Condecorado con la Medalla de la Vila de Picanya: un gran honor

Ayer miércoles 10 de julio, día grande de las fiestas de Picanya, el Ayuntamiento hizo entrega de las Medallas y Condecoraciones que reconocen una destacada aportación de distintas personas al municipio. Dichos premios se fallaron en el pasado Pleno de 4 de junio y ayer se procedió a su entrega protocolaria en un acto muy emotivo. Tuve el grandísimo honor de ser uno de los cuatro condecorados, y el galardonado en último lugar pese a no ser, sinceramente, la persona con más méritos. Eso me permitió pronunciar el discurso de cierre (a salvo del de clausura del evento a cargo del Alcalde) el cual paso a reproducir sin perjuicio de que prometo completar la entrada con el vídeo en cuanto disponga del mismo:

Un Ayuntamiento es un equipo y en un equipo es muy difícil, casi imposible, reconocer los méritos de uno solo de sus miembros sin reconocer al mismo tiempo los méritos de todos. Esta medalla es por tanto, no la mía, sino la de todas las personas que trabajan en el Ayuntamiento de Picanya… Empezando por el Alcalde, Pepe Almenar. En tiempos de imputaciones y de corrupción, en el que la desconfianza ciudadana para con la clase política es total, es un lujo ver a un político honrado, un Alcalde que está al pie del cañón todos los días del año y que no ve ni un euro. Es un honor haber trabajado contigo Pepe; de ti he aprendido mucho.

Por supuesto no me quiero olvidar del resto de los concejales, a quienes agradezco el detalle de haber concedido esta Medalla por unanimidad. Saludo y agradezco a los portavoces de los grupos en representación de todos: José María Chamorro, Miguel Planells y Xavi Rius. 

Y voy a mis compañeros de equipo, los funcionarios. Formábamos -y forman- un gran equipo, competente y, lo que es más importante, con calidad humana, por eso pudimos hacer tantas cosas con tan pocos recursos. Ese era el secreto. Paco, Amàlia, Àngels, Eduardo y Carmelo. Fernando, Alejandro, Rafa, Rosa, M. Ángeles, Vicent… Éramos compañeros y éramos amigos, pasamos los buenos y los malos momentos juntos, y eso nos unió.

También quiero compartir este gran honor con mis compañeros Secretarios, Interventores y Tesoreros, los de este Ayuntamiento, la actual Secretaria, Bárbara, y el Interventor, M. Ángel, y todos los que día a día defienden la legalidad en las Entidades Locales españolas. Ejercemos una profesión muy difícil por muchos matices que no es el momento ahora de comentar, pero pongo en valor y pido reconocimiento para todos mis compañeros Secretarios e Interventores, piezas claves para el sistema aunque por desgracia con frecuencia ignorados.

Mi familia… Para mi hermana Laura, precisamente una gran Interventora de Ayuntamiento, para mi hermano Javier, para mi prima Tania, para mi tía Loli… 

Y para ti, mamá. Todos mis méritos, todos los méritos de tus hijos, son tus méritos, todos nuestros logros y éxitos, son los tuyos… y los del papá, quien no está hoy aquí pero sí está, porque está conmigo todos los días. Os quiero mucho.

Muchísimas gracias. Moltes gràcies Picanya.

Y eso fue lo que aproximadamente dije en una exposición bastante más improvisada de lo que le pudo parecer a los presentes. Un discurso agradecido acompañado de un alegato en defensa de los políticos honrados, de los funcionarios en general, y de los Secretarios e Interventores en particular. Y, por encima de todo, una dedicatoria a mis padres, que son quienes de verdad merecen una Medalla, porque honestamente no creo que  yo haya hecho nada del otro mundo.

Con carácter previo, la Concejala Rosi González, había destacado la importante contribución del Secretario a la modernización del Ayuntamiento, y en el discurso de cierre del acto el Alcalde insistió en la aportación a la administración electrónica y la gran lealtad institucional del funcionario. Por su parte, el anterior acuerdo de Pleno concediendo la Medalla argumentaba la decisión en base al “desempeño del puesto de Secretario del Ayuntamiento durante ocho años con honestidad y profesionalidad”. IMG_0252

En resumen: me siento abrumado. Lo único que se me ocurre para agradecer tanto reconocimiento es seguir trabajando en mi actual Ayuntamiento con la misma energía e ilusión. Me han concedido siendo aún muy joven un galardón que los que lo tienen lo han recibido tras su jubilación o fallecimiento, y que la mayoría no reciben nunca. Siento que aún tengo mucho que demostrar. Y muchísimo que aportar. Eso sí, ya no será en Picanya, donde he cerrado la etapa profesional y personal más bonita e importante de mi vida. Yo no sé si soy el mejor Secretario de la historia de Picanya, seguramente no… Lo que sí sé es que Picanya es el mejor Ayuntamiento de mi historia.

Gràcies Picanya.

La noticia en la Revista de Estudios Locales

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s