En contra de la administración electrónica

Venga, va, las he contestado tantas veces por separado que ya me he animado a agruparlas y las contestaré todas juntas. A continuación expongo las preguntas y tópicos más recurrentes de quienes se posicionan –a veces sin saberlo- en contra de la administración electrónica y, en general, “en contra”. Eso sí, me voy a permitir responderlas de manera más irónica que la que emplearía en una charla formal.

La administración electrónica va en contra de la gente mayor 

La administración electrónica no supone la sustitución de una administración por otra, o mejor dicho, sí, pero solo internamente. Desde luego que la administración debe ser íntegramente electrónica pero el ciudadano, ese que paga sus impuestos, puede elegir entre serlo y no serlo. Tenga la edad que tenga. Alguno se sorprendería del enorme uso de los medios electrónicos en la franja de la tercera edad. Hay miles de cursos de informática a nivel de usuario para personas mayores, y les aseguro que son mayores, no tontos, de modo que “controlan”. Y si no siempre se le puede encargar al nieto una gestión… En definitiva, el ciudadano puede optar por relacionarse con la administración por medios electrónicos o, si así lo desea, del modo tradicional. La eAdministración es una puerta más que se abre, pero no se cierra ninguna. No se discrimina a nadie. Precisamente las administraciones más modernas tienen a disposición del público oficinas de atención ciudadana de mayor calidad. La catalogación y la automatización interna de los procesos lo facilita, pero el ciudadano, hoy en 2013 y dentro de 50 años en 2063, que haga lo que quiera. Por último: “El político se convierte en estadista cuando comienza a pensar en las próximas generaciones, y no en las próximas elecciones” (W. Churchill)

La administración electrónica es cara

Falso. Niego la mayor. No es cara y sí tiene un coste que, por definición, se amortiza rápidamente. La organización debe destinar recursos propios y, sobre todo si es pequeña, subvenciones, para cumplir sus obligaciones legales y sociales en la efectividad de los derechos electrónicos de los ciudadanos. Una vez implantados, los servicios electrónicos propician de forma natural una reducción de cargas administrativas que se traducen en un menor gasto y en ocasiones incluso en mayores ingresos. Retorno de la inversión (RCA -> ROI). Pronto la administración electrónica “estará pagada”, y si alguien no se lo cree que pregunte en Picanya, Alzira o Catarroja…

En todo caso tiene un coste, y aunque el ciudadano tiene derechos electrónicos ese dinero se podría invertir en satisfacer otros derechos primarios y de necesidad más imperiosa, como el empleo o la vivienda.

Desde luego, precisamente con el ahorro generado se puede y se debe invertir en esas políticas públicas primarias, con las que la administración electrónica y la “inteligente” están muy relacionadas. En algunas ocasiones la administración electrónica se encuentra incluso tanto en la forma como en el fondo de estas políticas públicas. Por ejemplo, en el Ayuntamiento de Alzira hemos implantado medidas de interoperabilidad-RCA en el trámite de ayuda a las familias que se encuentran en especiales situaciones de desempleo, ahorrando 200.000 euros a los solicitantes, alguno de los cuales además por supuesto resultará beneficiado con un puesto de trabajo.

En todo caso tiene un coste, y muchos ayuntamientos pequeños no pueden abordarlo, por lo que de alguna forma quedan excluidos de aplicar la Ley 11/2007.

Decía la Ley 11/2007 que si el 31 de diciembre de 2009 no había “disponibilidades presupuestarias” la implantación de la Ley se podía demorar. ¿Cuánto tiempo? De momento han pasado 6 años desde la Ley, 4 desde el citado plazo, 10 desde la Ley de firma electrónica o la Ley General Tributaria y 21 desde la Ley 30/92… No sé, diría que algún día habrá que ponerse, ¿no? Ya hemos comentado que hay ayudas y desde luego es importante el papel de las administraciones supramunicipales. La nueva ley de régimen local coloca la competencia de administración electrónica en el listado de las competencias propias de las Diputaciones. Por último, un ayuntamiento pequeño tiene menos recursos, claro está, pero en la parte positiva tiene menos expedientes y mucha menor complejidad. La administración electrónica es barata, y además como hemos dicho se amortiza rápidamente. Pocas administraciones han implantado totalmente la Ley pero ha pasado mucho tiempo desde que se aprobó como para no haber movido un solo dedo en este sentido. Muchas veces confundimos el “no poder” con el “no querer”. La administración electrónica tiene enemigos de mucho mayor calado que el coste de la inversión.

¿Para qué perder tiempo y dinero construyendo aviones si mientras tanto podemos avanzar a pie? (piensan algunos)
¿Para qué perder tiempo y dinero construyendo aviones si mientras tanto podemos avanzar a pie? (piensan algunos)

Puedan o no, quieran o no, lo cierto es que algunos ayuntamientos no van a implantar los servicios electrónicos, ¿habrá ciudadanos de primera y de segunda?

Por desgracia sí, y no solo en cuanto a los servicios electrónicos, sino en lo referente a muchos servicios, máxime cuando entre en vigor la reforma del régimen local. La calidad de vida de una persona va a verse muy afectada, repito que por desgracia, por el municipio en el que se encuentre empadronada. No solo habrá brecha digital, sino que habrá “brecha”.

La firma electrónica no es una firma.

No, y el caballo blanco de Santiago no es blanco… ni caballo, ni nada vamos. Ni siquiera es de Santiago, lo ha robado.

La firma electrónica sí es una firma, pero ¿reúne los requisitos de seguridad jurídica necesarios?

No solo los reúne (ver Ley de firma electrónica, Ley 11/2007, Esquema Nacional de Seguridad, etc…) sino que de hecho es infinitamente más segura que el garabato que hacíamos antes (o aún hacemos). Falsificar mi firma electrónica es tan difícil (o tan fácil) como robarme la tarjeta y sondear mi mente con procedimientos de espionaje de la guerra fría para extraerme el pin.

La fe pública no se puede ejercer con la firma electrónica, porque no permite el “ante mí”.

Hay que replantearse seriamente, en las profesiones de Notario y Secretario de Ayuntamiento, la función de fe pública. En los Ayuntamientos, y es mi opinión, actualmente quien da fe de que el Alcalde es el Alcalde en la firma de un decreto es su propia firma electrónica reconocida. Por otra parte el Secretario ya no interviene ni en las compulsas electrónicas ni en los certificados de empadronamiento. Nos guste o no, la fe pública, la fehaciencia, ahora la ejercen instrumentos como el certificado de firma o el timestamping.

Entonces los Secretarios de Ayuntamiento ya no son necesarios.

Al contrario, lo somos más que nunca. Adiós burocracia, hola gestión pública. Podemos y debemos ejercer funciones directivas (por ejemplo liderando la implantación de los Planes de modernización). #eficracia

El procedimiento electrónico no permite sacar un decreto con fecha anterior a la de su emisión/firma.

No, no lo permite.

La subasta electrónica es un “gitaneo”.

Pues la ley dice que se debe adjudicar a la oferta “económicamente más ventajosa”, y la subasta electrónica ayuda muy mucho a este fin. ¿Qué problema hay en adjudicar al más barato si ya hay un pliego administrativo, un pliego técnico, un proyecto de obras, un contrato, las propias ofertas técnicas de los licitadores y toda una batería de documentos que rigen la ejecución del contrato y que son Ley (además de la Ley) para los contratistas? Las cosas no se hacen mejor porque se paguen más caras, más bien depende de que el contratista sea profesional y serio. En todo caso me hacen gracia las lecciones de moral por parte de quien lo que en realidad quiere (y ya no puede) es adjudicar en base a criterios subjetivos, y no objetivos (y económicos) como el precio. Si se me permite el juego semántico, a algunos enemigos de la contratación electrónica paradójicamente les encanta la contratación digital (a dedo). Ahora hasta los contratos menores tendrán un procedimiento (electrónico). Lo siento por corruptos y compañía.

El vídeoacta perjudica a los sordos.

No más de lo que el acta tradicional perjudicaba a los ciegos (con todos los respetos). En todo caso los vídeos se pueden subtitular, siempre y cuando (y mis respetos al máximo, nuevamente) a la persona sorda le interese leer la parte de debate del Pleno, es decir, las disertaciones de los concejales, porque la parte dispositiva sigue constando por escrito. En todo caso aplaudo la imaginación de quien cayó en la cuenta de este “problema” del Vídeoacta. Los hay que tienen madera para ser abogados del Diablo.

Las tareas adicionales que supone adaptar un ayuntamiento a la administración electrónica son inabordables pues saturan la jornada de trabajo de unos empleados públicos ya cargados de por sí con otras tareas más inmediatas e importantes (subtítulo: “a mi déjame en paz”).

Más inmediatas vale, más importantes “ni harto vino”… Pero incluso esas tareas inmediatas puede que tras la implantación pasen a mejor vida y nuestra vida, valga la redundancia, sea mejor. No creo que un funcionario pueda escudarse en que tiene que poner escudos (valga otra vez la redundancia), o realizar miles de fotocopias, o trasladar pesados expedientes de un departamento a otro como pretexto para no formarse, informarse y “remangarse” en la implantación de sistemas que en el futuro le van a permitir realizar las mismas cosas en mucho menos tiempo y, a medio plazo, con mucho menos esfuerzo. Incluso si no tiene vocación de servicio público y le dan igual las ventajas para el ciudadano, tendría que pensar en sí mismo. Lo que pueda hacer un sistema automáticamente no lo debe hacer una persona. La persona, superior intelectualmente a la máquina (¿?), debe supervisar el sistema, pero no picar la piedra. Puedo pedir que me dejen en paz porque en mi RPT han puesto que debo descargar 100 sacos de 100 kg de un camión, pero por muy fuerte que yo sea la máquina siempre lo va a hacer mucho más rápido y sin inmutarse. Eso sí, primero debo aprender a manejarla. Afortunadamente la mayoría lo ven claro y hablamos de casos contados (cada vez más contados) de la famosa “resistencia al cambio”. Esto es un tema psicológico, no nos engañemos. Ni técnico ni económico. Muchas de las personas que en su organización no rinden están en contra de los procesos de cambio, un cambio que está demostradísimo que es a mejor (¿quién quiere estar peor pudiendo mejorar?). Precisamente por mi experiencia he comprobado que dichos “resistentes” son los que luego en los foros (presenciales, no telemáticos, claro está) realizan preguntas como las que estamos analizando.

¿Por qué no lo asume todo el Estado con plataformas comunes y gratuitas, evitando una especie de “brecha digital” que se está produciendo entre las distintas administraciones, sobre todo ayuntamientos?

Esta es una buena pregunta (para variar) y la respuesta es que “ojalá”. Apuntábamos el papel de las “administraciones superiores”. Algunos ayuntamientos necesitan como agua de mayo la ayuda no solo del Estado, sino también de las CCAA y sobre todo de las Diputaciones. También se pueden mancomunar servicios. Hay algunos servicios electrónicos comunes, como las centrales de compras, que han puesto a disposición estas administraciones, pero es cierto que al final nos vemos abocados a hacer cada uno la guerra por nuestra cuenta, lo cual provoca, como hemos dicho, una indeseable brecha digital.

Para ser Smart City hay que ser una ciudad, lo dice la propia expresión.

Claro, y los de menos de 100.000 habitantes no pueden ser inteligentes. Nacen y mueren tontos. Vamos, que solo se puede implantar la tecnología en los servicios, sensorizarlos, adoptar políticas públicas de empleo joven, de medio ambiente, y de mejora de la calidad de vida si gestionas una ciudad grande. Si no, te aguantas, y aunque quieras no puedes. Al no ser “city” no se es “smart”… Pues Smart es un coche. Hablemos mejor de administración inteligente para no excluir a nadie, ¿verdad que parece más justo?

Anuncios

One thought on “En contra de la administración electrónica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s