El Pleno no es un órgano jerárquicamente superior a la Alcaldía

Para que quede claro… El Pleno tiene las competencias o atribuciones referidas en el art. 22 LBRL y el resto del ordenamiento jurídico. El Alcalde tiene las establecidas en el art. 21 LBRL y el resto del ordenamiento jurídico. Las relaciones entre ambos se rigen por el principio de competencia, no de jerarquía, no pudiendo el Alcalde ejercer competencias del Pleno, salvo por delegación expresa, ni el Pleno competencias del Alcalde. A pesar de que el Alcalde pertenece al Pleno (e incluso puede decidir los empates con el voto de calidad), se trata de dos órganos totalmente independientes. Una parte de la doctrina sin embargo acepta, con defendible criterio, la validez jurídica de un acuerdo de Pleno tomado sobre una atribución de Alcaldía en la que la propia persona del Alcalde/esa, depositaria inicial de la competencia, vota a favor (STS de 23 de noviembre de 1999), si bien en nuestra opinión este modus operandi como mínimo se enfrenta al principio de economía procedimental (¿por qué hacer un expediente innecesariamente más largo?), además de que entraña un riesgo muy grande en las Corporaciones que, bien por falta de estabilidad política, bien por simples ausencias en una sesión determinada, el Pleno adopte un acuerdo en distinto sentido al que hubiera emanado del órgano unipersonal.

Pleno del Ayuntamiento de Madrid
Pleno del Ayuntamiento de Madrid

En cuanto al alegato del principio democrático, decir que la decisión de dar al sistema de atribuciones locales un carácter más o menos presidencialista corresponde al legislador, no a la propia Corporación.

En todo caso los órganos de la Administración Local no están jerarquizados, sin que la (necesaria) función de control del Pleno de la gestión de la Alcaldía y de su equipo de gobierno deba entenderse en ese sentido, pues no se trata de un control jurídico, sino político. Se basa la afirmación en el hecho de que todos los actos administrativos de los órganos decisorios locales ponen fin a la vía administrativa de acuerdo con el los arts. 52.2 LBRL y 109.c LRJPAC. Los Decretos del Alcalde son en consecuencia impugnables mediante recurso de reposición ante el propio Alcalde (art. 116 LRJPAC), o bien ante el Juzgado de lo contencioso administrativo (arts. 117 LRJPAC y 8 LJCA), pero nunca en alzada ante el Pleno, ni siquiera cuando ejerza competencias de éste por delegación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s