Incontinencia verbal

En tiempos difíciles, convulsos y tensos debemos exigir un plus de cautela en el decir y el hacer a los responsables de las distintas instituciones. Consideramos pues totalmente inoportuno el oportunismo de cargar una vez más contra los empleados públicos. En el caso del Sr. Rosell llueve además sobre mojado. Sus declaraciones acerca de enviar a los funcionarios a casa, pagándoles, para que al menos no consuman papel y teléfono, ni “traten de crear leyes”, son un ejemplo enciclopédico de incontinencia verbal. Por parte de COSITAL consideramos dichas declaraciones:

  • Desafortunadas. Inoportunas, infaustas, extemporáneas, nefastas, tristes, desacertadas… Es prácticamente imposible estar más desacertado y  fuera de lugar. Para colmo, las declaraciones del Sr. Rosell se producen  simultáneamente a la noticia del presunto pago en negro del Sr. Fernández,  su Vicepresidente, con el que quizá no tiene nada que ver pero cuyos actos   igualmente perjudican la imagen Confederación, ciertamente deteriorada en  los últimos días, sin mencionar el proceso abierto por varios delitos contra  el Sr. Díaz Ferrán, exPresidente.
  • Falsas.  Los funcionarios españoles, en su inmensa mayoría, realizan correctamente  sus funciones a diario. En consecuencia el único papel y teléfono que  consumen es el estrictamente necesario para el cumplimiento de las mismas.
  • Desinformadas/ignorantes. Parece claro que en la cultura general del Sr. Rosell no se halla el conocimiento de la organización interna de la Administración,   confundiendo órganos políticos con empleados públicos, y por supuesto   ignorando dentro de este último grupo la diferencia entre funcionarios de  carrera, interinos, laborales, eventuales, y personas físicas vinculadas  por un contrato de servicios. Al ser todos iguales suponemos que para el  Sr. Rosell son todos igual “de malos”.
  • Contra  legem. Parece que al Sr.  Rosell le molesten las leyes, o al menos quienes tratan de crearlas. Pero… ¿quién las “crea”? Como cualquier persona con cultura media sabe bien, las conciben los políticos  y las redactan los diferentes cuerpos de juristas y letrados públicos, abogados del Estado y demás funcionarios de los servicios jurídicos y técnicos de las distintas Administraciones Públicas, quienes por otra  parte únicamente se encargan, como es lógico, de dicha redacción, ya que   la aprobación corresponde obviamente a los órganos políticos competentes  en cada caso.
  • Antieconómicas. Enviar dos millones de personas a casa con el sueldo mientras el servicio público queda sin prestar podría ser considerada, si la tomáramos en serio, la peor medida económica o anti-crisis de la Historia.
  • Injuriosas. Conllevan el deterioro y el menoscabo de la ya por desgracia  deteriorada imagen de los funcionarios. Las declaraciones del Sr. Rosell injurian, y rozan la calumnia. Las conductas “imputadas” relacionadas con no hacer   nada en el trabajo aparecen en las distintas normas reguladoras del  régimen disciplinario de los empleados públicos, siendo consideradas   infracción graves, muy graves, e incluso podrían constituir un delito de  abandono de destino.
  • Ofensivas. Al margen de las conductas cuasidelictivas descritas, las declaraciones del Sr. Rosell son como mínimo insultantes. Si el insulto y la descalificación son el estandarte del Presidente de la CEOE entonces la CEOE necesita otro Presidente.  Las declaraciones son además particularmente ofensivas para determinados   colectivos dentro de los distintos cuerpos de empleados públicos, que se   dejan la piel y por desgracia en alguna ocasión la vida realizando en los   últimos tiempos más horas por menos dinero, pero exactamente con la misma  ilusión y calidad en el servicio.COSITAL
  • Maliciosas. Sin ánimo de prejuzgar la voluntad del manifestante, y a pesar de  la gravedad del asunto, casi preferimos pensar que el Sr. Rosell miente deliberadamente con ánimo de perjudicar la imagen de los funcionarios que la alternativa, la cual no es otra que una espectacular ignorancia, muy superior a la      antes mencionada, desde la cual, y es para echarse a temblar, el  Presidente de la CEOE  está convencido de que dos millones de personas en España van todos los  días al trabajo para calentar una silla, jugar al solitario y llamar a un   pariente que vive en Alemania con dinero público. Si piensa eso, repetimos, es un tremendo ignorante que, por cierto, nunca ha ido al médico, ni a una comisaría de policía, ni a un Ayuntamiento. Y si sabe que  no es cierto pretende manipular maliciosamente la opinión pública. Una  opinión pública, por cierto, que ya está bastante “caliente” contra los funcionarios, a quienes claramente diversas personas y gobiernos han querido convertir en chivos expiatorios de la crisis, a mayor gloria de quienes quieren salvar la cabeza siendo los verdaderos culpables.
  • Negativas para el sistema. Ningún mínimo entendido en la gestión pública desconoce el hecho innegable de que el futuro de la gestión de los servicios  públicos pasa por la colaboración público privada. Flaco favor hace pues el   Sr. Rosell al sistema si enfrenta ambos sectores, cosa que desde luego  hace emitiendo estas desastrosas declaraciones desde el cargo que  representa, lo cual evidentemente provoca o puede provocar malas relaciones entre la CEOE  y los Sindicatos y Colegios de funcionarios.

Precisamente COSITAL se suma a la petición de rectificación que hace unos días realizó FEDECA, advirtiendo que de no producirse la misma se reserva la emisión de un Comunicado de reprobación pública al Sr. Rosell.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s