olvide) para responder de  la mejor manera posible la atención presencial; que es legal y transparente y está donde está el ciudadano (en la Red, en los móviles, en las redes sociales…) a fin de ofrecerle toda la información e interactuar (open government); que fomenta el ahorro de energía, la economía y las iniciativas empresariales de futuro, es decir, las tecnológicas y sostenibles… El gran beneficiario de todo ello no será por tanto el político, ni el técnico (que también), sino toda la ciudadanía. Es un proyecto precioso, complejo pero factible, con un coste de inversión más bajo de lo que parece y en todo caso subvencionable o financiable con la colaboración público privada, siempre con retorno de la inversión (en el Ayuntamiento estamos ahorrando cientos de miles de euros con la reducción de cargas administrativas, RCA) y ese intangible que no se valora en dinero que es la excelencia. Manos a la obra porque vale la pena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s